m2

Sábado, 31 de julio de 2004

El plan patrimonial bonaerense

Parece que está en el aire: acabamos de anunciar el programa “Aquí Patrimonio”, con el que la Ciudad busca revalorizar y poner en valor edificios y lugares de valor cultural y social con presupuestos bajos pero adaptados a la dura realidad, y la provincia de Buenos Aires acaba de anunciar un programa similar, más grande en dineros y objetivos, pero con la misma base de cordura. Este martes, el gobernador Felipe Solá firmó un convenio con 98 intendentes para comenzar la recuperación total o parcial de 112 edificios de uso público. Sabiamente, no importa si los predios son municipales, eclesiásticos o de la provincia.
La iniciativa comenzó en enero, cuando un decreto convocó a los 134 intendentes bonaerenses a elegir una obra y pedirle al gobierno provincial hasta 100.000 pesos para restaurarla. Todavía no se presentaron todos los intendentes (tienen hasta fin de año para entregar sus proyectos), y algunos recibirán el presupuesto máximo posible pero fraccionado en más de un predio.
La lista es impresionante, y abundan las obras de Francisco Salamone y Amancio Williams, entre otras firmas de fuste. Por ejemplo, de la breve y flamígera carrera de Salamone –rescatado del desván por la manía amorosa del crítico Ed Shaw– se restaurarán una plaza, un matadero y los municipios de Alberti y Coronel Pringles, con sus insólitas torres. Para Williams habrá 70.000 pesos que ayuden a rescatar de la degradación a su muy célebre Casa del Puente, en Mar del Plata, que se pudre lentamente pese a ser monumento tanto provincial como nacional.
Hay varias casas notables en la lista, usinas como la de Ayacucho y General Villegas, el baqueteado puente de hierros que une Quequén con Necochea, una hilandería, una estación de trenes y tres talleres o galpones ferroviarios. Un destaque especial merece la iniciativa del partido de Carlos Casares, que va a rescatar el cementerio, la sinagoga y varios ranchos de la comunidad de gauchos judíos que allí se estableció hace más de un siglo.
Los diez millones de pesos de la provincia, que serán matching funds para otros cinco millones que pongan los municipios, van a reparar todo un muestrario de arquitecturas argentinas. Están las fantasías cuasifascistas de Salamone, pintoresquismos hispanistas como la casa de Pepa Galarza en Luján, solideces neoclásicas como la intendencia de Carlos Tejedor, y una buena cantidad de ese estilo tan característico de la primera Argentina próspera, ese francés monumental que abunda en La Plata y fue tomado como modelo en varios pueblos y ciudades.
Una excelente idea, de las que muestran que con poco dinero se puede lograr un alto impacto ejemplificador y ayudar a que los privados aprecien el valor de sus patrimonios.

Compartir: 

Twitter
 

El palacio Campodónico, en La Plata, una de las 112 obras encaradas.
 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.