m2

Sábado, 14 de marzo de 2009

Un Clorindo en Mendoza

 Por Matías Gigli

El equipo de Clorindo Testa, Adriana Piastrellini, Juan Fontana y Oscar Lorenti intervinieron en el histórico Jockey Club de Mendoza para instalar un centro de interpretación, promoción y desarrollo del acervo natural y cultural. Fue un concurso muy estricto en cuanto a la conservación del edificio, de enorme valor patrimonial.

Desde que ganó la Ciudad Cultural Konex, parecía que Testa iba a poder materializar un trabajo de recuperación e intervención en pleno Once, que al final poco pudo intervenir hasta hoy. Ahora, en Mendoza, con el concurso convocado por el Colegio de Arquitectos de la provincia, gana nuevamente con su trabajo. Desde lo urbano se decidió intervenir en el edificio para potenciar la conectividad del espacio urbano y su continuidad de recorrido peatonal en el entorno inmediato. También se revalorizaron las visuales hacia el paisaje sobre el nivel construido y se resaltó el conjunto urbano arquitectónico.

Además se planteó un trayecto para guiar a los usuarios en un recorrido peatonal con un diseño para la acera y calzada a modo de lectura indicativa sobre el piso. Se ubicó geo-referencialmente al visitante con respecto al kilómetro cero, resaltando la relevancia de esta intersección e inicio de las emblemáticas rutas 40 y 7. Se favorecieron la conectividad y vitalidad del sector comercial del área inmediata.

Se incorporaron unas luminarias diseñadas como plátanos metálicos, que complementan el equipamiento del entorno inmediato, y se propuso ubicarlas a modo de hito en ambos extremos de la fachada principal de ingreso al edificio, sobre la avenida San Martín y en el paseo peatonal. Desde lo arquitectónico, la idea es proporcionar una profunda y amplia experiencia perceptual e informativa a los visitantes y dar ideas para el montaje de la exposición y puesta en escena del patrimonio y la producción mendocina.

Los objetivos principales de la intervención fueron respetar el patrimonio edilicio estructural, priorizando la autenticidad del edificio, diferenciar y nuclear los espacios de acuerdo al grado de privacidad requerido por las actividades programadas y las de mayor concurrencia de público. Se buscó también dotar al edificio de sistemas de circulación para usuarios de toda capacidad, darle la máxima luminosidad, revalorizar sus espacios hoy sin uso y equiparlo preservando su carácter.

Se decidió crear un nuevo cuerpo edilicio que contribuya a hilvanar lo histórico con lo contemporáneo y se diferencie estructural y formalmente del cuerpo existente. Este nuevo lugar va a concentrar las actividades de mayor concurrencia de público. El edificio existente fue intervenido en el menor grado posible, para respetarlo en su carácter. Se conservaron elementos de valor patrimonial como la reja del ascensor y se concentraron las salas de máquinas y sanitarios en un nivel depósito.

Las demoliciones se limitaron a superficies con grado de valor patrimonial nulo, lo que liberó la capacidad de superficie requerida en el programa, respetando el FOT y FOS establecidos por el código.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.