libros

Domingo, 24 de octubre de 2004

POESIA - THENON: UN VIAJE A SU MUNDO PRIVADO

Secretos revelados

La morada imposible
Susana Thénon
Tomo 2
Editorial Corregidor
265 páginas

POR SERGIO KISIELEWSKY

La poesía de Susana Thénon no se parece a la de ningún otro poeta en nuestro país. Con La morada imposible (Tomo 2) se alude, en principio, a lo que su poesía no puede darnos. ¿Cobijo? ¿Claves para desentrañar lo que su obra se propone y nunca aferra? Más bien, la poesía como obstinación por el sentido, por el trabajo con el tema del tiempo y por el empecinamiento de la escritora de que nada sea en vano.
En este segundo tomo se reúne la poesía inédita de varias épocas de una autora que atravesó cambios en toda su obra édita. Susana Thénon (1937-1990) publicó cinco libros mientras vivió: Edad sin tregua (1958), Habitante de la nada (1959), De lugares extraños (1967), Distancias (1984) y Ova completa (1987). Esta edición a cargo de Ana María Barrenechea y María Negroni incluye poemas inéditos desde 1952 a 1988 y otros sin fechar. Se compilan reseñas, cartas a Renata Treitel y Ana María Berrenechea, fotos y reproducción de textos manuscritos de Thénon. Aquí es donde la edición de la obra tiene peso por sí misma y adquiere un importante carácter documental.
El detalle por la depuración, su preocupación para que quede, al decir de Juan Gelman sólo el “hueso de la lengua” en lo que se hará público, reflejan un delicado trabajo al ejercer su oficio, un respeto esencial por la palabra.
Se ve el rostro de la autora como un homenaje a su segundo oficio: la fotografía que ejerció como propuesta estética donde el elemento vital es el blanco y negro.
Los trabajos con los espejos, los líquidos y el laboratorio dejaron huella en toda su producción. En el poema “Liquen” escribe: “el muerto es el guardabosques/ el jardinero de piedra/ cruces bajo el agua/ el muerto sube de noche/ amarillo de sed/ oye un rumor”. El trabajo es de 1960 y la pregunta es por qué no lo incluyó en alguno de sus libros. Tal vez por pudor, por extrañeza de comenzar a nombrar la muerte para una escritora tan vivaz, desprendida, generosa y acechante en sus textos.
Dueña siempre de una crítica feroz, de una ironía que creaba mundos trabajados con la idea de lo bello en el arte, Thénon ve el oficio del poeta como una forma de accionar sobre lo real, creando lo maravilloso.
En La morada imposible 2 se advierten sus preferencias y gustos literarios: sus bibliográficas pueden ser leídas como las polémicas que abarcaron a la poesía de Pablo Neruda (en ese entonces en contraposición a la estética de César Vallejo) y su admiración por Manuel del Cabral.
También sobrevuelan sobre sus textos las cálidas sombras de Mallarmé, Baudelaire, García Lorca, Cendrairs, en particular su tren transiberiano donde una niña, ya mujer, encuentra placer en viajar y crear.
La correspondencia con Ana María Berrenechea es un cuerpo aparte dentro del libro. Confesiones, preferencias, paseos, intimidades, no se cierran sobre sí mismas sino que despliegan ante el lector a la poeta Thénon y a la docente y escritora Barrenechea.
Con este volumen, hoy podemos conocer mejor a alguien que no se dejó vencer porque en imágenes resistió una sociedad antipoética y hostil.
Thénon lo trasmutó en poesía: “Sobre la fina lámina/ de agosto/ el aire dice/ su borde de olores/ y respira;/ un dedo/ recorre ingenuamente/ los ojos/ del silencio”. Disfrutar sus textos es volver a celebrar la riqueza de estéticas de nuestra poesía a partir de una poética muy personal.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.