libero

Lunes, 25 de enero de 2016

FúTBOL › LOS ERRORES QUE CONDENARON A BOCA A LA DERROTA EN MAR DEL PLATA

Los guapos se olvidaron de jugar

Nervios, violencia, impericia e ingenuidad, una mezcla peligrosa para encarar lo que viene. La sumatoria de errores, las expulsiones y el dolor de la derrota de quienes serán titulares en la Copa Libertadores.

 Por Juan José Panno

La medida del futuro de Boca en este año no debería limitarse al lamentable partido disputado contra River en Mar del Plata. Pero si así fuera, si el equipo va a jugar siempre con los nervios, la violencia, la impericia y la ingenuidad con lo que lo hizo el sábado a la noche, se puede adelantar que no va a estar en la pelea de ningún título local o internacional. En el Superclásico el equipo de Arruabarrena sufrió una derrota dolorosa (siempre duele perder con el tradicional rival así se trate de una copa de leche), pero lo que es peor, exhibió un variado repertorio de desaciertos, macanas y giladas. A saber:

a) Le regaló un penal a River. No hay ninguna explicación sensata para el bloqueo tipo delantero de voleibol que hizo Tevez dentro del área, en un tiro libre rival.

b) Se quedó muy pronto con diez por la expulsión de Silva en una plancha ante Mercado que tampoco tiene ningún goyete.

c) Confundió presencia con violencia y se cansó de cometer faltas. Es cierto que la expulsión de Peruzzi fue exagerada y también es verdad que a Díaz lo echaron por reclamar ante una falta sufrida que fue similar a la que le costó la roja a Peruzzi, pero también es verdad que Patricio Loustau debió echar a antes a Cubas por doble amarilla.

Al árbitro se le pueden cuestionar muchos fallos, pero no la mano de Tevez ni la expulsión de Silva que condicionaron el rendimiento del equipo. Boca no puede patalear mucho por los arbitrajes, después de lo ocurrido en la final de la Copa Argentina. Y la realidad es que fue una lágrima y pudo haber perdido por una diferencia mayor, pero como se dice más arriba, su futuro no puede vislumbrarse sólo a partir de su actuación en los dos últimos amistosos. “Que no cunda el pánico” debe estar pensando a estas horas el entrenador del plantel, mientras ratifica, a pesar de todo, el equipo que tiene en su mente para cuando se juegue en serio por los porotos.

Cuando empiece su participación en la Copa Libertadores, contra el Deportivo Cali en Colombia, el equipo que va a salir a la cancha es el mismo que presentó el sábado. Es decir Orion; Peruzzi, Díaz, Tobio, Silva; Pérez, Meli, Cubas, Lodeuri; Tevez, Osvaldo. A Boca le sobra plantel para jugar el torneo local, la Copa Argentina, la Libertadores (lo que más le interesa), la Supercopa contra San Lorenzo y lo que venga. Están los once titulares del sábado y también Sara, Jara, Marín, Rolin, Magallán, Colazo, Erbes, Gago, Chávez, Pavón, Palacios, Bentancur (si no lo venden al Real Madrid) y algunos pibes de las inferiores para ir mechando. Boca tiene un plantel rico y numeroso como nadie. Mucho más que River por ejemplo, ahora que se fueron Kranevitter y Sánchez, pero tendrá que validar su pasaporte de candidato.

El Vasco deberá ajustar algunos movimientos, lograr que haya juego elaborado para abastecer a Tevez y Osvaldo, sin obligarlos a que deban resolver siempre en soledad los ladrillazos que les manden; y darle consistencia a la línea de fondo (no va a ser una tarea sencilla). Fundamentalmente deberá poner el acento en las cuestiones psicológicas esenciales; tranquilizar a sus muchachos que pierden la línea muy fácilmente y recordarles que son prácticamente los mismos que ganaron el torneo local no hace mucho.

Hay un gesto que suele repetir Tevez delante de las cámaras: se lleva el dedo índice a la sien y lo agita un poco, como diciendo “pensemos, pensemos”. Es una buena síntesis de lo que necesita el plantel en este momento, pensar en jugar antes que tratar de imponerse de guapo, en no cometer tonterías como la del penal que hizo el mismísimo Tevez, de no entrar en climas violentos y de entender que la serenidad y el buen juego hacen una buena pareja.

Boca tiene materia prima para pelear en todos los frentes, pero el primero que debe resolver es el interno. Tevez primero y todos los demás deberán hacerle caso al dedito en la sien.

Compartir: 

Twitter
 

Silva, en el piso, acusa dolor tras la plancha sobre Mercador. Fue roja.
Imagen: DyN
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.