libros

Domingo, 31 de mayo de 2015

CUANDO MUEREN LAS PALABRAS

Con un comienzo realista y de actualidad, un brote de violencia en el conurbano, Guillermo Cácharo logra profundizar en una trama original donde la furia, los medios y algún insondable enigma cruzan sus caminos.

 Por Sebastián Basualdo

“Imaginate con qué clase de bestia debe vivir una mujer, cualquier mujer, que se case con un escritor. Imaginate lo que le ocurre al que nunca lo dice todo, nunca lo hace todo, que sonríe y asiente con la cabeza de esa manera tan civilizada y que todo el tiempo es un toro furioso”, escribió Henry Miller. A esa clase de seres complejos, signados por ese torbellino interno, pertenece Damián, el narrador de Cronología de la furia, novela del escritor y músico Guillermo Cácharo. “Esa misma noche deseché de mis borradores los que me parecían inútiles y me quedé con el resto, con lo que ambos me habían contado, y decidí disponer todo en orden cronológico. Escribir la cronología de lo que ahora sabía, y de lo que había visto. Y de lo que podía imaginar.” No se trata de una lucha secreta entre la vida y la literatura, como podrá parecer, o por lo menos no solamente. Damián es periodista y trabaja en un reconocido canal del conurbano. Recién incorporado al trabajo, luego de unas breves vacaciones en Brasil que debieron resultarle provechosas no tanto para descansar como para comprender que su matrimonio con Mariela está terminado, debe ir con su equipo a cubrir una manifestación que ha degenerado en actos de violencia desmedida. Uno más, otro de esos tantos acontecimientos a los que debiera estar ya acostumbrado. Sin embargo algo tan definitivo como íntimo sucedió durante aquellas vacaciones y modificó su visión de las cosas. Cubrir, diría Damián, refiriéndose irónicamente a su cotidiana tarea periodística. Es notable cómo las palabras ponen de manifiesto su marcas ideológicas, una perspectiva, su capacidad de denunciar que la objetividad no es otra cosa que un mito canallesco. Hay otra acepción para el término: encubrimiento, ficción. Y eso es exactamente lo que hará Damián una vez que entienda que aquella manifestación desbordada de violencia es apenas el principio de una ira generalizada cuyas causas no son tan simples de determinar. Cronología de la furia comenzará a cuestionar no ya el concepto de informar sino lo que hacen ciertos medios de comunicación con aquello que se denomina actualidad y sus herramientas retóricas de edición, vale decir: todo lo que se necesita para crear un producto destinado al consumo nocivo. “Hay episodios por lo menos desde la semana pasada. Oficinistas que revolean los escritorios y las computadoras. Viejos que casi destrozan un hipermercado. Todo de repente: unos empiezan, muchos se suman, algunos se les enfrentan, todos lloran, son más los que rompen.” ¿Acaso estarán impactando en la propia sociedad tantas décadas de construcciones discursivas y audiovisuales destinadas a generar miedo y paranoia? Sobre la base de estos interrogantes Guillermo Cácharo construye una novela lúcida, crítica y de dimensión existencialista en el preciso instante en que ubica a un solo hombre en el ojo de la tormenta. La violencia crece como una ola y casi no hay espacio público o privado que pueda mantenerse ajeno: una biblioteca y los lectores se enfurecen y lo rompen todo, un concierto y a mitad de una pieza los músicos destrozan sus instrumentos y la gente enloquece, un grupo de chicos de jardín de infantes yendo de excursión con sus maestras a una plaza y Mariela, la mujer de Damián... “Mariela era esa que estaba ahí en la cama, con cables y tubos que le entraban en el cuerpo inmóvil. En la nariz, la boca, el brazo. Un nene hace esto, pensé. Un nene mata. Un nene deja en coma. Un nene de cinco años.”

A partir de este momento Cronología de la furia da un giro inesperado y original. La naturaleza de Damián, su lado más oscuro e inconfesable, podría ser la clave para entender el motivo por el cual la violencia se propagó como la peste. Los médicos y especialistas intentarán dar explicaciones sobre la base la producción de catecolamina y adrenalina; pero lo cierto es que la furia ya se apoderó de los ciudadanos y ahora Damián será parte de su propia cronología.

Cronología de la furia es una entrañable novela que indaga sobre los valores humanos en una sociedad manipulada por la imagen y la palabra.

Compartir: 

Twitter
 

Cronología de la furia. Guillermo Cácharo Et ediciones 192 páginas
 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.