libero

Lunes, 16 de marzo de 2009

FúTBOL › APOYO PARA RIQUELME, CRíTICAS PARA MARADONA

El veredicto de cantos y banderas

 Por Ariel Greco

El mensaje fue sugestivo. Para la tapa del programa oficial del partido, el jugador elegido no era otro que Juan Román Riquelme. Un anticipo de lo que luego se vivió en la Bombonera, donde el diez de Boca recibió una notable muestra de apoyo tras su renuncia a la Selección Argentina y la pelea mediática con Diego Maradona.

Decenas de banderas decoraron las tribunas, tanto en los palcos VIP como en la popular y las plateas. Desde las de simple apoyo a Riquelme hasta las más agresivas con Maradona: “Román, si Benjamín fuese tu hijo, no serías lento”, por ejemplo, o una que directamente lo acusaba de “traidor”. También las que tomaban frases históricas del Diez y las adaptaban para la ocasión: “La memoria no se mancha”, “La pelota no se mancha, Román tampoco”. Tampoco faltaron las camisetas de la Selección con el nombre de Riquelme, ni las fotos y posters, así como la bandera que tenía la familia del volante, con el nombre de sus tres hijos.

Y cuando Román pisó la cancha de la mano de Florencia y Agustín, los nenes más grandes, la ovación nació desde la platea. El “Riquelmeee, Riquelmeee” bajó antes que el aliento al equipo. Incluso la barra también dejó su sello: “Riquelme, querido / La Doce está contigo”, fue el hit que eligieron para la ocasión. En tanto, el palco de Maradona en el medio de la Bombonera estaba vacío. Sin embargo, en las paredes había pegadas varias fotos de diarios y revistas en las que se los veía juntos y felices.

Los gritos en favor de Riquelme volvieron a los 17 minutos, cuando el volante se sacó de encima a Caruzzo y a Mercier y estrelló un derechazo en el travesaño. A partir de ahí, se dedicó a mandar mensajes. Por la actitud y las ganas que mostró, no se asemejó al de los últimos partidos. Pero así como bajó varias veces hasta la posición de Morel Rodríguez para sacarle la pelota –una de las críticas que deslizó Maradona–, también picó al vacío, condujo la pelota, pateó al arco y se sacó rivales de encima, como quería Diego. Tras el tercer gol, el público boquense terminó de dar su veredicto: “La Selección / se va a la p... que lo parió”.

Luego, en Fútbol de Primera, Riquelme también mandó mensajes. “Yo estoy muy tranquilo, y a medida que pasa el tiempo estoy más convencido de mi decisión”, aseguró, además de pedir no hablar más de ese tema. “Yo jugué como quiere el técnico de mi club y estoy contento con mi partido”, resolvió rápido cuando Macaya Márquez le preguntó si había jugado como le pedía Maradona en público. Y para el cierre, calificó como “increíble” e “inolvidable” el apoyo que le brindó la gente de su club.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.