m2

Sábado, 30 de julio de 2005

Las ideas de Vautier

El Cedodal organiza una muestra de las obras y las ideas urbanísticas de Ernesto Vautier, un arquitecto que quiso cambiarle la cara a la vivienda rural.

Este miércoles se inaugura la muestra del Centro de Documentación de Arquitectura Latinoamericana dedicada a la obra y también a las ideas del arquitecto argentino Ernesto Vautier. El Centro que dirige Ramón Gutiérrez busca “rescatar en la arquitectura latinoamericana del siglo XX estos testimonios silenciados, estas voces reducidas a murmullos, estas prácticas tan alejadas del doble discurso que hoy exhiben los ‘lápices de oro’ de una arquitectura al servicio del negocio inmobiliario y del lucro personal”. Es que lo que impresiona de Vautier es su altura moral y su preocupación por temáticas infrecuentes entre nosotros, como la vivienda rural.

Vautier murió a los noventa años en Buenos Aires, la ciudad en la que había nacido en 1899 de un matrimonio de inmigrantes franceses acomodados. En 1921 se recibe de arquitecto en la vieja escuela de Ciencias Exactas, ya dejando rastros de impaciencia ante el dogmatismo del estilo Bellas Artes, de inquietudes sociales típicas de un estudiante de la época de la Reforma de 1918 y de la buena formación técnica y estilística de esos tiempos. Su abuela le regala un pasaje de primera clase a Francia y dinero para un año, que el joven Ernesto transforma en pasaje de tercera y dinero extra para tres años más bohemios. Parte con su amigo y compañero de estudios Alberto Prebisch y en alta mar conoce a la que será su esposa de 44 años.

París significa una aventura intelectual que rápidamente deja afuera a la escuela “convencional”, que poco agrega a la porteña (qué tiempos, ¿no?) y Vautier y Prebisch se dedican más a conocer a Le Corbusier, empaparse de la nueva arquitectura de la época, trabajar con Toni Garnier en Lyon y frecuentar la estupenda colonia argentina de artistas. En 1924, de regreso en Buenos Aires, presentan en conjunto un proyecto de Ciudad Azucarera para Tucumán que les vale el Estímulo del Salón Anual de Bellas Artes. Vautier comienza a trabajar en la Comisión de Estética Edilicia que capitanea el Plan Noel para la ciudad de Buenos Aires, empieza a colaborar en Martín Fierro y se instala como un joven talento renovador.

Hasta 1953, Vautier se dedica a la arquitectura privada y pública, con incursiones en el urbanismo y el paisajismo, y a la docencia. Son años en que comienza a pensar y trabajar en vivienda social urbana y rural, y a formar equipos de trabajo, algo raro en la época, con colegas como Prebisch, Olezza, Bereterbide. Sus obras más importantes de este período son el sanatorio Anchorena, el edificio de Ugarteche y Las Heras, el barrio Sargento Cabral y el paisajismo de la avenida General Paz.

Para 1953, el arquitecto estaba en la ruina económica, aislado por un régimen que no tenía espacio para alguien que no era precisamente paciente con las ortodoxias burocráticas. Ese año lo salva una oferta de trabajo en Colombia: a los 54 años, vuelve a empezar en otro país y realiza un fascinante trabajo de creación de vivienda popular con experiencias de autogestión rural. De esos tiempos data su libro inédito Ruralismo.

Vautier vuelve al país sólo en 1962 y por vía indirecta. Instalado en Montevideo, espera un nombramiento de la Unesco para trabajar en el Africa de habla francesa, que nunca llega. Es entonces que su viejo amigo Prebisch, flamante intendente porteño, lo convoca como asesor y secretario de una comisión con el exótico nombre de “de Eliminación de Tugurios”. Al año siguiente renuncia, convencido con razón de que en realidad no existe la menor intención de eliminar tugurio alguno.

Los años que siguen son intensos, con mucho trabajo en provincias mejorando comunidades rurales y mucha actividad académica. Con una vitalidad llamativa, Vautier sigue activo a edades en que muchos se jubilaron hace rato, de hecho insatisfecho por no ser considerado para ciertas posiciones para las que él no consideraba problema alguno sus ochenta años.

La muestra se inaugura este miércoles y seguirá abierta hasta el 19 en la ya habitual base del Cedodal, el Museo del Banco Provincia en Sarmiento 362. Como siempre, la muestra viene acompañada por uno de esos libros bien cuidados y exhaustivos del Cedodal.

Compartir: 

Twitter
 

Una de las fotos de la exhibición, testimonio de trabajos rurales de Vautier en Colombia, en la década del cincuenta.
 
M2
 indice
  • Nota de tapa
    Las ideas de Vautier
    una experiencia que une el ámbito académico del diseño con la realidad del diseño autogestionado
  • Ideas sociales
    Por Luján Cambariere

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.