libero

Lunes, 1 de octubre de 2012

FúTBOL › BOCA EMPATó 1 A 1 CON SAN MARTíN DE SAN JUAN Y DEJó MUY DISCONFORME A LA GENTE

El lío se engorda con un empate flaco

La noche se cerró con silbidos y el recuerdo de Riquelme, como síntesis de la frustración de los hinchas por el empate 1 a 1 con San Martín de San Juan. El equipo del resistido Falcioni perdió la chance de recuperar la punta.

 Por Juan José Panno

“Sola, fané, descangayada/la vi esta madrugada/salir del cabaret/ flaca, tres cuartos de cogote, una percha en el escote, bajo la nuez...”(“Esta noche me emborracho, tango”, de Enrique Santos Discépolo.)

Flaco el empate de Boca contra San Martín de San Juan. Flaco también el protagonista central del partido, Rolando Schiavi. Hizo un penal metiéndole un empujón a Osorio, falló un penal a favor y casi sobre el pucho metió un zapatazo desde afuera del área que no encontró bien parado al arquero Ardente y clavó el empate. Y, además, como si esto fuera poco, fue el mejor de su equipo, aunque tal vez sería más apropiado decir que fue el menos malo.

Boca vive tiempos tormentosos. La sombra de Riquelme se sigue proyectando en los entrenamientos, en el vestuario, en la intimidad del plantel y de rebote en las tribunas y genera una gran tensión entre algunos jugadores, el entrenador y los dirigentes, que a su vez tienen cortocircuitos entre ellos. La derrota contra Lanús tras una actuación paupérrima, el cruce entre Ledesma y Falcioni, las recomendaciones de los dirigentes para que no haya puterío, mientras actúan como madamas y la frustración que significó el empate contra los sanjuaninos, que jugaron más de un tiempo con uno menos, hicieron que retornara al final del partido un grito que ya es casi un símbolo de queja: “Riquelme...Riqueeeeeeelme”.

La gente está enojada con el entrenador, con los jugadores y también con los dirigentes, porque se da cuenta de que cada vez se juega peor, y ya se sabe que cuando los resultados no se dan las broncas se potencian. El primer tiempo del equipo fue decididamente espantoso. Dio ventajas atrás, armó poco juego, casi no generó situaciones de gol y estaba todo preparado para que todos se fueran envueltos en silbidos, pero un zapatazo afortunado de Schiavi, que se desvió un poquito y descolocó a Ardente, apagó el prematuro incendio.

En el segundo tiempo, estimulado por la diferencia numérica, el técnico hizo una apuesta un poco más audaz que es lo que se le viene reclamando. Lo dejó a Erviti en el medio, sacó a Somoza y a Rivero y mandó a la cancha a Paredes y a Chávez. San Martín resignó cualquier quimera ofensiva y armó una línea de cinco en el fondo y otra de cuatro unos metros más adelante. Boca no supo cómo atravesar ese vallado. Un tiro de media distancia de Sánchez Miño y otro del uruguayo Albin en el arranque de la etapa abrieron alguna esperanza, pero no hubo llegadas más claras ni presión insostenible, ni siquiera ese aliento que atemoriza al rival.

Con Paredes, Viatri y Sánchez Miño en la cancha (tres protegidos de Riquelme), el director técnico puede argumentar que hizo lo que le vienen pidiendo, pero la cosa igual no funciona y no es su responsabilidad. Pero sí es cierto que el DT no puede manejar el vestuario.

Como sea, el partido se fue de largo con un empate que le privó a Boca la posibilidad de trepar hasta la punta de la tabla y que dejó al descubierto una interna que le da de comer al periodismo sediento de escándalo. Es que un equipo tan flaco sólo engorda el quilombo.


Estadio: Boca.

Arbitro: Sergio Pezzotta.

Goles: 33m Bogado (S), 45m Schiavi (B).

Cambios: 45m Chávez (5) por Rivero (B) y Paredes(5) por Somoza (B), 61m C. Alvarez (5) por Luna (S), 75m Poggi por Osorio (S), 77m Colazo por Albín (B), 83m Sosa por Bogado (S).

Incidencia: 38m expulsado Caprari (S), 39m Schiavi (B) desvió un penal.

Compartir: 

Twitter
 

Silva trata de capturar la pelota ante la marca de Grabinski. El de Boca tuvo pocas chances de convertir.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.