m2

Sábado, 2 de junio de 2007

CONSTRUCCIONES MODULARES INTELIGENTES

La fábrica de casas

 Por Matías Gigli

Un antiguo depósito de lana, al borde del Riachuelo y a metros del Puente Trasbordador Nicolás Avellaneda, acaba de ser reciclado para fabricar paneles livianos de poliestireno expandido y mallas de barras de acero que luego se izan sobre una platea y se sueldan a insertos. El sistema se completa con la proyección de los revoques mecánicamente. Se contempla también la solución constructiva para escaleras y paneles dobles para alcanzar una altura máxima de planta baja más tres pisos. El sistema ya se está construyendo en el barrio Los Piletones.

El programa surge de un acuerdo de la ciudad con la Corporación Buenos Aires Sur y la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

La idea es resolver el problema de la vivienda en los barrios carentes de la ciudad, articulando zonas existentes con terrenos vacantes de propiedad pública. El sistema es de origen italiano y, bajo el nombre de Emmedue y con la coordinación de técnicos llegados desde Italia, se montaron en sesenta días máquinas de fabricación del poliestireno ignífugo en distintas densidades y máquinas soldadoras automáticas que elaboran los paneles de forma industrial. La idea es producir 5000 viviendas por turno en un año. El programa Construcciones Modulares Inteligentes es dirigido por Karina Correa, abarata en un 30 por ciento el costo de los materiales de obra y acorta los tiempos también en un tercio del tradicional. Desde la Corporación Enrique Rodríguez, presidente y ministro de Producción de la Ciudad, optó por involucrar a la Fundación Madres de Plaza de Mayo para que intervengan en la organización de la gente que hará los montajes con un alto grado de participación de mujeres y desocupados de los barrios. La idea es resolver en pocos años un tema que no fue encarado de forma masiva desde hace décadas.

El viejo depósito de lanas, uno de los últimos exponentes de arquitectura industrial de la ciudad que conserva su estado original, data de 1921 y se desarrolla en 8000 m2 distribuidos en dos niveles de altura organizados alrededor de un patio. Las fachadas son de ladrillo de máquina y la estructura es de hormigón armado. En la obra intervinieron los arquitectos Daniel de la Rosa y Darío López, del estudio Arquitectónika. El proyecto consistió en desarrollar a nuevo todos los servicios, adaptar las nuevas oficinas, montar una cámara transformadora de electricidad, servicios sanitarios y pisos industriales en el sector de producción. Se debieron resolver los requisitos de incendio para una industria de estas características. El arte también tuvo lugar en este proyecto: el muralista y pintor de fachadas boquense Marino Santa María hizo en el frente un mural conmemorativo del consorcio de cincuenta metros de largo.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice
  • Nota de tapa> Nota de tapa
    Un diseño que re-produce
    en mayo hubo otro laboratorio de diseño con descartes y más experimentos con eso de no producir...
  • CONSTRUCCIONES MODULARES INTELIGENTES
    La fábrica de casas
    Por Matías Gigli
  • OPCIONES PARA MILLONARIOS CON BUEN GUSTO
    Casas de firma
    Por Sergio Kiernan
  • EN LA RURAL
    Batimat es hoy
  • NOVEDADES EN LIBROS Y REVISTAS DE ARQUITECTURA Y DISEñO
    Publicaciones
  • CAL Y ARENA
    Cal y arena

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.