m2

Sábado, 27 de julio de 2013

Sueños finlandeses

Textiles, moda y objetos de las más bellas estampas. Más de medio siglo del universo Marimekko, la firma finlandesa que llena de color, flores y rayas cualquier escena.

 Por Luján Cambariere

Hace más de cincuenta años, una mujer soñó con algo que en ese entonces resultaba imposible, casi un delirio. Hoy es una marca registrada a nivel mundial. Hablamos de la diseñadora finlandesa Armi Ratia y su idea de inundar de color y alegría la escena de la segunda posguerra, con lo que nace, en 1951, Marimekko en Helsinki, la capital, junto a su marido Viljo. El nombre es simple: su traducción literal es “el vestido de Mari”. Una etiqueta que desde entonces sigue enamorando al mundo con sus increíbles y osadas estampas, la mayoría inspirada en el entorno natural. Llamativos patrones gráficos a gran escala que hasta hoy hacen que el resto de las propuestas parezcan tímidas o conservadoras. Es que son pocos los que, como Marimekko, se animan a esa fiesta de megaflores y rayas a color.

Colecciones que revolucionaron la forma de vestir y vivir en Finlandia durante las décadas del ’50 y del ’60. Y lo que les abrió el juego a expandirse de los textiles y la moda hacia un concepto más amplio de diseño para un nuevo estilo de vida, incluyendo la arquitectura y el interiorismo. Una marca a la vanguardia de propuestas unisex, que con los años llevaron a copas, platos, tazas, fundas de camas, almohadas y hasta cortinas de baño.

Por el mundo

La conquista del mercado internacional comenzó con una exposición llamada Diseño en Escandinavia, que recorrió Estados Unidos y continuó con la décima y onceava exposiciones de la Trienal de Milán en 1954 y 1957. Para 1958, Marimekko participó en dos exposiciones que tuvieron un fuerte impacto en la compañía. La primera en la galería de arte de la empresa finlandesa de diseño Artek en Estocolmo, y la segunda en la Feria Mundial de Bruselas, en la que Ratia hizo amistad con el arquitecto estadounidense Benjamin Thompson, quien les abriría las puertas del mercado americano.

Así se hicieron muy conocidos nada menos que por Jacqueline Kennedy, quien adquirió ocho de sus vestidos, los cuales usó en la campaña presidencial de su esposo en los años ’60. Lo que los puso en la mira del mundo con tapas de las más importantes revistas.

Cabe señalar que a lo largo de su historia las decisiones ideológicas y estéticas de la compañía siguieron en manos de mujeres, comenzando por Ratia, y después con diseñadoras jóvenes y prometedoras como Maija Isola, Annika Rimala y Vuokko Nurmesniemi. Y más actuales como Ritva Falla, Marja Suna y Jukka Rintala.

En 1979, cuando Ratia murió después de una breve enfermedad, dejó un vacío en la compañía que había fundado y dirigido por más de 25 años. Sin embargo, en 1991, otra arrolladora mujer, Kirsti Paakkanen, la antigua dueña de la agencia de publicidad Womena, adquirió la firma a la que revitalizó, volviendo a sus raíces. La directora reintrodujo los patrones de tela más populares de Marimekko en su apogeo, lo que sigue siendo al día de hoy el deleite de muchos seguidores de la firma.

De hecho, cuando le preguntan cómo ha conseguido convertirse en un clásico, ella explica que “nació para estar al día durante toda la vida”.

¿La biblioteca guarda el secreto de su eterna juventud? “Un acervo de más de 3 mil diseños de estampados propios.” Y agrega: “Pusimos, por ejemplo, al día los estampados unikko de Maija Isola sobre otros objetos, como botas de agua o estuches para lápices. Y fueron sensación”.

Pero eso no es todo. En la actualidad tienen varias asociaciones con otras empresas como la compañía aérea Finnair, con la que se unieron para mejorar la experiencia de vuelo gracias a una nueva colaboración de vajilla y textiles. La colección, que incluye los patrones clásicos de Marimekko y que van a disfrutar también los viajeros que reserven sus pasajes a Helsinki o a cualquier otro de los destinos de las rutas de la aerolínea, fue realizada por Sami Ruotsalainen con la colaboración de Kristina y Emma Isola.

¿Otoño-invierno 2013? Se inspiraron en el clima y los patrones que surgen de él. Las nubes, los vientos, las hojas, la bruma, la nieve, la lluvia, que imprimieron de la forma más poética en almohadones, fundas de cama y tazas.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.