libero

Lunes, 23 de noviembre de 2015

INDEPENDIENTE Y RACING JUGARAN DOS CLASICOS EN UNA SEMANA POR UN LUGAR EN LA COPA LIBERTADORES

Avellaneda vivirá una semana re-copada

El equipo de Pellegrino quiere consolidar el proyecto manteniéndose en competencia en el plano internacional, mientras que Cocca y sus dirigidos buscan ponerle un broche de oro a un ciclo de los más positivos que recuerde la institución.

 Por Miguel Hein

Avellaneda vivirá quince días en los que el fútbol se colará en todas las charlas. Sucede que por obra y gracia del nuevo “invento” de la AFA, las liguillas, Independiente y Racing jugarán dos partidos para definir cuál de los dos se quedará con la sexta plaza para disputar la Copa Libertadores 2016.

Así, a toda la carga que habitualmente tiene este histórico clásico se le suma el aditamento de que el resultado dejará a uno de los dos sin conseguir el objetivo que los mantuvo motivados en un final de campeonato al que llegaron con sus aspiraciones muy recortadas.

Son distintos los momentos futbolísticos que se viven en las dos veredas de Avellaneda. Independiente, que será local en el partido de ida, el próximo domingo, está en un proceso de crecimiento. Por el mal comienzo del torneo largo, de la mano de Jorge Almirón, la directiva encabezada por Hugo Moyano contrató a Mauricio Pellegrino y decidió darle el gusto enriqueciendo el plantel con la mayoría de los jugadores que pidió, incluyendo a Cristian “Cebolla” Rodríguez, el hombre de la selección uruguaya por la cual el Rojo tuvo que hacer un esfuerzo económico mayúsculo.

La apuesta tuvo buen éxito. Independiente revirtió la mala campaña del primer semestre del año en el torneo local hasta alcanzar el quinto lugar en las posiciones, ubicación que lo trajo hasta esta liguilla. Y si bien no fue destacada su performance en la Copa Argentina, sí avanzó hasta los cuartos de final de la Copa Sudamericana, certamen en el cual cayó ante el semifinalista Independiente Santa Fe. Obviamente, los claroscuros son propios de un desarrollo que se consolida no sólo en los resultados, sino en el juego. Pellegrino ha logrado muy buenas respuestas en todas las líneas. Toledo y Tagliafico volvieron al nivel que los proyectaron desde Banfield; Pellerano consolidó el sector central de la defensa; Ortiz y Méndez combinan marca, despliegue y administración de la pelota; Mancuello pugna por volver a ser aquel al que Europa le abrió las puertas y las diferencias económicas se las cerraron; Benítez es la carta del de- sequilibrio, potenciada cuando lo asocian a Pisano; Cebolla Rodríguez muestra su jerarquía europea siempre que su físico se lo posibilita; Vera volvió a tener la contundencia que lo hizo pasar de Rafaela a Estudiantes y de La Plata a Avellaneda. Son muestras, pero reflejan que Independiente evolucionó y de sostenerse este proceso los logros parecen estar a la vuelta de la esquina.

Por el lado de Racing, hay un clima de fin de ciclo por la anunciada salida de Diego Cocca, el probable retiro del icono Milito y las negociaciones de jugadores emblemáticos como Lollo y Bou. Por esto, eliminar a su rival de barrio de la Pre-Libertadores puede ser la frutilla del postre. Muy lejanos parecen ya los tiempos en que el equipo se revitalizó con el arribo de Cocca y el regreso de Milito, acompañado por la contratación de un numeroso grupo de jugadores. Ese proceso fructificó rápidamente con la obtención de un nuevo campeonato, el año pasado. Ese título trajo consigo la vuelta a la Copa Libertadores, la ambición de repetir en el torneo de treinta equipos y las ganas de conquistar la Copa Argentina que le arrebató Boca un par de años atrás. Nada pudo ser, aunque en el balance se debe definir como muy positivo el pase de ronda en el torneo continental, el cuarto lugar en el certamen local y haber sido semifinalista en la Copa Argentina. Sin embargo, esto no fue suficiente para lograr aquello que dirigentes y jugadores definen como una necesidad: competir en el plano internacional.

El repaso de los aspectos futbolísticos complementa un análisis que no puede desconocer aquel viejo axioma futbolero de que en los clásicos no importan los antecedentes ni cómo llega cada equipo. Y seguramente será así. Independiente y Racing están en condiciones de alimentar el rico historial de una verdadera fiesta popular.

Compartir: 

Twitter
 

Racing saca ventaja jugando de local, pero siempre sufre cuando visita el Libertadores de América.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.