m2

Sábado, 26 de enero de 2013

Desde la necesidad

Curada por Adelia Borges, ayer se inauguró en el Pabellón de Culturas Brasileñas de San Pablo la muestra Diseño de la Periferia. Absolutas lecciones de sabiduría popular aplicadas al diseño.

 Por Luján Cambariere

Dicen que la necesidad es la madre de la invención y que lo que no te mata te fortalece. Avalando estos refranes, es obvio por qué al Sur somos tan recursivos. La falta de medios materiales pone a funcionar otras herramientas mucho más esenciales y resulta que muchas veces, entre tanto diseño erudito que no propone nada, se nos cae el mentón paseando por un mercado o caminando por la calle y viendo absolutas lecciones de ergonomía, funcionalidad o empleo del color.

Brasil es un palpitante ejemplo de esto. Basta ver los carritos que usan los vendedores ambulantes, absolutamente personalizados y proyectados al servicio de su producto –desde frutas a ropa interior– en las rutas, playas o calles, algunos letreros también callejeros o el mobiliario de las casas, entre muchísimos otros.

Algunos referentes del diseño lo valoran y le dan desde hace tiempo su merecido espacio. Con este sentido, entre otras cosas, se creó hace dos años el bellísimo Pabellón de las Culturas Brasileñas en el Parque Ibirapuera, que después de realizar exposiciones sobre arte popular (2010) e indígena (2011), promotoras de la formación de los respectivos acervos, este viernes y, como no podía ser de otro modo, con curaduría de su mentora, Adelia Borges, presentó Diseño de la Periferia. Una explosión de bellas ideas. La muestra es el resultado de investigaciones por ciudades y comunidades de Brasil que enseñan preciosas lecciones de diseño.

Es que según Borges, detrás de la precariedad de la vida de la mayoría de los brasileños se encuentran soluciones geniales, manifestaciones inequívocas de sabiduría creativa, en artefactos hechos por el pueblo para uso cotidiano. Y aprovecha, como siempre la ocasión, para enseñarnos: “El concepto de periferia es siempre relativo. Depende de un centro, que puede ser geográfico –un país periférico para los que tienen más voz en el mundo o la parte de una ciudad que está distante del centro, por ejemplo–. O puede ser metafórico, en el sentido de no pertenecer al mainstream. Es con ese sentido que estamos trabajando”, adelanta ella.

Además, todas las obras y fotografías presentadas en la exposición integran el acervo del Pabellón. La Secretaría Municipal de Cultura estableció en los últimos cuatro años una política activa de adquisiciones, con una rigurosa selección, constituyendo un acervo único en el país, en el campo del arte y del diseño popular, por considerar que es obligación del poder público proteger ese patrimonio.

Así, con escenografía del arquitecto Marko Brajovic y la producción de Arx Gestao Cultural, la muestra de objetos, fotografías y videos está dividida en cuatro módulos: Rua (calle) recibe los emprendimientos que ocupan el espacio urbano, los vendedores ambulantes, carros de chatarreros o cartoneros, anuncios gráficos, exhibidores de productos; Casa destaca las invenciones domésticas que, en las clases populares, se confunden con el espacio colectivo; Corpo (cuerpo) está dedicada a distintas expresiones en el vestir y peinarse y Brincadeiras (juegos) a las más ingeniosas y deliciosas relecturas del universo infantil.

Parrillas hechas de neumáticos viejos, puestos de trabajo, todo tipo de dispositivos de vendedores ambulantes, muebles y juguetes hechos por personas simples con los materiales y técnicas disponibles en el lugar donde viven, son algunos de los objetos que están en exhibición. “En general se trata de objetos improvisados, muchos hechos con descartes, donde la aparente simplicidad surge de sofisticados razonamientos mostrando soluciones muy ingeniosas”, dice la curadora.

Así, junto a piezas sin firmas, hay algunos de los “diseñadores-artistas” como Getúlio Damado, un personaje emblemático y hasta famoso para cualquiera que haya podido visitar el bello barrio de Santa Teresa en Río de Janeiro, donde es visita obligada; José Maurício dos Santos, de Juazeiro del Norte, en Ceará; Fernando Rodrigues, de la Isla de Hierro en el Municipio de Pan de Azúcar, Alagoas; José Francisco da Cunha Filho de Jaboatao dos Guararapes, en Pernambuco, y Espedito Seleiro, de Nova Olinda, en Ceará.

Los ensayos fotográficos captan algunos momentos de expresión de la creatividad popular. El fotógrafo bahiano Adenor Gondim muestra los muebles que eran utilizados para las carpas en las fiestas en las calles de Salvador, con sus grafismos en composiciones geométricas. Titus Riedl, fotógrafo e historiador alemán radicado en Crato, Ceará, presenta el ambiente urbano utilizado en la venta de todo tipo de productos en Crato y en Juazeiro del Norte. Y las tomas de otra querida amiga y reconocida profesional paulistana, la diseñadora gráfica Fernanda Martins, de los letreros de barcos de varias ciudades amazónicas.

A su vez, los jóvenes de la ONG Observatorio das Favelas retratan el cotidiano en las losas de las viviendas en las favelas cariocas. Guma, un habitante del barrio de Campo Limpo, en San Pablo, registra los peinados y la ropa usados por los jóvenes en las afueras de la ciudad como una forma de autoexpresión, mientras que la ONG Hi / Kabum, de Salvador, preparó con los jóvenes que participan de sus programas educativos, videos y proyecciones de imágenes relacionadas con los carritos usados por los vendedores ambulantes y los recolectores de basura de la ciudad.

Si tuvieras que resumir dos o tres de estas “preciosas lecciones de diseño”, ¿cuáles serían?

Adelia Borges: –La principal lección es que el diseño no se resume en la solución de la función, porque suma la dimensión poética. Los principios funcionalistas que pregonan que la “forma sigue la función” fueron importados acríticamente por el diseño erudito en nuestros países. Sin embargo, no concuerdan con la tradición de la cultura material en nuestro hemisferio. Históricamente, se puede explicar y evidenciar esto desde los artefactos indígenas, en los que la utilidad, la función y la estética se hibridan, van de la mano, no separadas. Otras lecciones surgen de esa principal. Al mirar atentamente los objetos expuestos, se percibe una gran inteligencia para el mundo del proyecto, revelada por ejemplo en los detalles: el encaje perfecto, la sabia relación entre la pieza y el cuerpo del usuario, la relación sustentable con los materiales que están disponibles en el medio en el que el creador vive.

¿Creés que desde el Sur es nuestra responsabilidad poner en valor la periferia?

–Definitivamente. Tenemos que afirmarnos como interlocutores en la escena internacional, asumiendo nuestro papel de definir nuestros propio rumbos e influenciar los rumbos del mundo.

¿Y cuál te parece el mejor modo de hacerlo?

–En primer lugar, es preciso parar de mimetizar las soluciones del Hemisferio Norte. Parar con ese complejo de inferioridad de pueblo colonizado que da más valor a lo que viene de los países que nos colonizaron. No creo en revertir las direccionalidades, porque no se trata de sustituir un flujo único (del Norte para el Sur o del Sur para el Norte) sino de estimular la multidireccionalidad. Los intercambios en posición de igualdad entre los países y sus pueblos. Además, llamo la atención en otro aspecto: ese concepto de periferia es dinámico. Está en permanente movimiento. El eje del “centro” del mundo está saliendo del circuito Helena Rubinstein –Nueva York, París, Londres, Milán...– y se está desplazando para otros países –BRIC– y para varios otros “nuevos jugadores” en el escenario internacional. El concepto de periferia también es necesariamente subjetivo, depende del punto de vista de donde se mire la escena. La exposición no se resume a mostrar cosas que están en la periferia de varias ciudades brasileñas, sino sobre todo en entender esa mirada para un diseño que pasa de largo del consumo y que no está en el centro de atención del statu quo.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.