no

Jueves, 4 de marzo de 2004

PETER JACKSON, EL SEñOR DE LOS OSCAR

Esa palabra con F...

 Por Martín Pérez

“La Fantasía es una palabra con F que, es de esperar, no será censurada durante el retraso de cinco segundos de la transmisión”, ironizó el director neocelandés Peter Jackson una de las tantas veces que debió subir al estrado el domingo pasado, durante la ceremonia de entrega de los Oscar. Ya saben qué palabra empieza con “F”... Jackson debe haberse cansado de tantos escalones, porque su película completó el record de once premios sobre once nominaciones. Tal fue el desfile de premiados –y sus respectivos discursos– involucrados en El Señor de los Anillos que Billy Crystal, el presentador, llegó a bromear durante la ceremonia: “Es oficial: ya no queda nadie sin agradecer en Nueva Zelanda”. Otra broma, en este caso por parte de los premiados por la Mejor Película Extranjera, dio con una de las claves de esta 76ª entrega: “Doy gracias que en nuestra categoría no estaba nominado nadie de El Retorno del Rey”. A diferencia de las dos entregas previas de los Oscar, en las que tanto La Comunidad del Anillo como Las Dos Torres fueron ninguneadas a la hora de los premios, salvo en los rubros técnicos, esta vez J. R. Tolkien y Jackson pasaron la carretilla. La Academia eligió premiar a los actores de los dramas de hondo contenido humano: en esos rubros no hubo lugar para magos ni hobbits. Sin embargo, al celebrar el negocio del cine, quienes entregan el Oscar parecieron ponderar la Aventura con mayúscula, porque eso es lo que honra el trabajo con mucho de fan que realizó el director neocelandés al servicio de la obra del legendario profesor inglés. Esa Fantasía al frente, que a veces parece ser tan peligrosa en tierras del business como esa otra impronunciable palabra que comienza con “F”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.