libros

Domingo, 25 de noviembre de 2012

Mandato feroz

La soledad del mal, novela ganadora del Primer Premio en el Concurso Internacional Azabache de novela negra y policial, no busca descubrir la identidad de ningún asesino oculto por medio de sus crímenes. El lector cuenta con esa información desde el comienzo de la novela. Este dato prematuro, que parecería romper la estructura lógica de lo que atrae en un policial, se ve sugestivamente reemplazado por la atracción que genera la exhibición gradual del proceso de conformación de una personalidad asesina. Convertini indaga con éxito sobre la idea de que todo victimario en principio fue una víctima relatando el paso de niño a hombre de Báez Ayala, un cuarentón de buena posición económica y de personalidad obsesiva: “La ferocidad como un mandato interno que en determinado momento de nuestra vida nos hace despiadados. Que destruye y nos destruye”, dice. Este personaje –que por sus gustos, obsesiones y posición económica, nos remite al yuppie asesino en la Manhattan de los años ochenta de American psycho– comienza a vincularse con diferentes personas por medio de nombres falsos, siempre desde su distante soledad, en donde el único nexo con ellos es la muerte o el camino hacia ella. Quizá esa conexión sea la posibilidad tanática de hacer contacto con los otros desde ese mundo de falsa pureza donde todo lo que se ubica fuera de su cuerpo pareciera ser sucio o despreciable: “Basura que se arrastra por una moneda, gente que no le hace mal a nadie y en eso está lo malo”. Porque Báez Ayala también odia a las personas que parecen estar en el mundo sin propósito, deambulando inertes, sin ningún sentido o proyecto. Estas características parecen dolerle en lo más íntimo, buscando, por medio de la muerte, evitarles esa especie de pesadumbre existencial que parecen arrastrar.

La soledad del mal ilumina cierta oscuridad profunda de la condición humana a través de un texto claro, por momentos extremadamente descriptivo, que nos detalla el aislamiento de un hombre debido a sus propias imposibilidades. 

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.