libros

TENER CALLE

María Elena Walsh ya presta su nombre a una avenida de La Plata y Adolfo Bioy Casares espera acceder a un tramo del pasaje Schiaffino de Recoleta. Estas son las últimas novedades de una tendencia que se fue abriendo paso sobre todo en la cartografía de Buenos Aires a partir de la vuelta de la democracia: dotar a calles, pasajes, algunas plazas y hasta estaciones de subte con nombres de escritores. Así se puede ir armando un canon literario que por momentos se asemeja a un laberinto borgeano.

Por Juan Pablo Bertazza

Héroes del silencio

Por Angel Berlanga

Los males del mal

Por Martin Kasañetz

Amigos son los amigos

Por Damian Huergo

¿Hay alguien ahí?

Por Rodrigo Fresán

Lipo succiones

Por Hugo Salas

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared