m2

Sábado, 5 de septiembre de 2015

CON NOMBRE PROPIO

Manos de barro

Cerámicas de Brasil es una bellísima exposición en Casa Museu do Objeto Brasileiro, que da cuenta de la producción con uno de los materiales más antiguos y vigentes.

 Por Luján Cambariere

Amamos el barro que, según el tiempo, temperatura y espacio, puede ser cerámica, porcelana o raku. Lo amamos porque de todas las artesanías, arte y diseño, revela como nadie el espíritu y cadencia de esa mano que lo moldea. Esa impresión que deja huella. Brasil también lo celebra con una impresionante muestra que orquesta Adelia Borges, una de sus más prestigiosas curadoras, en uno de los más hermosos museos, el A Casa, Museu do Objeto Brasileiro, con nuevo edificio ubicado frente al de Tomie Ohtake. Ahí combinan ocho autores de las más diversas características y procedencias. Desde virtuosísimos trabajos indígenas a piezas realizadas por artistas y diseñadores, acompañada por conferencias y documentales que dan cuenta del detrás de escena –proceso, simbología, ritos– de esta materialidad que siempre apasiona.

“La transformación del barro está presente con mucha fuerza en la cultura brasileña. Varios pueblos indígenas tienen una exquisita producción de utensilios cerámicos. En todos los estados del país hay comunidades artesanales dedicadas a este material y en las últimas décadas creció además su uso por artistas y diseñadores urbanos”, adelanta Borges, quien viajó por diversas comunidades pesquisando trabajos en pos de la muestra.

Así la expo tiene un corte preciso en el tiempo, se dedica al siglo 21, pero no en la diversidad de miradas que además cuentan con el diseño expositivo del arquitecto Pedro Mendes da Rocha. “Fue extremadamente difícil hacer la selección, retoma Adelia, ya que hay muchísima gente haciendo muy buenos trabajos en cerámica. Realmente tuvimos que dejar afuera a muchos ya que se trato de mostrar cabalmente cada repertorio”. Mientras que Renata Mellao, la exquisita y también erudita directora del museo, señala que frente a la riqueza y diversidad de la producción brasilera, pretenden que esta muestra se torne un programa fijo de la institución, con ediciones cada dos o tres años. “Mapear y seleccionar la cerámica brasileña es un desafío complejo. Por lo que creo que serán necesarias otras exposiciones para poder abrazar a toda la diversidad existente”, remata.

Piezas que hablan

Absolutamente protagonistas los pueblos indígenas con piezas que cuentan historias como las de los Wauja/ Mehinako del Parque Nacional de Xingu, en el Mato Grosso. Sus ‘panelas’ (fuentes/olla), llegaron según ellos navegando y cantando sobre el lomo de una gran cobra-canoa. Ella les ofreció toda la información sobre estos artefactos y el arte de producirlos con los increíbles grafismos que los caracterizan tanto de las pequeñas usadas como juguetes como de las gigantes de un metro de diámetro.

Las de mayor tamaño presentadas en la expo son de autoría de Iamony Mehinako, hija de padre Mehinako y madre Wauja, que aprendió la técnica de su abuela materna (Wauja). Según explica el antropólogo Aristóteles Barcelos Neto, el proceso de elaboración de cada pieza envuelve entre ocho a diez etapas y consume como mínimo dos semanas intensas de trabajo, resultando un utensilio de alto valor técnico emblema de su etnicidad. Mientras que las realizadas por la etnia Paiter-Suruí de Rondônia, también revelan un enorme virtuosismo técnico con espesuras muy finas y texturas muy suaves y a diferencia de otras tribus, su obsesión pasa por la forma con la que atienden diferentes funciones desde cocinar alimentos a servir bebidas. Su elaboración, en este caso, es exclusiva de las mujeres siguiendo varios procedimientos rituales, desde en la colecta de la arcilla hasta en la cocción a cielo abierto. Mientras que también dan el presente, las panelas de Goiabeiras de Victoria en Espírito Santo, famosísimas porque en ellas se prepara tradicionalmente la deliciosa moqueca de peixe que además integran el primer registro de Patrimonio Inmaterial de Brasil.

En versión design, la muestra suma entre otros, las piezas de la artista plástica Heloisa Galvao quien luego de construir instalaciones y objetos de porcelana translúcida, en 2010 hizo un curso en la Universidad de Harvard, donde se especializó en impresiones fotográficas en la cerámica. Y a partir de entonces desarrolla un lengua propio utilizando porcelana líquida para la creación de objetos en serie. Además de los trabajos del diseñador carioca Brunno Jahara que suele usar platos fabricados en serie por para el mercado del jardín, con los que compone nuevos objetos de la serie Conterráneos, a través de la mixtura de la cerámica con materiales como vidrio o metal bañado en oro.

* Hasta el 18 de octubre en Avenida Pedroso de Morais, 1216, Pinheiros, San Pablo. www.aca sa.org.br

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.