m2

Sábado, 28 de septiembre de 2013

Juguetes de exportación

A Casa Museu do Objeto Brasileiro y Senac Sao Paulo reciben la exposición de juguetes “La infancia en juego”, de Satorilab, hasta el 14 de noviembre.

La ciudad que nunca descansa, siempre ávida de novedades, la mejor anfitriona, abrió las puertas en uno de sus museos especializados en artesanía y diseño –A Casa, Museu do Objeto Brasileiro– desde el 11 de septiembre al 14 de noviembre a la muestra de juguetes (brinquedos) de los argentinos Satorilab.

Un bello repaso, realizado gracias al apoyo del Senac Sao Paulo, una de las instituciones educativas más prestigiosas del país vecino, por los resultados de sus laboratorios de diseño experimental con descartes “La infancia en juego” que vienen realizando desde el 2006 en Latinoamérica –Brasil, Colombia, Chile– y por supuesto distintas ciudades de nuestro país (Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Tucumán). Un lujo que pudieron darse en un país siempre ávido y receptivo de sus iniciativas, en un espacio referente de San Pablo con piezas que llevan implícito su Manifesto sobre el juego. Esto de “Jugar con lo mínimo que es lo máximo, la imaginación; con lo que tenemos; con los otros; sin juzgar; con lo que queremos ser; en comunión con el planeta; con el cuerpo y la naturaleza; sin un debe o un para qué, libremente...”, al decir de Satorilab. Un trabajo consistente que los ha hecho referentes de un nuevo modo de entender, enseñar y producir diseño.

A casa

Creado en 1997 por Renata Mellao, uno de los nombres más fuertes y pionera en la promoción de, sobre todo, los cruces entre artesanía y diseño, A Casa Museu do Objeto Brasileiro (www.aca sa.org.br), fue ideada con el objetivo de contribuir al reconocimiento, valorización y desarrollo del objeto artesanal, semiartesanal o industrial pero siempre visto como una expresión cultural. Privilegiando la producción brasileña o latinoamericana a través de emblemáticas muestras, libros como el de Chita Bacana, catálogos y hasta un premio (Prêmio Objeto Brasileiro) que va por su cuarta edición. Una institución accesible y siempre activa en pos de proponerse nuevos desafíos y promover estos nuevos escenarios para la disciplina. De hecho, por estos días están lanzando una nueva iniciativa: A Casa viaja. Una propuesta que consiste nada menos que en llevar interesados en arte popular y producción artesanal a sitios remotos del país, justamente donde viven los artistas populares y artesanos, para entrar en contacto directo con ellos, con sus técnicas y saberes, como lo han hecho ellos a lo largo de todos estos años. La coordinación de este nuevo proyecto que nace desde el museo está a cargo de Flávia Salles, de Scala Mundi Turismo, y la primera invitación es a visitar el Cariri Cearense, con destino final en Chapada de Araripe y las ciudades de Juazeiro do Norte, Crato, Barbalha y Nueva Olinda, el corazón de una artesanía muy típica brasileña, pero a la que pocos tienen acceso de primera mano. “Otro tipo de turismo. Ese interesado en conocerse primero puertas adentro”, comenta Mellao.

La expo de juguetes

Volviendo a la muestra, fue la propia Mellao quien, conociendo el trabajo de Satorilab, insistió con una muestra retrospectiva particularmente de sus juguetes, que según ella encierran el alma de su particular trabajo. Es que el museo, también según sus propias palabras, se caracteriza por su interés no sólo por los objetos, sino fundamentalmente por los procesos y el contexto en el que éstos fueron creados. Ideal en el caso de Satorilab, al tratarse de creaciones colectivas donde el foco está puesto en el proceso y estímulo creativo.

Así, en la exposición, a través de una puesta simple, se dan cita algunas de las piezas creadas en el marco de los talleres por estudiantes de toda Latinoamérica. Todo tipo de rodadores y autitos. Algunos realizados con envases de plástico de la empresa de cosmética Natura, sponsor de muchas de sus iniciativas, y caucho de neumático de bicicletas y otros con elementos de la naturaleza como semillas y corteza. Hay otros medios de transporte, como bellísimos aviones producidos con el descarte de la empresa Adidas.

Animalitos e insectos –arañas, mariposas y mosquitos (absolutamente increíble el borachudo creado en base a descartes de potes de champú y cremas)–, muñecos de trapo, un sinfín de personajes como las Uskhas (en honor a las mamushkas, pero en versión de tela, irrompibles), los Anudos (trapitos para la etapa recién nacidos) y expresivas marionetas.

Muy celebrado su emblemático robot Naturito. Ese que supieron transferir en el marco del proyecto de diseño social Marca Cárcel a las internas de Ezeiza. Y los juguetes realizados en el marco de talleres realizados justamente en el campus de la universidad Senac, en Santo Amaro, con alumnos de diseño gráfico, moda e industrial, donde ganaban la parada, como corresponde al tratarse de Brasil, todo tipo de animales marinos (pulpos, peces, aguas vivas). Más de cien piezas realizadas con descartes de todo tipo de empresas, que sorprenden por su factura simple y gran personalidad.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.