no

Jueves, 23 de mayo de 2002

Este es el aguante

A los integrantes de Mancha de Rolando no les gusta que les saquen fotos, porque salen “con cara de boludos” (sic). No les importa la imagen y se niegan a tener una estética que los diferencie de otros grupos. Hacen un culto del graffiti, de la publicidad callejera: debe ser la banda más pintada en Buenos Aires. Viven de la música porque gastan, estrictamente, tres pesos por día. Son de Avellaneda. Y tienen un disco flamante, Juego de locos, en el que se embarcan en el rock chabón, el candombe, la salsa, el pop hitero y ochentoso, el folklore y hasta el “blues medieval” cantado por un tenor. “Hay un sonido personal en el disco, pese a que quedamos pegados a La Renga porque somos muy amigos de Chizzo”, explica Manuel, cantante y guitarrista. “Ojo, no nos molesta que nos encasillen así, porque La Renga es una banda que nos encanta. Te ponen en una góndola y a nosotros nos sirve, porque no podés tener una góndola para vos solo. Ponele que caés en la de detergentes: prefiero caer como un detergente a secas y no como un limpiador para las patas, el pelo y que encima sirva como líquido de freno.”
Mancha de Rolando apareció en 1991, más como nombre que otra cosa: sus miembros no sabían tocar. “Pero poner un nombre es fundar un espíritu. Es una especie de internet del alma... Mandás una información a un lugar para que después crezca. Es fundar una personalidad, que después engordás con afiches, aerosol, asados, giras por la costa y un primer disco muy austero en ocho canales (El cóctel del tío Pupi), en una época en la que no se hacían producciones independientes. Era muy jodido y por eso le sacamos varios cuerpos a las bandas de nuestras categoría. Creo que fue un envión importante como para llegar hasta hoy intactos”, asegura Manuel.
En la edición de Cosquín Rock de este año, Mancha de Rolando se llevó muchos elogios y se los mencionó como la revelación del festival. Un nuevo caso de revelación permanente, a la Alfredo Casero: en la encuesta de fin de año del No, La Renga ya los había votado en esa categoría ¡en 1995! “Que nos nombren revelación siempre, dale que va. Primero me calentaba, pero después me calmé. Ya no tenemos esa actitud de tener que explicarle a todo el mundo que hace diez años que tocamos o que nos merecemos un lugar. No nos quejamos”, dice Manuel. Entre el público de siempre y el que recién los descubre, Mancha de Rolando ya se da el lujo de llenar seguido Cemento (mañana vuelven a tocar ahí). ¿Qué han hecho para merecer esto? “Somos una banda de rock nacional”, sostiene el cantante. “No todas las bandas argentinas hacen rock nacional; hay un sello, una identidad. Creo que La Zurda, MAD o Los Tipitos tienen esa identidad incorporada. Y nosotros también”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.