no

Jueves, 12 de abril de 2007

EL HIP HOP MEXICANO SE COBRO OTRA VICTIMA

Cuetazo p’al cuate

 Por Javier Aguirre

Diría Santo, en los minutos finales del noticiero, y con su usual gesto solemne: “La violencia volvió a teñir de sangre al rock and roll”. Gracias Santo, seguimos acá, desde la redacción del NO: esta vez no se trató de las típicas rencillas —ricas en balazos— del gangsta rap estadounidense sino una de las también típicas rencillas —y, queda claro, también ricas en balazos— del hip hop mexicano: MC Babo, el cantante y líder de la agrupación Cartel de Santa, oriunda de Monterrey, asesinó de un tiro en la espalda a su compañero de banda, el también cantante MC Ulises Nyit Buenrostro. Babo se entregó a la policía y, en su descargo, aseguró que no quiso matar a Ulises sino, simplemente, al chofer del grupo (a quien apenas hirió de un balazo en la pierna).

Los Cartel de Santa tienen, en la escena mexicana, una importante trayectoria, que incluye tres discos editados, presencias en grandes festivales (por ejemplo, el Vive Latino, donde compartieron escenario con Babasónicos, Vicentico, Pericos y Catupecu), sello discográfico propio y contratos publicitarios varios. Y sus canciones se ubican dentro de las líneas duras del hip hop, con versos como los del tema Rima 1, que dice: “Como sicario de la mafia tengo una lista de encargos, así que preparados para el trago más amargo, que yo cargo tal violencia en la esencia de mis versos, que a mi lado parece una niña el famoso Charles Manson”.

El caso ya causa estragos mediáticos en México. El padre de Babo asegura que su hijo “dejó las drogas hace meses”. Los fans reclaman en los foros de Internet “que Babo ahora mate a todos los perros chismosos (periodistas)”. Y al mismo tiempo, los demás miembros de Cartel de Santa —-o sea, los que no murieron ni están presos— iniciaron una campaña en la que piden que los seguidores más fieles de la banda, autoproclamados como “La Jauría”, no sólo expresen su respaldo moral sino también apoyo económico. Y hasta abrieron una cuenta bancaria (1477946031, banco Bancomer) en la que reciben donaciones para cubrir los gastos del proceso judicial que afrontará el MC asesino.

La balacera intestina del Cartel de Santa en Monterrey ocurrió a 8 mil kilómetros de la localidad bonaerense de Laferrère, donde hace diez meses, en otra balacera intestina, moría Alejandro Madani, el bajista y co—fundador de la banda de cumbia villera Supermerk2, autora de ese hitazo —pegadizo como el pegamento— llamado La lata. Otra “página negra de la música joven”, diría, otra vez, Santo, antes de pasar a los datos del tiempo y los resultados del Quini 6.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.