no

Jueves, 28 de abril de 2005

BUENOS AIRES CALLING, PARA PONERSE DE CABEZA

Cachetazo de autogestión

Se reúne el costado más crudo del rock, siguiendo el legado de Massacre y los Muertos. El 1º de mayo, Satan Dealers, DDT, Los Peyotes, Fantasmagoria, The Giraldos y Los Barreiro renuncian a su clandestinidad.

Por Yumber Vera Rojas

Aunque ya no se esconden en los caños, en Buenos Aires los pibes todavía curten a Clash. Hasta Rachid Taha acaba de publicar una versión en árabe de Rock the Casbah. Y es que en Argelia o en América latina el rock combatiente sigue latente. Además del discurso, la estética sonora puede representar también ese cachetazo a lo establecido. El Buenos Aires Calling personaliza esa esencia. Este festival, que se celebrará el domingo próximo en La Trastienda, recoge seis propuestas que evadieron los estereotipos del “puro rock nacional”. Sharly, voz y guitarra de DDT, señala: “No hay un antes ni un después del Calling. Es un show que nos emparienta por ese sonido rock power. Si nosotros somos lo under, ¿qué es el mainstream? Si el supuesto mainstream hace shows en los mismos lugares que nosotros. No sé dónde está la línea. Es una categoría más estética que económica. Tradicionalmente, under era el grupo que no sacaba discos y no aparecía en ningún lado. Era esa cosa oscura. Hoy ya no es así. Vendemos discos en Musimundo y salimos en la prensa”.

El Buenos Aires Calling –donde participa también Fantasmagoria– simboliza y aglutina parte de la avanzada garagera que pulula en la ciudad desde hace un lustro, en nichos como el Salón Pueyrredón y El Especial. David, vocalista de Los Peyotes, advierte: “Si bien el hilo musical está, lo que nos une es la actitud. La Argentina aún es como una suerte de Londres de Latinoamérica. Por suerte se generan cosas y nos tocó vivir acá. Pero no escucho mucho rock argentino, oigo más Los Saicos de Perú o Los Vidrios Quebrados de Chile o Los Mockers de Uruguay. No sé, pero tengo la sensación de que ahora la gente compró esto por The White Stripes”. Estas bandas tienen la posibilidad de cumplir la doble función de exponentes y educadores. Explica Andrés Barlesi, guitarrista de Satan Dealers: “Desde hace 10 años existe un cambio generacional donde los pibes están llegando a la esencia. Nos viene a ver el público punk porque siente la necesidad de conocer otras cosas. A la gente le gusta la buena música, a lo que se suma ese sentido de la novedad a través de adjetivos como garage, retro y under. Todo eso se mezcla y se vuelca hacia estas bandas”.

Despejando toda especulación, el evento no es una consecuencia de Cromañón. Se trata de una propuesta de las discográficas Ultrapop y Scatter Records. Taylor, guitarrista de The Giraldos, aporta: “Es una oportunidad para juntarnos, cruzar públicos y para que los que no tienen el acceso habitual puedan hacerlo. El Buenos Aires Calling no pretende reivindicar una estampa ni aprovecharse de alguna circunstancia. Alude Sharly: “Pese a que empezamos a tocar en la época del Nuevo Rock Argentino, no formamos parte de ese festival ni fuimos sónicos. Con lo que sí teníamos que ver era con la cuestión estilística, que nos diferenciaba de La Renga o Los Piojos. Veníamos de algo más garage y a eso le sumamos una cuestión más electrónica. Aún seguimos tocando los temas de DDT -otrora Demonios De Tasmania–, a diferencia de otros grupos que cambiaron en el camino. Iván Noble, que sí participó en el Nuevo Rock Argentino, hacía rock chabón y ahora hace cualquier cosa”.

The Giraldos es un novel banda garagera. Donny, una de las dos voces del sexteto, explica la naturaleza del grupo: “Esto es como abrir un bar para seguir emborrachándote en la noche. Si la gente que nos ve se divierte, bienvenida será. Y si no, también. Sería ridículo decirte que la línea musical que tenemos es muy variada”. Rusky, la otra voz del grupo, da cuenta de sus canciones: “Las cosas que decimos no tienen ningún tipo de filtro moral o reacción política, y a veces pueden ser incómodas. Somos políticos aunque no hagamos una declaración abierta”. Al mismo tiempo, el humor es el aliciente de Los Barreiro. Pachi Barreiro, voz y guitarra, explica: “Me pareció que se podía mezclar la música con el humor. Pero hasta ahí. No todo es un chiste. La música de los ‘60, el twist o el a go-gó, también tiene que ver con eso”. La expresión gramatical de estos grupos podría contextualizarse en la verborrea insolente del punk o en el existencialismo del grunge. Pero trascendieron y ampliaron su espectro. Barlesi manifiesta: “Es un poco difícil, cantar en inglés distorsiona el mensaje. Capaz no es un mensaje político y quizá por el idioma no se entiende. No hay un encasillamiento hacia un determinado público”.

El garage comenzó a esbozar identidad criolla. Sharly resalta: “El Buenos Aires Calling rescata el lado más crudo del rock en la Argentina, con base en el punk rock. Siempre estuvo eso con los Corrosivos, Massacre y los Muertos. Ahora lo representamos nosotros”. La autogestión se mantiene. El guitarrista de Satan Dealers concluye: “La escena, gracias a la afluencia de bandas y sellos, avanzó. En los últimos 10 años, el crecimiento fue permanente. Somos gente capacitada para armar una autogestión consolidada”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.