libros

Domingo, 23 de julio de 2006

NOTICIAS DEL MUNDO

UNA DEL CASTOR

La editorial francesa Gallimard acaba de anunciar la reedición de una novela poco conocida de Simone de Beauvoir: Ana o cuando predomina lo espiritual. En 1938, El Castor (como la llamaba Sartre) tenía 30 años y escribió una novela usando un título del filósofo Jacques Maritain: Primauté du spirituel (Primacía de lo espiritual), a partir del cual quería saldar sus cuentas con el medio católico de su infancia. Pero el manuscrito fue rechazado por Gallimard y Grasset, y finalmente publicado sin pena ni gloria en 1979 bajo el título de Quand prime le spirituel. Los responsables de la reedición argumentaron que esta vez el público sí sabrá valorar “esta obra precisa, dura, inteligente y para nada inferior a La náusea”. Y una curiosidad que deja entrever la lectura del libro, que pone en el personaje de Ana la muerte de su amiga Zaza (uno de los grandes dramas de la vida de Beauvoir), es la influencia de François Mauriac en la escritora existencialista. Ana o cuando predomina lo espiritual no carece de la maestría de Beauvoir a la hora de narrar las luchas por el poder, y no estaría nada equivocado pensar este libro como antecesor de una de sus grandes obras: El segundo sexo, publicada en 1949.

SALPICON, LAS MAS NOCHES

El pasado viernes 14 de julio, con motivo de la inauguración del nuevo Instituto Cervantes en Pekín (sí, Pekín), que fue presidida por los príncipes de Asturias, un contingente de profesores de español y estudiantes chinos, entre otros curiosos, devoraron una edición de El Quijote con hojas hechas de harina de trigo e impresas con tinta de calamar. ¿A qué sabe el Quijote? era el nombre del acto en cuestión, mitad conferencia, mitad espectáculo. Firo Vázquez, cocinero del restaurante El Olivar en Murcia, les dijo a los comensales luego de la comilona: “Ahora el libro está en vuestras células, es parte de vosotros”. Como los libros antiguos, las páginas de este Quijote estaban atadas por el lateral, pero con canela y tiras elásticas elaboradas con regaliz negro. Y las comestibles páginas llevaban impresas además los famosos grabados de Gustav Doré que han acompañado durante siglos las sucesivas ediciones de El Quijote. Seguramente no faltó quien dijera: “Eructan, Sancho, señal de que estamos morfando”.

HISTORIA DEL GUERRERO Y LA CAUTIVA

En septiembre del 2005, la novela de Leopoldo Brizuela, Anglaterre, une fable, había sido finalista, en el marco del festival de Biarritz, del premio Grinzaine-Cavour a la mejor novela extranjera publicada en Francia, que finalmente obtendría Chico Buarque con Budapest. Pero su honrosa participación le valió un gran reconocimiento de la crítica francesa a tal punto que ahora la editorial José Corti, una de las más prestigiosas de Francia, le publica con traducción de Bernard Tissier Le plaisir de la captive, una colección de todos sus cuentos.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.