m2

Sábado, 22 de enero de 2005

Heavy metal

En su primera edición, el Premio Siderar de Diseño en Acero dejó un saldo positivo: la realización de prototipos de los trabajos premiados, expuestos durante todo el primer semestre del año en el CMD, pasantías rentadas y lo más interesante, un acercamiento concreto de la industria al diseño.

 Por Luján Cambariere


Sin dudas, la cantidad y la envergadura de los concursos de diseño hablan de avances en el sector. Tanto más si la iniciativa parte de la industria. El 2004 dio cuenta de esto. En agosto se lanzó la primera edición de un premio que orquestó Techint a través de Siderar, una de sus empresas productoras de acero. El concurso se enmarcó dentro del programa corporativo Propymes que promueve el crecimiento de las firmas clientes y proveedoras del grupo. Las participantes fueron Rapi-Estant, A.D. Barbieri y Domec (compañías dedicadas al equipamiento de supermercados y hogar, perfilería para la construcción y artefactos de cocina, respectivamente) y dos instituciones –Fundación Proa y el Centro Metropolitano de Diseño– que actuaron como coordinadoras. El objetivo del mismo fue establecer un puente entre proveedores, clientes y usuarios. Enriquecer la cadena de valor metalmecánica, incorporando diseño. La meta para los diseñadores: innovar mediante un material poco explorado sobre todo en objetos de uso cotidiano.

Creando vínculos
Las alianzas entre los distintos sectores, así como la relevancia del diseño, siempre parece ser la deuda pendiente o dificultad infranqueable que se trató de empezar a revertir con esta iniciativa. Por eso cuando desde Rapi-Estant comentaron su voluntad de realizar una acción para incorporar al diseño, Siderar tomó la posta. “El acero es un commodity muy alejado del común de la gente”, explica Hernán Perfini, gerente Pyme de Siderar. “Para nosotros son bobinas, rollos de acero que pesan diez toneladas, usados generalmente para autopartes, termotanques, cocinas y heladeras. Fomentar su empleo en productos de uso doméstico, que las personas se familiaricen más con él, sustituyendo a otros materiales alternativos como la madera o el plástico, nos parece muy interesante. Durable, versátil, resistente y de variados formatos –chapa laminada en caliente y en frío, y variedades de chapas revestidas–, el acero permite un sinfín de alternativas de trabajo.”
“El diseño es parte fundamental del negocio”, suma Ariel Wilner, uno de los directores de Rapi-Estant y mentor del concurso. “Para nosotros, que hacemos arquitectura comercial, muebles y estanterías para el hogar, es una herramienta fundamental. Y para la industria, todo un generador de valor.”
Así, la convocatoria se hizo a estudiantes y profesionales de las carreras proyectuales, con el fin de fomentar el uso de acero en objetos para el ámbito doméstico –cocina, baño, escritorio, muebles– y en aplicaciones novedosas en el rubro de la construcción. El requisito: proyectar productos realizados íntegra o mayoritariamente en acero (51 por ciento de la pieza) en todas sus formas comerciales: chapas, varillas, planchuelas, caños, perfiles, mallas tejidas y alambres, y que pudieran ser producidos en serie. El premio incluía la realización de los prototipos industrialmente, 20 mil pesos en premios en total y la incorporación de los diseñadores mediante pasantías rentadas.

Aquí están, éstos son
Los 13 diseños premiados fueron elegidos de un total de 59 trabajos, a través de un jurado integrado por el arquitecto, diseñador y artista plástico Luis Benedit, el arquitecto Ricardo Blanco y los diseñadores industriales Hugo Kogan y Alejandro Sarmiento. Del total de los proyectos presentados, nueve resultaron ganadores entre las dos categorías (algunos de ellos compartiendo primero o segundo premio) y cuatro recibieron menciones del jurado.
En la categoría profesionales, la arquitecta Elizabeth Menta se alzó con un primer premio compartido. Ella desarrolló de un sistema constructivo una estructura para armar con las manos compuesta por caños de acero de 3” de 1m de largo, donde la pieza clave es un vínculo de unión entre las partes de fundición de acero capaz de recibir de uno a siete caños. Como resultado se obtiene una estructura de planta hexagonal formada por una grilla de muchos hexágonos. “Este es el primer concurso en el que participo, y me atrapó que incluyera una categoría de materiales para la construcción. Jugando con la geometría, el sistema fue saliendo solo. Después sí hubo mucho análisis de las estructuras. Profundicé en proyectar una unidad de habitación con esta estructura. Una planta de crecimiento concéntrico, partiendo de un espacio de luz central, un perímetro de circulación alrededor de este espacio que lleva a las habitaciones y una galería en el perímetro exterior. Los cerramientos para pisos, paredes y cubierta responden a esta grilla hexagonal lo suficientemente flexible como para permitir distintos tipos de armado en etapas y el uso de distintos materiales”, detalla Menta.
El otro primer premio fue para Bubbles, un sistema de círculos en chapa de los diseñadores industriales Patricia Nardini e Iván Longhini. “Centrados en explotar el potencial estructural de las láminas de acero, creamos este sistema de estantes flexibles, que propone la intervención del usuario para su configuración, ya que las formas que se obtienen son múltiples, sumando piezas de distintos tamaños. El usuario es ‘creador’ de su propia configuración, experimentando las propiedades del material. Tratar la flexibilidad del acero para abrir un abanico de posibilidades también fue una de las metas”, explica Nardini.
El segundo premio fue para el banco Stool, de la dupla formada por los arquitectos Carolina Galeano y Francisco Poggi, armado con piezas modulares íntegramente en acero. “Veníamos desarrollando trabajos de plegado en láminas y nos tentó el soporte, aprovechar las virtudes del material en esa forma”, comenta Galeano.
El tercer premio fue para un sistema de equipamiento público urbano de interior que consiste en asientos de chapa con un diseño especial para soportar las tensiones del uso continuo, de Alejandro Venturotti y Diego Arena.
Mientras que en la categoría estudiantes, el primer premio también fue compartido entre el sistema Q’bico de estantes y cajas que funcionan sobre ménsulas standard del trío conformado por Francisco Landoni, Juan Iraci y Carlos Vila. “La idea es que sea el propio usuario el que intervenga en el armado”, señala Landoni. Y la cucha para perros compacta y transportable, de los futuros arquitectos Rafael Audivert y Roberto Barcala. “Siempre nos gustaron los objetos metálicos. ¿Por qué una cucha? Salvo la típica casita con techo a dos aguas, no hay nada. Nos pareció que faltaban respuestas a esa necesidad”, reflexiona Audivert.
El segundo premio de esta categoría también estuvo compartido por la Chango Chair, silla ergonómica encastrable de fácil ensamble de Jorge Ignacio Martínez, y la silla Hold realizada en varillas de acero de líneas simples de Pablo Nicolás Vapore.
El tercer premio lo mereció Memo, un asiento-butaca reconfigurable de Manuel López Revol. Por último, las menciones especiales del jurado en lacategoría profesionales fueron para el rallador de queso Enrolla completamente de acero con un sistema muy original de funcionamiento de Andrés Burak, un tensor de alambre realizado en chapa ideal para alambrado rural de Eduardo Fernández y un sistema constructivo para viviendas desarmables de Juan Agustín Cancio. Mientras que el tarjetero símil puercoespín Miau de Matías Berho y Matías Pisoni se llevó la primera mención de estudiantes.

El balance
Para Perfini, fue muy positivo: “Cuando expusimos los prototipos en el Congreso del Instituto Latinoamericano de Fierro y Acero (Ifala), todos quedaron fascinados y, hasta en la propia empresa, debido al éxito del concurso, se dio un efecto contagio. Ahora, Tenaris, otra compañía del grupo, va a realizar un premio a la innovación y tecnología. Y nosotros vamos por más”, remata. Quién sabe, tal vez el 2005 sea el tiempo de la hojalata.
“Con el concurso no miramos a los diseñadores sino a la industria. Queremos que ellos vean. Que ellos descubran que el diseño es una de las herramientas más importantes en la generación de valor”, remata Wilner n

* De 10 a 18 en el CMD, Villariño 2498, 4126-2950.

Compartir: 

Twitter
 

el Sistema Q-bico de estantes
 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.