no

Jueves, 8 de diciembre de 2005

THE SUBWAYS, REVELACION BRITANICA SUB-20

Niños mimados

Estos fans de Charles Bukowski (qué presentación) ofrecen un poco de aire fresco en su disco Young for Eternity, una ópera prima de 37 minutos de rock pegajoso, estridente y nada pretencioso.

Por Daniel Jiménez

Desde que ganaran la competición para nuevos valores en la edición 2004 del Festival de Glastonbury, The Subways se ganó la reputación de gran banda en vivo sin tener su primer contrato. Habían editado hasta el momento solamente dos singles (Oh, yeah y Rock and Roll Queen), hasta que el pasado 4 de julio de este año que se va vio la luz su ópera prima Young for Eternity, que los puso en boca de todos los medios musicales de Inglaterra. Y ahora del mundo.

El álbum, producido por Ian Broudie (The Zutons, The Coral, Echo & The Bunnymen), nació con dificultades: durante el proceso de grabación una computadora perteneciente al baterista Josh Lunn fue robada desde la ventana de un hotel donde los jóvenes se hospedaban. Y justamente esa PC contenía la única copia terminada de su disco debut, que luego fue recuperada gracias a la policía. Pero eso no detuvo a este trío británico integrado además de Josh por su hermano Billy de diecinueve años (voz y guitarra) y la bella Charlotte Cooper de diecisiete (bajo y voz).

Estas adorables criaturas salidas de los suburbios de Welwyn Garden City y que configuran un cóctel abrasivo, salvaje y definitivamente british, pasaron gran parte del 2005 teloneando a bandas como Oasis, The Datsuns, International Noise Conspiracy y Weezer, además de participar en los festivales de Reading and Leeds, T In The Park y Guilfest. Algo que parece tenerlos sin cuidado. “Es un placer para nosotros compartir el escenario con nombres como esos siendo tan chicos, pero no es una cuestión que nos obsesione. Al contrario, aprendemos mucho todo el tiempo”, reconoce Josh al NO.

Billy Lunn, un pequeño émulo de Kurt Cobain con acné juvenil, berrea como demonio poseso mientras canta sobre miserias mundanas y tragedias cotidianas con la claridad y la suficiencia de un tipo de cuarenta. Si no, va como muestra la primera línea de la canción de apertura del disco: “Otro día está aquí y todavía sigo vivo”. Y todo ese optimismo antes de la mayoría de edad.

“Nuestras canciones, si bien salen de vivencias personales, hablan también de una sociedad que coloca a la juventud en un lugar postergado”, dice el mayor de los Lunn, y agrega: “Nosotros tenemos que ser protagonistas de esa transformación”. Para definirlo de alguna manera, Young for Eternity es un viaje áspero de rocanrol poderoso y melodías épicas, que por momentos nos hace creer que estamos en un show prolijamente caótico de los Pixies, con un backstage atiborrado de botellas de cerveza barata y humos del vecino. Es decir, el backstage correcto para una banda de garage que aún tiene un pie en el under, aunque varias compañías mainstream los estén tentando para ficharlos en el 2006.

Quizá parte de la diferencia de The Subways con el resto de los actuales grupos Sub-20 británicos sea la presencia de la bella Charlotte, quien no sólo aporrea su bajo con encanto indie –todo parecido con Kim Deal es pura coincidencia– sino que aporta diversas voces en varios pasajes del disco, como en Lines of Light, City Pavement y Rock and Roll Queen, el primer corte del álbum.

Más allá de comenzar a ser los niños mimados de la prensa musical británica, Billy se lo toma con calma: “Nada me sorprende porque siempre fuimos un equipo. Solíamos jugar fútbol juntos e intercambiarnos la ropa desde muy chicos. Es otra parte de nuestra vida y es una progresión natural”. Fans confesos de Charles Bukowski y toda la música proveniente del sello Tamla Motown, The Subways ofrecen una bocanada de aire fresco con una ópera prima de 37 minutos y cuarenta segundos de rock aceitoso, estridente y sin pretensiones. “Todo lo que quiero hacer es dejar como legado una enorme pila de buenos discos y tener mi conciencia tranquila”, confiesa Josh. Habrá que estar atentos.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.