no

Jueves, 15 de mayo de 2008

EL COLECTIVO ILUMINATE PRESENTA “LUMINAREAS”

Luz de alto consumo

Dicen que para ser hip-hopero hay que ser un poco misógino, bastante agresivo y algo pendenciero. Pero, ¿qué pasa cuando sus voces provienen de Liniers, González Catán o Ramos Mejía? Sin duda, otra cosa.

 Por Julia González

Sandoval (MC solista), Tío Mic, Montini y Sack (MCs Tao Tek), más Diego y Manu (arreglos y percusión, y MC de Mester Juglares), sacaron boleto en Iluminate, un colectivo que los unió en una elegancia lírica poco vista en el mundo del hip hop. Los años de rondar el mismo circuito los habilitó para ser maestros de ceremonia y decir sus verdades detrás del micrófono. Los seis de Iluminate se plantan en su rol de comunicadores y se comprometen con las letras que rapean, que son básicamente mensajes positivos. Ellos se conocieron por la inevitable cercanía de la cultura hip-hopera y de los barrios de Liniers, González Catán y Ramos Mejía, que estaban ahí nomás. Entonces empezaron a juntarse, tenían ganas de hacer la misma música y de compartir el sueño de sacar un disco, producirlo y presentarlo al mundo del hip-hop, ya que según ellos faltaba un disco de este género. Luminareas es el nuevo trabajo, editado por Subterrannia, grabado y producido íntegramente por Iluminate.

Si bien esta fusión de MCs se basa en dar un mensaje claro de optimismo mediante el rap, su música no discrimina y mezcla rock (Andrés Giménez participa en Sigue igual, track de guitarras distorsionadas), jazz, electrónica, reggae (Guillermo Bonetto canta en Ventanas al mañana) y samba. No se puede hacer oídos sordos al mensaje que se desprende de las letras, como tampoco a la forma de rapear, lejos de la agresividad de las puteadas o de la misoginia prepotente del hombre de hip-hop. “Desde la rapeada hasta la música, siempre intentamos hacer que la gente se contagie de eso. Con el mensaje también, porque es positivo y logramos así cierta conexión con el público. Iluminate no te está tirando un mensaje negativo o repulsivo”, dice Montini.

–¿Cual fue la primera premisa para juntarse?

Montini: –Se dio en una época que estábamos viviendo donde todo salía mal con respecto a lo cultural, al género, como que le quisimos poner pila y mensaje. Quisimos dejar a la gente un mensaje de perseverancia, de que todo se puede, ¿no? Tanto a nuestros padres como a toda la gente en general. Es un mensaje que dice: “Che, levantate que está todo bien”. También quisimos dar el mensaje a nuestro género musical. Entonces empezamos a hacer temas.

Manu: –Nos conocemos bastante, y además hay una mezcla de todo, al venir de diferentes bandas. Queríamos hacer algo diferente, dentro del hip-hop. El que rapea está diciendo que es el mejor, que se agarra a tu novia, y todo eso. Es algo que no existe.

–Llama la atención que la forma de rapear no es agresiva, ni en las palabras que usan, ni en la forma en que lo hacen.

Manu: –El género en sí es re sectario, las bandas del hip-hop siempre fueron para el hip-hop, y se cierra mucho el circuito si te quedás sólo con eso. Nosotros tratamos de tocar con bandas de otros géneros también. La gente es gente por más que escuche lo que escuche, no tenés que hacer música para gente que escuche sólo hip-hop. O sea, le puede gustar a cualquiera. Creo que ésa es la diferencia.

Tío Mic: –Yo creo que Luminareas lo escucha cualquiera, la gente mayor y los chicos, porque el mensaje que tiene es entendible y está buenísimo.

–¿Están tratando de desmitificar la imagen del hip-hopero?

Montini: –Es que es una mentira, en este país esa imagen es una mentira.

Manu: –A full, no existe en realidad, no podés decir que hacés el mismo hip-hop en Estados Unidos que acá, porque estamos en otro país, es otra realidad.

Montini: –No lo podemos ni comparar. El hip-hop nace del funk, del jazz, son músicas que acá no están asentadas, entonces si todavía no están asentados los padres del género, querer compararse con otro país donde todo está mucho más evolucionado, no da. Está bueno tratar de hacer algo distinto, hacerlo a tu manera, aplicarlo a tu música.

Manu: –Además, no nos va el mensaje de vender el sueño americano de la mentira. Acá tratamos de mostrar las cosas más reales. Si queremos que el hip-hop crezca, me parece que no es el camino mostrar toda la cultura de afuera. Así se va a degenerar al toque todo y nunca te van a creer.

–En una letra dicen: “Hay gente rapeando por moda / deben saber quién lleva la corona”. ¿Quién la lleva?

Manu: –El que lleva el mensaje.

Montini: –El que es real, porque el MC no es que sólo rapea y te está diciendo cosas. En cierto sentido tiene la responsabilidad de comunicar, de decir lo que todos piensan, porque está del lado del público. El MC no está de un lado y el público del otro. Entonces el que lleva la corona es el mensaje real, el hip-hop, que es supremo.

Manu: –Esa letra va dedicada a la gente que de un día para el otro dice: “Sí, hablo de putas, de minas, hago una banda de hip-hop”. Claro, eso sería moda. Cualquiera hace una letra que putea o que va a matar a alguien y eso no es así. Es como para dejar bien en claro eso. No es porque seamos nosotros quienes llevan la corona sino que es el mensaje el que representa a la gente. Hay que tener conciencia cuando se escribe una letra, porque hay palabras que no se pueden mezclar. Por ahí mucha gente en el hip-hop, con tal de que rimen las palabras, te tira cualquiera. Hay que rimar de manera inteligente y tratar de jugar con las palabras.

–¿Qué relación tiene el rap con el reggaetón?

Montini: –No, no... Para mí no tiene que ver.

–¿Les gusta el reggaetón?

Todos: –No (risas).

Montini: –Es que el reggaetón es la forma del hip-hop que se adaptó a los países de Centroamérica, del Caribe. Para ellos es natural, tienen la salsa, el merengue. Creo que para hacer reggaetón acá, primero faltan otras cosas, como saber rapear. No te podés convertir en un artista de reggaetón del día a la mañana. Antes que nada tenés que llevar la corona del hip-hop. Y justamente lo que enriquece al género es decir la verdad, la realidad de cada lugar. Tenés que decir qué sentís vos; entonces, como todo el tiempo es tan personal, en cada país es distinto.

Manu: –El hip-hop, a diferencia del reggaetón, es mucho más cultural, porque tiene su forma de expresión artística, el graffiti, tiene su baile, el break dance, diferentes ramas de DJs. O sea que, además de ser musical, hay toda una movida cultural detrás.

* Iluminate presenta su disco Luminareas el jueves 22 en La Trastienda (Balcarce 460) a las 20.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.