libero

Lunes, 20 de agosto de 2007

FúTBOL › DETIENEN EN LA PLATEA A UNO DE LA LISTA NEGRA

Barras que brillan por ausencia

 Por Adrián De Benedictis

Uno de los sectores al que le se prestó mayor atención en el estadio de San Lorenzo fue la tribuna visitante. En ese lugar situado cerca de la calle Varela se ubicó el público de River, luego de los episodios de violencia que se desarrollaron en las últimas dos semanas. Y como el control fue estricto, en la popular no se observó ningún episodio anormal. Pero, según fuentes policiales, dentro de la platea sur fue detenido uno de los barrabravas que tenía prohibido ingresar por el derecho de admisión. De esa manera, los dos grupos liderados por Adrián Rousseau y Alan Schlenker no contaron con sus seguidores más representativos.

La persona encontrada fue identificada como Pablo Alfredo Girn, alias Cuca, y es uno de los líderes de la llamada “Barra de Palermo”, que intenta ganar posiciones. Girn fue llevado a la seccional 34ª y puesto a disposición del juez de turno, Néstor Costabel.

Si bien no se vislumbra un liderazgo definido en la interna de la barra brava, hay indicios de que esta semana podría comenzar a aparecer un conjunto con mayor claridad. Como River viajará a Jujuy para jugar el jueves el encuentro postergado por la primera fecha, y luego el domingo próximo se presentará en San Juan, hay versiones que señalan que “algo puede suceder” en la intimidad de los seguidores más caracterizados. El dato se sustenta ya que en el interior no se aplica el derecho de admisión, y de esa forma varios de los que ayer no pudieron entrar a la cancha estarían habilitados para hacerlo.

Para el encuentro ante San Lorenzo, la policía tuvo una fotocopia de cada uno de los barras que tenía vedado el ingreso. Las fuerzas policiales pudieron accionar con mayor facilidad, a partir de que muchos socios de River decidieron no concurrir al Bajo Flores, debido al horario (14) y al frío. Precisamente, la hora del inicio se modificó (iba a comenzar a las 16.10) para que la desconcentración se realice de día.

En el desarrollo del juego, la gente de River se mantuvo expectante a lo que producía el equipo, y sólo se dedicó a alentar a sus jugadores. Sin insultos para el técnico ni para ninguno de los protagonistas. La serenidad fue lo más destacado durante todo el partido. El único momento de “tensión” se produjo al final del primer tiempo, cuando desde la tribuna bajaron insultos para el árbitro Sergio Pezzotta, para reprobar varios de sus fallos.

Cuando muchos especulaban que una reacción negativa llegaría en la segunda mitad, debido al flojo desempeño que había mostrado el equipo, todo se tranquilizó aún más cuando River llegó al empate, a los 13 minutos de ese período. A partir de allí, llegó el aliento para los futbolistas, quienes a esa altura ya habían levantado su nivel considerablemente. El final de la tarde encontró a los hinchas despidiendo con aplausos a los jugadores, y la salida del estadio no ofreció contratiempos. En esa retirada se pudo observar a algunos niños acompañados por sus padres.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.