libros

Domingo, 6 de enero de 2013

Educarse lejos

 Por Martin Kasañetz

Nunca estuve en la guerra pertenece a Reloj de arena, una colección de libros que propone mirar la historia con los ojos de la ficción para narrarla con las herramientas de la literatura. Los episodios o los protagonistas del pasado vuelven a escena para poder pensar cómo fue la realidad que les tocó vivir o qué los hizo tan importantes para que hoy podamos recordarlos. En este caso, la posguerra de Malvinas, es relatada a través de las vivencias de un adolescente que al ser llamado para hacer el servicio militar es destinado a la Base Naval de Puerto Belgrano.

Apenas llega, es asignado como enfermero y empieza a vivir la realidad de los heridos que llegan desde las islas, lo que le hace reflexionar: “Yo no conocía nada de la guerra, nada del mundo. Apenas pisé la tierra de Malvinas, porque estuvimos casi todo el tiempo en el agua, atendiendo a los heridos, por eso ya no podemos ser igual que antes”. Previo a ser llamado como conscripto, Francisco vivía en las afueras del pueblo de Lincoln, en pleno campo de la provincia de Buenos Aires. No trabajaba ni estudiaba y tenía únicamente trato con su familia o con algún amigo. Su vida no parecía estar definida en ninguna dirección. Apenas indicios leves como un frustrado salto en paracaídas o una entrevista a Borges podían marcar alguna posible inclinación en su futuro. Sin embargo, con la experiencia en la Base Naval empieza una formación inesperada debido al contacto prematuro con la tragedia de aquellos soldados: “Ser enfermero en guerra te hace ver la guerra peor, la guerra de los muertos y de los amputados, de la sangre derramada. La guerra es una porquería”.

Franco Vaccarini estudió periodismo y lleva numeroso libros publicados para público infantil y juvenil. En esta novela, utiliza con efectividad el cruce entre el pasaje de joven a hombre del personaje principal mientras descubre el mundo del dolor a través de sus experiencias con la muerte. Dentro de esta educación que Francisco recibe no faltarán los tempranos valores de la amistad, la lealtad entre hombres y, por supuesto, el primer amor lejos de casa.

Compartir: 

Twitter
 

Nunca estuve en la guerra. Franco Vaccarini Atlántida 176 páginas
 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.