m2

Sábado, 3 de diciembre de 2011

Un premio que es tradición

El Premio Design del Museu da Casa Brasileira cumplió 25 años. La entrega de este año lo mostró consolidado como una tradición del continente.

 Por Luján Cambariere

Ya es un verdadero Oscar del diseño brasilero. El Premio Design Museu da Casa Brasileira ofrece un buen mapeo de lo que pasa en el país vecino. Más aún en esta edición en la que celebran con todo sus 25 años. Fue un merecido festejo, no sólo por tratarse de una premiación que ha perdurado y crecido en el tiempo, algo nada menor en nuestra región, sino porque es una buena traducción de cómo ha ido evolucionando en ese país el diseño.

“Ya no es posible hablar de la construcción de la identidad del diseño nacional sin que esta trayectoria sea permeada o en algunos momentos conducida y hasta anticipada por este premio”, explican Miriam Lerner, directora general del museo, y Giancarlo Latorraca, su director técnico, desde la introducción del precioso libro que acompaña esta edición y reúne los trabajos premiados de las últimas cinco.

Un tiempo en que, según ellos, la disciplina va tomando su verdadero sentido. Respondiendo de a poco a los desafíos más pertinentes y, sobre todo, a su razón de ser: las personas. Mucho, como observa el profesor Giorgio Giorgi, coordinador del jurado, porque en estos últimos años Brasil asiste a la significativa ampliación del acceso al consumo de mucha de su población antes excluida, fruto de las mudanzas sociales y económicas por las que el país ha pasado las últimas dos décadas. “El consumo creciente, a la vez, abre puertas a la incorporación de materiales y procesos productivos más relacionados con el incremento de la escala de la producción y eso genera un impacto en el diseño notándose actualmente un equilibrio entre objeto y producto.”

Una maduración bien merecida que, en lo que respecta al premio, ellos han logrado mediante pequeños, grandes, ajustes que fueron haciendo al certamen como el que para presentarse los diseñadores deben hacerlo junto a su productor o viceversa. Con lo que ganan todos y los productos, salen a la calle.

Por lo antedicho, el diseño del espacio expositivo del concurso no fue un tema menor. La muestra, elaborada por el equipo técnico del museo, incorpora el lenguaje propuesto por el afiche ganador de esta edición que utilizó como medio el papel de embalaje. Así, en la exposición los objetos son presentados como si fueran recién abiertos de sus cajas transformando al museo, por estos días, en una especie de depósito de novedades.

Mientras que el bellísimo hall de entrada de esta casona emblemática que ocupa el museo se destinó a sala de lectura con mesas y bancos donde dispusieron trabajos escritos finalistas y premiados. Otro lujo, el de las publicaciones de diseño (libros de las más diversas especialidades de la disciplina), que también, sanamente, les envidiamos y admiramos.

LO NUEVO

De más de ochocientos inscriptos en categorías de producto y trabajos teóricos y 855 afiches, 41 fueron premiados. ¿Para destacar? Algunos de los productos donde se evidencia más su identidad. La preocupación por dar respuestas a necesidades concretas del día a día, evidente sobre todo en la categoría de equipamientos para la construcción y electrodomésticos, donde se alzó con el primer premio Fabio Mauricio Faria Melo con la ducha eléctrica Advanced. La ducha tiene un control de temperatura que evita la necesidad de aumentar el volumen de agua para el ajuste y es compatible con un calentador solar. Una buena propuesta teniendo en cuenta que en Brasil este tipo de ducha es ampliamente utilizada a pesar de su alto consumo de energía.

En la misma categoría, se destaca otro producto bien pertinente al contexto y sobre todo accesible (otro de los atributos que suelen tener en cuenta a la hora de diseñar), un sistema de ventilación portátil. El climatizador Consulbem-estar del equipo de innovación de Whirlpool LatinAmerica (Mario Fioretti), que utiliza agua para enfriar y humidificar el ambiente. También recibió una mención honrosa otro producto bien necesario para nuestra región, el purificador de agua Latina Vitamax de RonisPaixao, Paulo Aleixo Coli, Marcos Rocha y Peter von Zweigbergk para Latina Eletrodomésticos.

En el segmento Transporte, otra categoría que evidencia el carácter industrial del diseño brasileño, el primer premio fue para un camión, el Agrale 2012 de Questto Design (Levi Girardi y equipo) con paneles y partes intercambiables, lo que permite la adecuación de la cabina de diferentes tamaños y cuatro modelos de chasis, un factor importante para la exportación. El segundo fue para un auto, también de producción local, el Fiat Novo Uno diseñado por Peter Fassbender, Paulo Nakamura, Daniel Lelis, Mateus Silveira, Isabella Vianna y Leonardo Queiroz del Fiat Style Center Latin America y obviamente fabricado por la Fiat en Brasil.

En la categoría mobiliario esta vez priorizaron el humor y la buena factura de las piezas alzándose con los tres primeros puestos el diseñador Jader Almeida. Primer lugar para su banco Phillips producido por Sollosbrasil, apodado así por su similitud al tornillo homónimo, de estructura de acero y asiento con tapa en MDF. Una relectura simpática y funcional de los bancos de piano. Y para el banco Blade. Y el segundo para su silla en madera Platta donde se destaca el trabajo artesanal de los carpinteros brasileños. Mención honrosa para una marca registrada del diseño vecino como es el estudio de Indio Da Costa que fue galardonado por su bello sillón Arraia de estructura de acero ino-xidable y fibra vegetal (diseñado por Guto Indio da Costa y Felippe Bicudo).

Por último, del numeroso volumen de premiados valen destacar otras categorías donde siempre sorprenden. Utensilios donde el primer lugar se lo llevaron Elisa Tramontina, Gustavo Giorgi y Marina Metz con un set de ollas de acero inoxidable, vidrio y silicona, el Solar Intense, producido por Tramontina en su imponente fábrica cerca de Porto Alegre.

El segundo para un original conjunto de perchas, el Tutto de Cristina Zatti y Mirela Rosa, producido por los maravillosos Coza Utilidades Plásticas Ltda., que consideran el colgado de todo tipo de accesorios como cinturones, corbatas y collares. En la categoría prototipos, aparece un verdadero hallazgo bien brasileño pero que fácilmente podríamos importar, el gancho para hamacas de Jorge Cardoso de Sa Ribeiro. Un pequeño instrumento diseñado para amarrarlas y sobre todo tensarlas y acortarlas hasta 32 centímetros.

Mientras que en textiles se premió el trabajo de Renata Meirelles, de quien ya dimos cuenta en este suplemento, a través de la investigación y reciclaje del sobrante industrial del trabajo con corte láser de diversos textiles con los que genera desde paneles divisores de ambientes hasta accesorios e indumentaria. Y las Anémonas de luz de Tina y Lui producidas por las artesanas del grupo Ladrila que se adaptan a cualquier artefacto lumínico a rosca.

Compartir: 

Twitter
 

Premios: en tapa, el banquito Phillips; en estas páginas, la ducha Advanced, el camión Agrale, el sistema de perchas y colgadores Tutto y el Fiat Novo Uno.
 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.