libros

Domingo, 4 de febrero de 2007

NOTICIAS DEL MUNDO

Cortazar en árabe

Hace 50 años se publicaba en Argentina Final de Juego: ahora, el libro de cuentos de Julio Cortázar fue traducido al árabe para la Feria del Libro de El Cairo. La encargada de la traducción, Maha Abdul Rauf, dijo en perfecto argentino que la tarea le llevó “cosa de un año”. Para ser precisos, la traducción ya estaba terminada hace dos años, pero las trabas que encontró Abdul Rauf para que el libro se publique fueron difíciles de franquear. El original estuvo dos años estancado en el Consejo Supremo de Cultura, un organismo que valida las traducciones de literatura extranjera y que tiene la costumbre de aplazar o cancelar las publicaciones de literatura en español. Con las mismas dificultades se había topado la traductora para publicar en el 2002 una antología de artículos periodísticos de Gabriel García Márquez. En lo que refiere al proceso de traducción, declaró que “lo más difícil ha sido trasladar el contenido de cada cuento de forma que el lector árabe lo pueda entender”. Sin embargo, aclaró, “ha sido una tarea fascinante”.

Premio de Narrativa

La Editorial Planeta y Casa de América llaman a escritores de todo el continente a presentar sus novelas escritas en castellano al Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América 2007. El jurado estará compuesto por un representante de la editorial, un representante de Casa de América y tres personalidades del mundo de la narrativa. El autor de la novela ganadora recibirá un premio de doscientos mil dólares y también habrá cincuenta mil para la obra finalista. Los originales se reciben hasta el 15 de marzo de este año y el fallo del jurado se hará público en el transcurso de una fiesta literaria el 23 de abril, Día Internacional del Libro. El premio se fallará cada año en un país distinto; este año le toca a Colombia, por haber sido elegida Bogotá como la Capital Mundial del libro para el 2007.

La epica de Vila-Matas

Hace unos días, Enrique Vila-Matas recibió el Premio Real Academia Española por su última novela, Doctor Pasavento. En la ceremonia de entrega, el español aprovechó para decir que la narrativa de verdad “no debe aliarse jamás con el poder” y también defendió la experimentación como “la marca de la gran literatura”. En su largo discurso, Vila-Matas habló de la literatura que lucha “contra la banalidad imperante” y que trabaja “en el campo de la experimentación pura y dura”. En una declaración marcadamente épica, dijo también que la narrativa experimental “ha atravesado siempre esa red, no aliándose jamás con el poder y llegando en su viaje hasta el final, hasta la verdad que hay en el fondo de todos nuestros recorridos y laberintos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.