m2

Sábado, 16 de junio de 2012

Cosas de lana

La colección y muestra creada por las arquitectas y diseñadoras Tina Moura y Lui Lo Pumo en A CASA Museu do Objeto Brasileiro muestra nuevos usos de un material noble y nuestro.

 Por Luján Cambariere

Resignificar, reformular, replantear, piezas con materiales tradicionales es un gran desafío. La lana no es la excepción y realmente se merece este y otros trabajos en esta dirección, ya que son muchísimas las poblaciones de artesanos en todo el planeta que la trabajan y buscan en la comercialización de sus piezas, su sustento. Oveja, llama, alpaca, pero siempre, por noble, versátil y sustentable, la lana.

LANA EN CASA

Así lo entendieron las hermanas, arquitectas y diseñadoras gauchas de amplia trayectoria –Lina Moura y Lui Lo Pumo–, quienes junto al grupo de artesanos Ladrila, de las ciudades de Pelotas, Jaguarao y Pedras Altas, de Rio Grande do Sul, comenzaron a trabajar con este material originario. ¿El desafío? Buscarle nuevas formas de utilización y técnicas inusitadas. ¿El resultado? Una línea de objetos utilitarios y decorativos para la casa y accesorios personales que sorprenden por su estética depurada y en algunos casos bien lúdica.

Así, además de reversionar las tradicionales alfombras y mantas de pura lana a través de nuevas formas, tramas o detalles, dieron un paso más, creando nuevas tipologías o dándoles nuevos usos como la simpática manta Pé Quente (pie caliente), que viene con dos pares de pantuflas incorporadas. O la serie de luminarias en las que el calor de la luz se completa con el del material. Juguetes, cestos, accesorios de mesa y hasta jaboneras forman parte de esta nueva apuesta de la dupla junto a una comunidad de artesanos. Entre las piezas presentadas en la exposición se encuentra la lámpara Anémona, premiada el año pasado en la 25ª edición del Premio Diseño del Museu da Casa Brasileira, en San Pablo.

Más de sesenta piezas, desarrolladas por 30 artesanos, que trabajan con ellas desde 2010. “El objetivo del proyecto fue ampliar la utilización de la lana, materia prima con la cual los artesanos estaban familiarizados, pero en la producción de piezas típicamente regionales como ponchos, mantas o gorros. Nuestra premisa fue traer la lana a la casa contemporánea y poder usarla todo el año, no sólo como abrigo, sino como un objeto de diseño, ganando además en colorido y humor”, explica Lui.

Bellos y atemporales los contenedores de distintos tamaños y los banquitos que abrigan cuerpo, casa y alma.

–¿Fue difícil encontrarle nuevos usos a la lana?

–La lana calienta, amortigua, es ignífuga (no propaga el fuego). Tiene innumerables cualidades que la hacen única, asociadas principalmente al frío. Entonces por qué no mostrarla súper colorida, con humor, a través de nuevas piezas que llamen la atención.

–¿Cuál es el secreto para trabajar con comunidades de artesanos y por qué a ustedes les interesa especialmente ese trabajo?

–Desde 1997 trabajamos con comunidades de artesanos de diversos lugares de Brasil y recientemente también en Africa. Son encuentros de muchos saberes. Talleres en los que –es importante aclarar– cada uno enseña y aprende del otro. En esta colección en particular hubo una identificación y unión muy comprometida con las artesanas. La lana nos remite a todas a la infancia, ya que además está asociada en nuestra región a las actividades con el campo, así que para todos fue muy especial darles nuevos usos y ampliar sus posibilidades.

–¿Quién financió la experiencia?

–En un principio fue una consultoría realizada para el Sebrae, pero actualmente continuamos desarrollando los productos con una inversión personal.

www.acasa.org.br
www.historiasnagaragem.com

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.