no

Jueves, 3 de julio de 2008

LA BANDA DE GABRIEL, EL HIJO DE RICARDO SOULE

Otra génesis

Después de idas y vueltas, la banda Maple Azul se instaló en Quilmes, a pocas cuadras del lugar que vio nacer a Vox Dei, aunque no se hace cargo del pasado: “Desde que nací, vi tantos abrazos y puteadas que no me puedo colgar en eso”, dice.

 Por Cristian Vitale

Cada vez que Gabriel Soulé tiene que explicar el nombre de la banda, niega el detalle: el maple no es el envase en que encajan los huevos cuando van de la granja a la verdulería. No. Es un árbol de la familia de las aceráceas, cuya madera es dura como el roble. Pero vale la analogía: Maple Azul, trío que completan Alec en batería y Lea en bajo, es por, y en principio, una banda con muchos huevos. Por música, por actitud y por –sobre todo– sacrificio. “Cuando viví en España, tenía un auto malísimo y el mecánico me decía que era lo mejor para empezar, porque si te acostumbrás a eso, después es todo más fácil. Con las bandas pasa lo mismo: tocar en lugares con mal sonido, malas luces, mala organización, te enseña a ver tus puntos débiles y fuertes. La banda empieza a ver mejor de qué se trata la banda”, arranca Gabriel, en su casa de Quilmes, justo a una cuadra y media del lugar donde el suburbio parió a una de las bandas más grossas del rock argento: Vox Dei, la de su padre Ricardo. “Fue increíble: cuando me mudé acá, mi viejo me dijo: ‘No te puedo creer, estás viviendo a una cuadra y media de donde Vox Dei empezó’. Digo, energéticamente este lugar es una bestia.”

Ese, el barrio, es el ámbito donde el power trío se desarrolla hace siete años. Al principio se llamaba Cruz del Sur, pero hubo que cambiarlo cuando lo fueron a registrar y ya estaba ocupado. Luego, tras un lapsus-viaje de Gabriel a España, grabaron el disco debut (Iluminud) y la cosa tomó un rumbo firme. “Quilmes es como un país... el quilmeño se cree que acá está todo. Es como una secta”, ríe el guitarrista.

–Además del geográfico, está el lazo sanguíneo que te une a Vox Dei. ¿Pesa?

Gabriel: –Personalmente, tuve que tratar de mantener mi lugar respecto de las peleas entre mi viejo, Willy (Quiroga) y Rubén (Basoalto). Ellos eran y siguen siendo como mis tíos, y yo tuve que permanecer al margen, porque es un tema difícil. Un quilombo. Desde que nací, vi tantos abrazos y puteadas que no me puedo colgar en eso. Tengo que hacer la mía.

Alec: –Yo estoy acostumbrado, pero no me aferro a eso. Creo que Maple no se aferra a Vox Dei, aunque esté atado por una familia y una zona.

El despegue es también estético: los tres provienen del metal. Dice Soulé: “Venimos de Maiden, Metallica, Dream Theater, Pantera... a mí siempre me gustaron los violeros virtuosos de los ’80, pero en los últimos tiempos empezamos a beber un poco más del río de Hendrix, Pescado Rabioso, y esa mezcla da un poco lo que hacemos ahora. No sé si a los seguidores clásicos de Vox Dei les puede llegar a gustar nuestra propuesta. Nuestra gente viene de otro lado, e incluso muchos no conocen Vox Dei”. Pero el lazo no puede saltearse: el tono de voz de Soulé chico es idéntico al de Soulé padre y, además, fue el guitarrista de Buddy Middler, flamante disco de La Bestia Emplumada, actual grupo de Ricardo. “Me di el lujo de hacerlo y ya está: ahora estoy centrado en Maple a full”, cuenta él.

–Están por compartir una fecha con Gran Martell, la banda de Tito Fargo y Araujo. Linda para sacarle jugo...

Gabriel: –Ni hablar. Yo lo conocí a Tito en España, cuando tenía su banda Los Románticos de Artane con Claudia Puyó. El tenía una visión muy clara del sonido de sus Marshalls con sustratos, wah-wah... fue como un gurú para mí, por eso es una secuencia poder tocar con ellos ahora. Es muy creativo lo que hacen.

–Rompe moldes...

Gabriel: –Sí, aunque pasa que el músico es una persona y hay muchos que no hacen lo que quieren porque piensan que, siguiendo otras fórmulas, tienen asegurado el trabajo y el éxito. Todos, más o menos, estamos condicionados por esto, hasta que te cansás. Muchos músicos se cansan. Jorge Araujo tiene la libertad de hacer un montón de cosas que en Divididos por ahí no podía hacer. Gran Martell, para mí, es música para músicos. Un manual.

–¿Y ustedes lo aplican?

Gabriel: –Las sesiones de ensayo implican dos horas de zapada, por lo menos. De ahí salen ideas muchas veces impublicables, pero otras son aprovechables. ¿Contesté?

* Maple Azul toca el 26 de julio junto a La Bestia Emplumada en el Teatro Roma de Avellaneda (Sarmiento 109) y el 2 de agosto con Gran Martell en Jerry Lee de La Plata (Centenario y 511).

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.