libros

Domingo, 22 de julio de 2012

Praxis, Sexus

 Por Sebastian Basualdo

El libro de Martín De Ambrosio es algo más que un compendio de crónicas y leyendas sobre el sexo en hospitales. Recorre distintos y variados tópicos que van del infierno que puede resultar una guardia, pasando por las distintas enfermedades mentales en relación a lo sexual, un informe sobre las clases sociales hospitalarias, hasta culminar en un capítulo titulado “Sexo, luego existo”, que aborda el tema de la objetivación del paciente. Guardapolvos reúne más de una docena de testimonios entre profesionales y empleados administrativos y es el punto de partida que eligió Martín De Ambrosio para reflexionar abiertamente sobre las implicancias que tiene el sexo cuando se presenta como un modo de supervivencia a horas interminables y cuando ronda la muerte. Será un médico llamado Alberto uno de los primeros que refiera su historia con una compañera de guardia: “Un día tuvimos una guardia fatal. Se nos murió una chica de 28 años. Entró en UTI a las doce de la noche. Tuvo un paro cardíaco y fibriló”. Esa noche, cuenta el entrevistado, su compañera, quien por otra parte jamás le había insinuado nada, le propuso tener relaciones. Así es como los días enteros de guardias intolerables terminan funcionando a modo de espacio secreto y lujurioso anfitrión de médicos que esperan a sus enfermos y, por sobre todo, a los acompañantes que eventualmente podrían conquistar. Porque, como afirma Martín De Ambrosio, el hospital es un lugar de encierro, una comunidad cerrada quizás a la manera foucaultiana. Naturalmente, no todas las historias concluyen de manera exitosa; también las habrá llenas de rechazos y de frustraciones, de intentos malogrados y de rotundas negaciones con consecuencias nefastas para el juramento hipocrático, por no decir la ley. Sin embargo, cualquiera sea la especialización, los médicos parecen coincidir en algo: todo está permitido en esa búsqueda incesante del placer vertiginoso, siempre al borde del miedo que genera la adrenalina de ser descubiertos. Más allá del corpus anecdotario, Guardapolvos resulta ser un trabajo serio, preciso y verídico, que logra imbricar los distintos niveles discursivos, oscilando entre lo científico y filosófico, para intentar unir o desterrar el imaginario y la praxis médica.

Compartir: 

Twitter
 

Guardapolvos. Sexo y mentiras de hospital Martín De Ambrosio Planeta 255 páginas
 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.