m2

Sábado, 17 de enero de 2015

Aristocracia textil

Con la tela en la sangre, la diseñadora Natalia Kmentt lanza su original colección de bolsos de playa, hobbies o viajes Mix&Match.

 Por Luján Cambariere

Aunque navega en otros, el universo de Natalia Kmentt es el textil. Es coleccionista de casi todo –libros antiguos, papeles, revistas, cintas, botones– y una apasionada por las técnicas y materiales. Pero donde se siente a sus anchas y como pez en el agua (algo que le cabe muy bien ya que es fanática del surf) es pegando, cosiendo, uniendo, componiendo a través de un sinfín de telitas, retazos, encajes, cintas, que compra, junta, pero sobre todo hereda.

Aunque es diseñadora gráfica, el gran acervo de Natalia es pertenecer a una aristocracia textil. Con abuelos brasileños, la materna del Nordeste (Natal) y los paternos ‘alemaníiiiisimos viviendo en Río’, como ella cuenta, cuando su papá recaló a los 18 en Argentina, su infancia se convirtió en multicultural.

Una crianza abierta, expansiva, sin fronteras e hiper creativa, que sumó obviamente a la persona y emprendimientos que fue desarrollando –desde el primer local de diseñadores emergentes (Kmentt) en el que dieron sus primeros pasos Marcelo Senra, Benito Fernández y Laura Valenzuela, entre otros, en Las Lomas de San Isidro, cuando esa zona era campo, la decoración e interiorismo de locales o la fabricación de muebles en las que se embarcó después, hasta su nueva apuesta de hoy–. Una bellísima colección de bolsos viajeros, playeros o contenedores de los hobbies más variados donde imprime su mundo de mariposas, estampas a lo Marimekko y las dosis justas de glam (vivos en dorado o plata), como no podría ser de otro modo apodada Mix&Match, una ecuación que en ella siempre cierra.

–¿Por qué arrancás con los bolsos?

–Siempre estoy en temas creativos y muy variados, eso me lleva a andar siempre con cosas, cargo, traigo, llevo, un sinfín de bártulos de todo tipo. La verdad es que no necesito sólo una cartera, necesito mi bolso. Así, me puse a coser los primeros bolsos en casa con mis retazos, mi máquina y se los llevé de regalo a mis primas en Brasil. Disfruté tanto hacerlos que no pude parar.

–¿Cómo están hechos?

–Los bolsos son de géneros o lonas de algodón. Son géneros exclusivos, importados, que compro acá o afuera. La idea principal es el mix & match (mezclar y combinar) en los estampados y combinaciones de colores. Están forrados con una rafia plástica que los hace fuertes y resistentes, las manijas son en cuero, no sólo por la nobleza inigualable del cuero sino porque no sufre el desgaste común de cualquier otro tipo de material. Tienen un bolsillo y un mosquetón para encontrar el celu y las llaves. Algo a destacar es que no tienen cierre, cosa importantísima porque lo hace simple y fácil de usar. Ideales para el día a día, en los viajes, el fin de semana, el trabajo, los hijos, las compras. Están pensados para mujeres independientes y emprendedoras que van de un lado para el otro llevando ideas, proyectos, sueños, amores... todo en la misma “bolsa”.

Busco recrear el perfil de una nueva consumidora. Busco mujeres apasionadas, vitales, que buscan nutrirse de cada lugar adonde viajan, las que buscan conexión con su ser interior y nuevos paisajes que serán su inspiración para nuevos proyectos personales y laborales. Mis conceptos siempre son desde lo femenino. Me gusta investigar y ser activista en el mundo femenino de hoy.

–¿Tu universo es el textil?

–En la casa de mi abuela materna, en Brasil y en casa también, había muchas colchas hechas de retalhos (como le dicen allá), así que desde mi infancia el esquema “patch” me acompaña. Con ella siempre encontraba algo para coser y bordar. Por otro lado, antes de eso, mi abuela paterna, que era una mujer alemana muy estética, me heredó sus conocimientos, anécdotas y hasta sus muestrarios de géneros que encargaba para hacer los ajuares de novia de las mujeres de la familia. Aún conservo las muestras de los ajuares, que son bellísimos. Creo que de ella heredé mi pasión por los trapos. Tengo muchos géneros en casa, de antes, de hoy y de siempre. Son tantos que ya no sé cómo acomodarlos y siempre estoy buscando cómo usarlos.

Mix&Match: http://issuu.com/nataliakmenttZdocs/presentacion_bags/1
Web: www.kmentt.com
Mail: [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice
  • Nota de tapa
    Gran hotel Carrasco
    el hotel en Montevideo como ejemplo de intervención que restaura y destruye a la vez
    Por Sergio Kiernan
  • Visitas de verano
    Por Jorge Tartarini
  • Aristocracia textil
    Por Luján Cambariere

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.