libros

Domingo, 23 de agosto de 2015

CLAUDIA ABOAF

COMO CAÍN MATANDO A ABEL

En Pichonas, Claudia Aboaf generó una historia entre hermanos violenta, que transcurre en gran parte en un clima de terror, logrando perfilar una voz narrativa original.

 Por Violeta Serrano

A veces la única forma de encuentro entre dos vidas enfrentadas nace del reconocimiento de un miedo concreto y de la consecución de una venganza común. Es el caso de las dos protagonistas de esta historia violenta y tiznada de un clima un tanto aterrador, seguramente porque lo que propone es una relación, en principio, antinatural que, por otro lado, bebe de un tópico universalmente conocido como lo es de la lucha entre hermanos. Podríamos pensar en Caín matando a Abel y tendríamos una fuente posible de la obra, aunque en este segundo libro de la argentina Claudia Aboaf están planteados unos cuantos resortes más para delinear una trama cuyo tuétano pasa por la reflexión sobre el concepto de lo siniestro. No en vano, el libro se inicia con una cita de E.T.A. Hoffmann perteneciente al cuento “El hombre de la arena”, que puede encontrarse en Nocturnos, publicada en 1817 y sobre el que el mismo Freud trabajó para ejemplificar su noción de este rasgo psicológico que forma parte de la raíz de Pichonas.

Si bien hay dos personajes principales, tal vez el que más subraya esta característica es el de la mujer casada, la que vive en una quinta de Ingeniero Maschwitz con un hombre que, sin duda, le genera terror: Jorge. Pero no están solos, allí vive también otra mujer fracasada, Dora, que mientras se dedica a la limpieza observa la rutina de la pareja así como un jardinero enano que obedece las órdenes de su patrón con una rabia contenida que denota una ferocidad oculta: Eduardo. Todo eso transita Andrea día tras día con unos ojos que, marchitos de temor, ven en los gestos de mando de su esposo amenazas de muerte. Y en tales circunstancias el rencor hacia la persona que le queda viva y con la que está unida por lazo de sangre, se agrava. Segura de que su vida fue y es mejor que la suya, Andrea alimenta esta idea perseguida por sus propios fantasmas. Hasta que un día esa persona que detesta y necesita a la vez accede a hacerles una visita: Juana.

Andrea y ella son hermanas pero a pesar de ello ni se aman ni se rinden pleitesía. Más bien al contrario. Crecen con la firme convicción de que la vida de la otra es y ha sido siempre mejor: más dulce, más beneficiosa, más placentera y útil para poder enfrentarse a la adultez. La primera, Andrea, vivió de día y fue educada fundamentalmente por su padre, un profesor universitario de Letras. Juana, por el contrario, creció de noche, al abrigo de su madre Ciella, una actriz que la llevaba a todas las funciones de su trabajo y que le hacía pasar texto con ella cada vez que tenía oportunidad.

Con el telón de fondo de los últimos años de la década de los setenta en la Argentina, se desarrolla una historia de ajustes de cuentas que encaja perfectamente con el clima político en el que se enmarca, si bien el foco no está puesto en este asunto, sino en la pregunta crucial que se hacen las dos mujeres que llevan el peso de la historia: ¿por qué vos sí y yo no? Una cuestión que finalmente se revela absurda pues en ambos casos el desasosiego y las experiencias traumáticas forman parte de la memoria de las dos hermanas. Con un estilo ciertamente fragmentario que por momentos podría resultar un poco molesto para quien esperase una narración tradicional, aparece esta novela de la argentina Claudia Aboaf que se postula como una voz original y capaz de tensar los músculos de quien desee introducirse en la atmósfera de su escritura. Resulta desconcertante, tanto como el propio texto, que la autora lleve más de una década sin publicar nada: su primer trabajo apareció en 2003 bajo el título Medio grado de libertad. Pero una longitud de silencio tal probablemente no vuelva a repetirse: si lo hiciera, su abuelo y mentor en el campo de la literatura, el poeta y guionista cinematográfico Ulyses Petit de Murat, probablemente no estaría conforme.

Compartir: 

Twitter
 

Pichonas. Claudia Aboaf Notanpüan 130 páginas
 
RADAR LIBROS
 indice
  • Nota de tapa> Carlos Gamerro
    DE IDA Y VUELTA
    En los años ’70, Borges insistió, en varios escritos, con la tesis de que, si en vez de adoptar...
    Por Fernando Bogado
  • SILVIA PUENTE
    NO HAY NADA MEJOR QUE CASA
    Por Susana Cella
  • CLAUDIA ABOAF
    COMO CAÍN MATANDO A ABEL
    Por Violeta Serrano
  • JORGE REPISO
    VIEJO Y PELUDO
    Por Juan Pablo Bertazza
  • ANGELA CARTER
    EL SEXO DE LAS HADAS
    Por Mariana Enriquez

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.