m2

Sábado, 11 de agosto de 2012

A la hora del té

Una actividad cotidiana recibe diseño, blog mediante, de la mano de los textiles de Río de reír y la vajilla de Tienda Tenderete.

 Por Luján Cambariere

Dentro de las nuevas propuestas de diseño que andan rondando, hay muchas que se reúnen en torno de la hora del té. Renovando el cotidiano con recursos al alcance, sobre todo mucho ingenio y trabajo hecho a mano. Paradójicamente, oficios de los viejos, como el coser y tejer, vuelven a ponerse en valor en la web, a través de numerosos blogs o redes sociales, que los dan a conocer.

Río de reír

Es un bello emprendimiento textil oriundo de Bahía Blanca, creado también de una forma muy especial. Sus mentoras, Alfonsina Brión y Leticia Aiello, se conocieron de forma absolutamente casual por la web y fue la sumatoria de gustos en común lo que decantó en su proyecto dedicado a la producción de porta-tortas de tela. “Una especie de mantita, de cobijo, para llevar una torta de un lado a otro, para salir de picnic sin temor de que el manjar se caiga o tener que ir pendiente de las dos palmas de la mano hacia arriba todo el trayecto”, según explican. Y agregan: “Río de reír camina solo. Es decir, a veces vendemos, a veces no, pero nos juntamos dos amigas a coser, entre mates de tarde con yerba orgánica, mucho solcito en la ventana y dos gatas (una muy flaquita y otra muy comilona) en la falda. Y nos reímos mucho. Empezamos este proyecto para una feria. Con telas guardadas para otra cosa que no fue y con botones ofrendados por una vecina ex mercera. Hoy, Río de reír nos significa más cosas que un pasatiempo. Recibimos mensajes de gente calidísima de acá y de allá que nos alienta al ruidito de la máquina sin cesar”, relatan desde su blog.

–¿Cómo se conocieron?

L. A.: Nos conocimos en el año 2006 a través de fotolog. Alfonsina era “cintaalbies” y yo “violoncelleti”. Usábamos este medio y conectamos con varias personas más, todas chicas de distintos lugares, y un chico, de acá, Bahía Blanca. Yo no sé ella, pero yo flasheé mucho con todo lo que ella escribía, las fotos que sacaba, y las cosas que linkeaba. Todo me gustaba. Así un día decidimos encontrarnos y como con la orquesta tocábamos la Primera de Mahler, que es una de mis sinfonías favoritas, les dije que fueran al concierto, y después a cenar. Así fue, y después del concierto fuimos a su monoambiente del barrio universitario, y nos preparó una tarta de verdura pero sin la pascualina, porque se había olvidado de comprarla. Ella se convirtió en la madrina de mis gatas Juana & Emilia, yo le enseñé a tejer los granny squares, intercambiamos mucha música y todas esas cosas que pasan entre las amigas. Pero sobre todo algo corona cada uno de nuestros encuentros, y es esa atmósfera súper agradable que se genera entre las dos. Un río de aroma a sahumerio, de galletitas yugoslavas, de matecito, de decir ¡qué lindo! cada cinco minutos. Ese río de reír que nunca falta.

–¿Estudiaron o estudian diseño o vienen de otras áreas?

A. B.: Yo estudio Letras, escribo y doy clases en una escuela pública. Me gusta decir que soy costurera amateur porque nunca estudié. Mi abuela Sarita es costurera. Tiene 89 años, todavía cose y lo sigue haciendo “mejor que los dioses”. Creo que ella es mi referente.

L. A.: Yo soy violoncellista de formación académica y fotógrafa. La máquina de coser la uso desde muy chiquita, cuando me enseñó mi nona.

–¿Cómo surge el producto?

L. A.: El producto surgió a partir de que mi tía que vive en Italia hizo un portatortas y me lo regaló. A ella a su vez se lo hizo una amiga, y cuando quisimos rastrear el origen no lo logramos, porque venía de una tradición de regalos hechos a mano, y nunca pudimos dar con el/la diseñador/a original.

–¿Pertenecen a la comunidad de blogueras amantes de los oficios?

L. A.: Podríamos decir que sí a las dos cosas, las dos tenemos nuestros blogs desde hace un tiempo, el mío fue mutando el contenido, lo vacié y empecé de cero varias veces (lahermanadelmedio.blogspot.com) y también nos gustan mucho los oficios caseros, desde cocinar, pasando por decorar la casa, tejer, coser, hasta hacer cámaras fotográficas artesanales y revelar las fotos en el laboratorio.

A. B.: Yo me crié en un pueblo pequeño, Mayor Buratovich, ahí persiste con más fuerza el oficio de costurera, zapatero, como medio de vida. También tengo un blog (panquesopan.blogspot.com) al que ahora subo cosas de muy diversa naturaleza (desde poesía, trabajos de mis alumnos, fotografía hasta críticas de fútbol), pero en su momento subía poesía a una costurera, una serie que se llamaba “corte y confesión”.

–¿Que repercusión tuvo el producto?

L. A.: Muy buena. Más en Capital Federal y Rosario que en Bahía. Es curioso porque desde el interior tenemos la costumbre de comprar a distancia muchas veces y ahora nos toca estar del otro lado, armando los paquetes para hacer los envíos. Disfrutamos mucho de todas las instancias, elegir las telas, la costura, el embalaje y la devolución de la gente una vez que recibe sus portatortas, eso es muy lindo.

–¿Tienen pensados otros productos?

L. A.: Sí, tenemos un producto que vendemos en pack o por separado, que es un portaté y estamos por hacer bolsitas de tela para hacer las compras, que nos parece que es al mismo tiempo un ítem complementario a lo que estamos haciendo, y que contribuye a un modo de vida más ecológico, que es algo que nos interesa mucho.

Tienda Tenderete

Por su parte, cansada del mundo de la publicidad, la licenciada en Comunicación Social Carolina Negri decidió comunicar de otra manera. Así, cambió las campañas por otras personales en otro soporte: la cerámica. Su vajilla lleva todo tipo de guiños e ideas a través de ilustraciones aplicadas a mano. Tiene colecciones para novios y bodas, para niños con personajes tiernos que juegan como antaño y hasta para mascotas.

Ideal para regalar la colección “Te conozco mascarita”, en la que podríamos decir que juega con esos dones que pueden convertirse en defectos. Así, detrás del “idealista” apodado John (x Lennon), aparece el “pollerudo”; detrás del “genio” Woody (x Allen) el neurótico, de la chic Jackie (Kennedy) la ingenua y de la brillante Victoria (Ocampo) la temperamental. Además de los platos para tortas con pie con simpáticas frases –“Larguemos los postres, no las tortas” y “Con las manos en las masitas”–, entre otras.

http://riodereir.blogspot.com.ar
http://www.tiendatenderete.com

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice
  • Nota de tapa
    Acción y reacción
    las movidas del macrismo contra el patrimonio empujan el tema
    al nivel nacional
    Por Sergio Kiernan
  • El ejemplo de México DF
    Por Facundo de Almeida
  • A la hora del té
    Por Luján Cambariere

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.