no

Jueves, 27 de junio de 2002

Shimauta Times

NIEMBRO-LIBERMAN, EL EJE DEL MAL
Dr. Evil y Mini Me
Se regodean con lucir tan despiadados y maléficos como las más temibles figuras de la ficción y la realidad –Lex Luthor, Skeletor, el senador Palpatine, la diputada Norma Godoy, Codesal, Hannibal Lecter o Cavallo– del mismo modo que se regodean ante el rigor de los defensores violentos, la mezquindad de los equipos resultadistas y el descaro lobbista de los aspirantes a DT del Seleccionado. El ex funcionario menemista Fernando Niembro y su delfín Martín Liberman, alumno ejemplar de la escuela de periodismo deportivo que Niembro maneja junto a Marcelo Araujo, formaron esta pareja del mal en las coberturas de Fox Sports y América.
Liberman está forjado a imagen y semejanza de Niembro, como el Dr. Evil y su Mini Me, en Austin Powers 2. Así como el veterano periodista hace campaña con que Bilardo fue más importante que Maradona en el ‘86, el joven pelirrojo arroja sus sentencias, lapidario cual coleccionista de guillotinas: trata a un jugador que pierde una pelota como si fuera un asesino serial, clama por mano dura en las sanciones disciplinarias, califica de “impresentable” a un DT porque usa ropa de gimnasia y elogia a otro porque viste camisa y corbata, cual directora de colegio. Por otra parte, confirmó su pertenencia a la Legión del Mal cuando se incorporó a la mesa de... ¡Daniel Hadad! Y no sorprende que no sea muy querido por sus compañeros de trabajo, como reveló un blooper en vivo: Martín conversaba vía satélite con un enviado especial a Japón, y exponía una de sus feroces reflexiones hasta que el camarógrafo de Japón, o algún productor, bramó un “Dale, Colorado, la puta que te parió...” que salió al aire y ofuscó a Mini Me.
El colmo del siniestro Martín, sin embargo, ocurrió cuando extendió su campo de acción. Ocurrió el lunes pasado: en un momento en que en la mesa de Hadad hablaban sobre un hombre sin techo que se instaló en la plaza que está al lado de Canal 7, “a 50 metros de Figueroa Alcorta”; en un tono beligerante, el Colorado aportó su granito de arena. “Es terrible, pero hace tiempo que pasan cosas como éstas. Una vuelta, la gente de la Villa 31 necesitaba chapas para hacer sus casas, ¿y de dónde las sacaron? De ATC. Fue así que en varios estudios del canal empezó a haber goteras”, afirmó ante la mirada cómplice de su nuevo patrón. Tal para cual.

UNA NUEVA DE MUÑEQUITOS
¿Querés ser Cambiasso?
El aviso lo habrán visto hasta el hartazgo en la pantalla futbolera: un tiro libre, una pelota que vuela hacia el arco, la imagen que se detiene y un personaje que le habla al balón. Sin embargo, quienes concurran esta noche al preestreno de Plata segura, se enterarán de que semejante idea fue nada menos que un vulgar afano del momento cumbre del flamante mediometraje ideado por los responsables de Marcello G., aquella bizarra miniserie protagonizada por los muñequitos que una gaseosa regaló en ocasión del Mundial de Francia. Muñecos que vuelven a aparecer en Plata segura, ahora para contar la vida de un niño llamado Cuchu, nacido la noche de la final del Mundial ‘78, y que sueña con jugar la final de un Mundial. Un Mundial que, en la película, es el del 2002. Y una final que es nada menos que Argentina-Brasil, en la que estará presente nuestro protagonista gracias a una convocatoria de último momento. Como no deja de ser evidente, cualquier semejanza con la realidad es simplemente pura coincidencia, una de las máximas del curioso Dogma que siguen los responsables de las irreverentes Marcello G. y Plata segura. Que exige, entre otras cosas, que toda película sea la biografía de un futbolista, que se filme sin guión y cronológicamente, y que la primera escena a rodar deba ser de sexo explícito. Presentada dentro del ciclo gratuito “El Independiente”, organizado por la revista Haciendo Cine todos los jueves en el Hoyts Abasto, Plata segura no será el último trabajo de Néstor F. y Martín C., los enigmáticos responsables de esta saga de biografías futbolísticas apócrifas y protagonizadas por muñecos. Su site de Internet (www.platasegura.com.ar) ya anuncia un próximo trabajo, titulado nada menos que Ortega y Passet.M.P.
Plata segura se exhibe hoy a las 22.15 en el Hoyts Abasto.
Las entradas se retiran a partir de las 21. Gratis.

ELVIS, EL MUNDIAL, ANASTACIA, EL BARCO...
Al derecho y al revés
Parece que, así como el 2001 fue el año Beatles, éste será el año Elvis. Y como en el caso de los ingleses, se viene un 1 de Presley, con las 30 canciones suyas que fueron número uno en los rankings. ¿Qué tiene que ver con el Mundial? Como anticipo, acaba de aparecer un simple con dos remixes de JXL –el Dj holandés originalmente Junkie XL– sobre “A Little Less Conversation” más la original, eje musical de la famosa campaña publicitaria de Nike donde aparecen muchos de los más grandes astros del fútbol mundial. Se trata de la versión 2002 de lo que fue durante Francia ‘98 el “Soul Bossa Nova” de Quincy Jones. Entonces, las estrellas jugaban en una playa paradisíaca. Acá lo hacen en un barco sórdido al que llegan como prisioneros encadenados. Quedó claro que ese juego que se juega en el barco resulta muchísimo mejor que lo que se vio en las canchas mundialistas de Corea-Japón. Aquí van algunas razones:
1) En el barco: se ven tacos, gambetas, caños y toda clase de fantasías.
En el Mundial: hay centros a la olla, empujones y mucho “hagamos un gol de carambola que después nos colgamos del travesaño”.
2) En el barco: el árbitro es el gran Eric Cantona.
En el Mundial: los árbitros son de países ignotos que se dedican a ayudar a Corea y a Brasil.
3) En el barco: no hay ningún jugador alemán.
En el Mundial: Alemania (una selección formada por un arquero extraordinario, Oliver Kahn, y diez más) va a jugar la final.
4) En el barco: la música la pone el Rey Elvis.
En el Mundial: la música es de Anastacia y, aunque hay que admitir que la canción “Boom” no está del todo mal, a Elvis no le llega ni a los talones.
5) En el barco: ganan los mejores.
En el Mundial: en el mejor de los casos, ganan los menos malos. Y en el peor, gana Alemania.

DAVID, EL PUBLICITARIO
Agulla & Beckham
El jogo bonito de Ronaldinho, Rivaldo y Seaman dejaron a Inglaterra fuera del Mundial, pero David Beckham tuvo su revancha personal penaleando a la Argentina y su futuro –al menos en términos comerciales– pinta más promisorio que nunca. El No tuvo acceso a la Commodore 64 en la que el manager de Beckham, Malcolm McLaren (¿te suena?), guarda los nuevos contratos que terminarán de consagrar al rubio volante-lanzador del Manchester United como el futbolista más inflado del mundo:
1) Visite Australia. La Secretaría de Turismo australiana puso toda la torta para que los veraneantes conozcan Sydney, Melbourne y Canberra. La imagen para los avisos será el saltito de canguro de David frente a los brasileños, que luego concluyó en el gol de Rivaldo.
2) Peluquería Roho. La casa de peinados top del alternativismo rocker porteño ya sacó sus fotos del penacho amarillento de David, que ilustrará sus vidrieras al ladito de las fotos de integrantes de Babasónicos, Juana la Loca y algún hijo de Spinetta.
3) Martínpalermo.net. El sitio oficial del goleador contrató a David para una sección en la que compara los míticos looks del Loco (el platinado, el mechón, el ojo morado) con los de otras figuras mundiales: el yanqui Mathis, el turco Davala, el japonés Nakata y el argentino Camilo García.
4) Smells like David. El Spice Boy será la cara publicitaria de una renombrada marca francesa de perfumes, que lanzará su nueva fragancia masculina No Chivo, pensada para hombres que no sudan ni manchan la camiseta. ¡Como él!

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.