m2

Sábado, 24 de septiembre de 2005

CON NOMBRE PROPIO

Ñandeva

Con un nombre guaraní que significa “todos nosotros”, este proyecto trinacional –Argentina, Brasil y Paraguay– inauguró su muestra itinerante de objetos en Misiones para dar cuenta de cuándo el diseño se une a la artesanía con fines sociales.

 Por Lujan Cambariere

En mayo del año pasado comenzó a gestarse un proyecto que empezó a dar sus frutos en diciembre. Se realizó casi en silencio, “de la periferia para la periferia”, como sostienen sus mentores, y ahora empieza a salir a la luz. Hasta el 25 de septiembre se expone en Misiones en la Feria Forestal Argentina de Posadas y del 28 de septiembre al 2 de octubre en Exponam en El Dorado. Sobre todo, sirve dar nuevo aliento a una iniciativa que se encuadra dentro de las que ensayan nuevos escenarios para el diseño que sirvan para mejorar la calidad de vida de la gente.

El origen

“El proyecto Ñandeva surge a partir de una iniciativa del Parque Tecnológico Itaipú, que reunió integrantes de varias entidades educativas y gubernamentales de los tres países donde tiene influencia para generar ideas para implementar en la región. Enseguida, tres integrantes de la Facultad de Ciencias Forestales de la UNAM conformamos junto a la Agencia de Desarrollo de Brasil y gente del Parque un grupo enfocado al diseño, soñando con la posibilidad de utilizarlo como herramienta para el desarrollo económico y cultural de las comunidades artesanales. Así, con el correr de los meses y el apoyo de un experimentado diseñador italiano, Giulio Vinaccia, surgió Ñandeva, un proyecto trinacional de diseño artesanal.” Lo cuenta Mara Trümpler, diseñadora industrial misionera egresada de la Universidad de La Plata y con un posgrado en Diseño de Mobiliario de la UBA, que coordina el proyecto por la UNAM.

¿El objetivo principal? “Mejorar a través del diseño la producción de los más de sesenta artesanos asistentes, de los tres países, los cuales pudieron no sólo nutrirse de nuevas ideas para sus productos, sino también compartir sus técnicas y materiales con los vecinos disolviendo las fronteras en muchos casos ficticias, ya que histórica, cultural y geográficamente (guaraníes, inmigrantes, selva paranaense) tiene mucho en común”, señala Trümpler.

El diálogo

Los primeros talleres se realizaron durante una semana en Foz de Iguazú, justamente en la represa hidroeléctrica binacional Itaipú. Desde varios puntos llegaron los artesanos, maestros en distintas especialidades –madera, cuero, cestería, cerámica, filigrana de hilo de plata y tejido bordado– transportando sus herramientas, materiales, saberes y sobre todo muchas expectativas e incógnitas sobre qué podría salir del intercambio con los profesionales del diseño. De Misiones participaron Benjamín Alvarenga, Mariano Alvarez, Ismael San Juan, Néstor Bachot, Griselda Benítez, Marcelo Ferreira, José Luis Antúnez y José Luis Silveiro en madera; Santiago Segovia, Jorge Perinni y Rubén Gastaldo, director de la carrera de Tecnología Cerámica de Oberá, en cerámica; Jorge Daniel y Horacio Cainzo en filigrana; Leoncio Cuella en cuero y María Acosta en cestería. Entre los diseñadores, algunos pasantes y catorce diseñadores “masters” provenientes de Italia, Dinamarca, Chile, Corea, Brasil yArgentina. La mayoría de renombre y con acciones concretas en el diseño aplicado a poblaciones vulnerables o empresas sociales.

También estuvieron los italianos Alessandro Guerreiro, actual director del grupo NABA, quien realiza proyectos de Diseño Presidiario (“Diseño libre de hombres presos”), y Fabricio Galli, creador de las líneas de productos Benetton y profesor del master en Diseño de Corea. Y la querida Delia Berú, diseñadora argentina exiliada hace años en Brasil, directora de Casa 21, una de las tiendas de diseño contemporáneo más prestigiosas de San Pablo.

“Todos trabajaron en pos de un objetivo común: desarrollar objetos con identidad regional usando la tecnología existente y la técnica manejada por cada artesano para la venta al turista. Y el carácter democrático del evento se palpó desde un principio. El diseñador no ejercía autoridad ni intentaba imponer sus ideas, sino que trabajaban en conjunto. Tan es así que no había roles fijos y el artesano también diseñaba y el diseñador se inmiscuía en las tareas propias del artesano, comprendiendo las limitaciones de los materiales y la historia de sus técnicas”, suma Trümpler. De ahí, lo difícil que sea siempre, por lo menos con los parámetros imperantes, juzgar estos proyectos donde lo más interesante son las alianzas, aprendizajes, redes y nuevas visiones del mundo que trascienden el mero objeto.

Los frutos

Además de los productos –todo tipo de accesorios como anillos, aros, cintos y carteras, objetos, luminarias, candelabros, cuchillos y fuentes– que participan de la muestra itinerante buscando la afirmación de Ñandeva como marca, y además de haber obtenido un premio Index 2005 (www.index2005.dk) como uno de los cien mejores proyectos de diseño y comunidad, la idea es que a futuro este emprendimiento tome fuerza como un programa. En vista tienen realizar un Foro Mundial del Diseño Social con el “diseño democrático” como tema.

“¿Mi sensación personal? Quizá sea un tanto poética, pero a mí coordinar este proyecto me permitió aunar dos de mis mayores pasiones: mi lugar de origen, Misiones, con toda su cultura e identidad y mi profesión. Desde un punto de vista profesional significa un avance importantísimo en el desarrollo local, ya que el diseño siempre perteneció a las grandes ciudades, las cuales generalmente, por ser un mercado mayor, nos imponen su criterios, haciendo de los productores de la periferia meros abastecedores de objetos sin valor agregado. Pero igualmente vale aclarar que esto es sólo el comienzo de encuentros que deben seguir procurándose siempre sobre la base del respeto mutuo por los saberes de ambos, artesanos y diseñadores. Acá nadie es major y, aunque suene trillado, de la unión nace la fuerza. Los frutos de ese tipo de diálogo son los que permitirán un enriquecimiento de todos y no sólo el beneficio de unos pocos”, remata Trümpler.

Ñandeva: www.nandeva.pti.org.br

Compartir: 

Twitter
 

Piezas en diversos materiales y técnicas, parte del taller trinacional realizado en Misiones.
 
M2
 indice
  • Nota de tapa> La Iglesia de la señora de Aranzazu está en la primera etapa de una restauración urgente
    San Fernando
    La iglesia de la señora de Aranzazu está en la primera etapa de una restauración urgente.
    Por Sergio Kiernan
  • CON NOMBRE PROPIO
    Ñandeva
    Por Lujan Cambariere
  • CAL Y ARENA
    Cal y arena

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.