m2

Sábado, 9 de abril de 2016

En camino a Milán

Argentinos de exportación van a mostrar su creatividad en el Salón del Mueble de Milán, que cumple 55 años

 Por Luján Cambariere

Los ejes del diseño se están moviendo y en muchos casos hasta invirtiendo, pero Milán no deja de ser una de las mecas y citas indiscutidas del calendario internacional. El Salón es una oportunidad de tomar el pulso de por dónde pasa hoy la elección de materiales, estilos e innovación, y como cada año un equipo argentino prepara su desembarco en esta enorme vidriera mundial. Como parte de la gestión del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, y de la Fundación Exportar, este año la mayoría de los seleccionados se especializa en mobiliario. Piezas que antes que nada deberán seguir el ritual del plegado (algo que nos toca al Sur) para poder arribar a la aventura italiana.

Entre los elegidos está una dupla que basa todos sus abordajes en la riqueza de la interdisciplina: la arquitecta Marcela Coppari y el diseñador industrial Agustín Barrionuevo, de En Bruto. Juntos presentan el banco Rolo de madera y metal conformado por tres partes que se encastran para armar y apilan al desarmarse. Y la biblioteca Latorna, un sistema de configuración abierto, también en madera (columnas torneadas de madera dura que se vinculan a piezas terminales que funcionan como cierre, fijación y encastre y estantes de placa fenólica con laminado plástico) que invitan al juego adaptándose a cada situación espacial o personal. Además crece agregándole kits (cada uno compuesto de 8 estantes, 24 columnas, 24 terminales y 36 pernos de encastre).

Otro que viaja con banco –el “T”– y con el perchero Milú es Joaquín Ordóñez. Diseñador industrial, especialista en lógica y técnica de la forma, presentará este asiento de madera natural, inspirado en los perfiles estructurales doble T utilizados en la construcción (“el banco, como los perfiles, posee dos alas y un alma de unión central que le otorgan robustez y estabilidad, sin perder la calidez y cierta flexibilidad que le otorga la madera contrachapada natural”, detalla su autor) y el perchero de pie, de sólo dos piezas, encastrables sin uniones metálicas, que mejoran su estabilidad a medida que el perchero es cargado.

Andrés Jalif, aún estudiante de cuarto año de DI en la UBA, lanza su primer familia de productos, la línea Dona de tres muebles bajos fácilmente transportables y armables. La identidad de la familia está definida por la combinación armónica de arcos de circunferencia con líneas rectas y por el contraste entre la resistencia y frialdad del metal con la calidez y nobleza de la madera. “Mi interés siempre estuvo en el ámbito del hogar, crear piezas que puedan simplificar la vida cotidiana de las personas. Me interesa pensar cada paso del proceso productivo, investigar a fondo los materiales, sus cualidades y posibles combinaciones. No me gusta dejar librado al azar ningún aspecto del diseño, sino ocuparme de todos los detalles.”

“La próxima feria del mueble de Milán será mi primera experiencia por lo que estoy ansioso por participar y aprender de este mundo. Avido de conocer por dentro el funcionamiento de la industrial a este nivel, empaparme de nuevas técnicas, materiales y procesos”, adelanta.

También son de la partida Federico Pellegrini, músico y arquitecto rosarino que viaja con su banquito y apoya pies Ten en madera de Zoita y cuerdas de polipropileno, Leandro Leccese con Leko (presente ya en este suplemento), Natalia Geczi de Studio Geczi, Paz Sarabia con las sillas Acapulco y Guillermo Folgado de Fol.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.