m2

Sábado, 22 de marzo de 2003

CON NOMBRE PROPIO

Vajilla de autor

Ana Pastor escapa a las tradiciones con temas de la naturaleza, humor y una estética de la mano sobre la porcelana.

 Por Luján Cambariere

Ya desde que comenzó con su primer curso de pintura sobre porcelana, hace más de diez años, Ana Pastor le escapa a los cánones de la técnica tradicional con su vajilla extremadamente delicada, ingeniosa y original. Inquieta, sensible y tremendamente observadora, en vez de copiar o calcar directamente en la vajilla dibujos o estampas clásicas, apuraba su pincel a mano alzada incursionando en sus propias formas y figuras. Escapándoles a los motivos clásicos de flores o los típicos de la porcelana china, desde el inicio ensayó con el mundo que a ella le fascinaba y la sensibilizaba y, sobre todo, con una meditada intención de sorprender y hacer cómplice de ciertos guiños o bromas sutiles ya fuera desde un plato, fuente o taza, a sus usuarios.

Escapándole a lo clásico
Así, las fuentes de inspiración para todos sus diseños son de lo más variadas. “Puede ser desde la naturaleza, la forma de una hoja, determinado insecto o el proceso de germinación de una planta.” Su investigación rigurosa de cada temática hace el resto. Su desvelo pasa por descubrir cada matiz, cada tonalidad y las distintas formas del motivo en cuestión, por eso puede llegar a pasarse días investigando en libros de botánica u observando distintas especies de insectos durante horas.
Siempre lejos de la copia, el sello de su obra pasa por un trabajo impecable y sobre todo por esa vuelta lúdica que involucra al usuario o que también logra mediante la fracción de un determinado motivo o diseño. “Me gusta que conforme tengan contacto con la pieza vayan descubriendo ciertas ocurrencias o que se sorprendan con ciertas detalles como un bichito de San Antonio que aparece como caído azarosamente dentro de una taza, una margarita que se deshoja o hasta un tallo de amapola que comienza en un lado de un plato y que descubre su flor en plenitud en el otro. Yo misma me voy entreteniendo con esos juegos y una vez que agarro el pincel nunca sé dónde va a terminar la historia”, señala.

Piezas claves
Completan sus líneas las famosas libélulas que recrea desde fuentes, bandejas, todo tipo de platos, tazones de campo, teteras, azucareras, saleros, pimenteros, jarras y sets de baño. Sus originales flores visitadas por bichitos de San Antonio, suelen caerse en el fondo de tazas, lecheras o azucareras. Y las cañas o bambúes para platos cuadrados propios de un estilo más zen o minimalistas.
¿La porcelana como material? “Es única. El pincel se desliza en ella tan dócilmente que parece que fuera solo. Además la porcelana es sumamente noble, no se cacha, ni se tiñe. Perdurable, inalterable en el tiempo”, explica. ¿La vajilla de autor como elemento de la casa? “El ritual de la mesa es fundamental. Cuando uno lo practica hace sentir bien a su agasajado o a las personas que habitan en esa casa. Una mesa bien puesta viste la casa, habla del anfitrión y siempre crea un clima especial”, remata. n
Ana Pastor: 4744-0171, 15-44749361.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice
  • Nota de tapa
    Entre cables y pinturas
    los trabajos realizados y los que están en marcha en el edificio de La Prensa
    Por Sergio Kiernan
  • CON NOMBRE PROPIO
    Vajilla de autor
    Por Luján Cambariere

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.