libros

Domingo, 21 de septiembre de 2008

Libros de teatro

 Por Verónica Bondorevsky

El teatro después de Genet

Teatro
Bernard-Marie Koltès

Colihue
336 páginas

Bernard-Marie Koltès tuvo una vida corta (entre 1948 y 1989) e –cumpliendo la expresión trillada– intensa; es decir, sumamente creativa. A tal punto fue prolífica, que es uno de los grandes referentes post-Genet del drama francés actual. Koltés tuvo una predilección, original en su momento: dar vida en su teatro a gente marginal, sobre todo extranjera, enfrentada a situaciones extremas y hasta inhumanas. También que sus personajes, en grandes soliloquios, retraten y denuncien las situaciones, en general sociales, de las que son víctimas. En Roberto Zucco se traza el retrato de un personaje de la vida real: un asesino serial de origen italiano que conmocionó a la sociedad de su época. En la soledad de los campos de algodón aborda el encuentro entre dos hombres, llamados Dealer y Cliente –es decir, apodados a partir de sus posiciones estratégicas en el intercambio–, en un espacio de coordenadas poco claras, aunque durante la noche. En el mismo plano nocturno, La noche justo antes de los bosques es un monólogo, con muchos símbolos metafóricos en el discurso, sobre la inmigración. La vuelta al desierto está protagonizada por una familia árabe que, como dice la madre: “En Argelia soy una extranjera y sueño con Francia; en Francia soy aún más extranjera y sueño con Argelia”. Por último, la edición incorpora una obra breve, Tabataba, sobre el vínculo entre dos hermanos. Como postre, crêpe au nutella, un par de rarezas: dos piezas de su primera etapa: La herencia, que desarrolla un conflicto familiar suscitado a partir de una propiedad, y Sallinger (sí, con doble l) en el que Koltès, como manifiesta en el prefacio, buscó llevar la producción de J. D. Salinger a escena porque “es ese tono (el de su escritura) lo que es teatral”.

La vida doméstica y domesticada

Un delicado equilibrio. Tres mujeres altas. La cabra o ¿Quién es Sylvia?
Edward Albee

Losada
372 páginas

Transformar el espacio doméstico en un laboratorio de experimentación e investigación sobre las relaciones interpersonales es una apuesta que le permitió al norteamericano Edward Albee hacer un aporte singular a la dramaturgia mundial. Así, este ámbito “familiar” se evidencia, a través del diálogo –gran vehículo en este dramaturgo para retratar la incomunicación e incomprensión entre los seres–, como un lugar extraño, de revelaciones que echan por tierra la supuesta cercanía de los que nos rodean; el otro es siempre un desconocido, parecería repetir Albee a través de sus obras y tras los pasos de Beckett.

Esta edición contiene tres de sus piezas posteriores a la canónica ¿Quién le teme a Virginia Wolf? (1962). En Un delicado equilibrio muestra un matrimonio, cuya precariedad es puesta en evidencia por la irrupción y extraña permanencia de una pareja amiga, en una suerte de invasión. Tres mujeres altas es, como el autor informa en la introducción a la obra, un retrato sobre su madre adoptiva. Allí combina realismo con elementos más absurdos, caracterizados en el estudio posterior de María Inés Castagnino como uno de los dispositivos extrarrealistas de los que se suele valer Albee en su producción, ya que las tres mujeres que dialogan entre sí son, en realidad, la misma persona. En La cabra o ¿Quién es Sylvia?, una esposa se entera de que su compañero está enamorado de Sylvia, una cabra. A partir de allí, se desencadena el caos familiar –la mujer despechada que quiere vengarse, la confesión de la homosexualidad del hijo de ambos– y, sobre todo, cómo la situación se va construyendo, la imposibilidad de retratar cualquier drama familiar como tragedia porque, ya avanzado el siglo XX, la vida es demasiado absurda para tener un sentido trágico.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.