m2

Sábado, 24 de noviembre de 2012

El ovni de Caseros

 Por Sergio Kiernan

A veces pasan cosas increíbles, como que a un arquitecto le dé vergüenza un diseño. Es lo que acaba de descubrir Proteger Barracas, el valioso grupo que defiende el patrimonio de una de las zonas fundamentales de Buenos Aires. Los lectores de m2 recordarán el edificio del dibujo, que se alzará o no en la esquina de Caseros y Piedras. Los vecinos le pusieron el ovni, mientras que en esta redacción concluimos con pena que la arquitectura nacional ahora se inspira en los electrodomésticos coreanos porque el edificio es casi idéntico a una CPU de ese origen que instalaron por aquí, de un fuerte azul neón. Ovni o computadora, el edificio fue violentamente rechazado por los vecinos porque rompe casi con placer y saña el contexto de Caseros. A tanto llegó el asunto, que los desarrolladores le cambiaron el nombre de “Futura” a un discreto “Caseros 802” y le sacaron el verde neónico. Maquillaje tal vez, pero un gesto raro y rarísimo en ese gremio.

Pero los misterios siguen. Esta semana apareció el cerco de obra, pero no el cartel obligatorio. En la Dirección General de Registro de Obras y Catastro no figura trámite alguno autorizado, con lo que uno se pregunta qué anda pasando. Una explicación posible es que la Dgroc tenga serios problemas en aprobar una obra tan ufológica a apenas 100 metros del APH 1. Otra es que Caseros 802 tiene dos edificios catalogados al lado sobre Caseros y nada menos que diez –sí, diez– sobre Piedras. Uno de ellos, Piedras 1641, comparte medianeras y por tanto tiene su entorno cuidado por ley que obliga a que la Dirección General de Interpretación Urbanística limite su altura y su impacto visual.

Por si alguien lo duda, el artículo 10.1.4 del Código de Planeamiento Urbano dice que “en parcelas adyacentes a edificios catalogados, monumentos históricos nacionales o distritos APH, deberá consultarse a la secretaría en lo que respecta al tratamiento de fachadas y al contexto patrimonial”. Esto es lo que seguramente demora la autorización del edificio Ovni/CPU, ya que los celosos funcionarios públicos deben estar explicando a los desarrollistas que no pueden romper tan violentamente un contexto patrimonial claramente protegido por ley.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.