m2

Sábado, 23 de enero de 2010

Mientras tanto, en Ciudad de México

El Distrito Histórico de la capital mexicana es un ejemplo de gestión urbana. Este casco antiguo de la ciudad coincide exactamente con el centro viejo y sufrió la patología tan común de la fuga de población. Como se sabe, eso es exactamente el problema contrario que tiene el patrimonio porteño, siempre acechado por la piqueta y el que quiere hacer plata rápida. En el DF, como en La Habana y en Lima, el problema es el abandono de la región, con sus habitantes mudándose a otros barrios o a los suburbios. En Lima dan ganas de llorar los palacios con blasones nobles convertidos en conventillos o directamente abandonados, porque ni los pobres quieren ya vivir en el centro. En México, la situación no llegó a tal extremo, pero casi, e hizo falta una fuerte acción política y privada para revertir la situación. El Distrito es gobernado por un funcionario plenipotenciario, que no permite ni a la misma municipalidad hacer desmanes sin su aprobación –Chaín enloquecería de furia– y es un hombre joven y convencido defensor del patrimonio, todo lo que nuestro director general de Casco Histórico, Luis Grossman, ya no es y nunca fue. Pareando esto con la Fundación Slim, que probó hacer negocios inmobiliarios inteligentes, sin demoler y rescatando el barrio natal de su dueño, el resultado es una ciudad que vuelve a la vida. Para darles un ejemplo, se están restaurando de a 400 fachadas por año, retirando 60 toneladas de cartelería. El Distrito tiene sus propias reglas, con carteles chicos, semáforos chicos, empedrados y cielos libres de cableados. Y no es un museo ni mucho menos, ya que se está volviendo a llenar de oficinas y ganando población, desde gente humilde que recibe viviendas recicladas a precios pagables a estudiantes de las universidades cercanas, pasando por una creciente población de clase media atraída por la belleza y la habitabilidad del barrio.

Pero para esto hace falta imaginación, cosa escasa por aquí.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.