no

Jueves, 10 de julio de 2008

Dos dúos de dos

 Por Julia González

Foto: Cecilia Salas

DIETRICH, FRIO COMO EL HIELO

Minimalismo electrónico con base rockera

Entre los dos enchufan un iPod al equipo de viola y dejan de fondo los temas que tienen grabados. “Este es el que más resume a Dietrich: Interlaken, como la ciudad, que está en el segundo EP”, señalan orgullosos. Suben el volumen e invitan a la escucha. La iluminación de la sala de ensayo, que oficia de centro de operaciones, consta de una luz azul y otra roja. No quieren luz blanca de foco, prefieren la oscuridad, y eso muestran al NO: su ambiente natural, en donde surgen las composiciones y sus conceptos más fríos. “Interlaken es lo que hoy más nos identifica a la hora de hacer música. Viene con el bagaje de cómo se inició Dietrich y la vibración de cómo llevamos la rítmica y lo minimalista de la música electrónica, a lo que es la tocada humana en la base del rock”, define Rodrigo “Micahakinen” la esencia del dúo que formó junto con Hernán “Frisco” después de un viaje revelador a Brasil hace un año y medio.

Los dos venían con historias bastante similares, en cuanto a lo social, al amor, al trabajo y a la música, hasta que sintieron la saturación de la ciudad y de sus propios presentes. Entonces planearon un viaje, según ellos, totalmente lúdico, que consistía en viajar a Brasil y sobrevivir tres meses con 500 pesos. No les quedó otra que ponerse a trabajar, fueron parrillero y pizzero para no morir en el juego. Al volver, en el verano del año pasado, sintieron una desconexión con la banda que integraban en aquel entonces, porque los otros integrantes querían sonar como el brit pop para, de alguna manera, pegarla y vivir del rocanrol. “Pero lo importante del viaje fue que causó un click muy profundo, fue un viaje muy introspectivo –cuenta Frisco–. Entonces nosotros, de alguna manera, perdimos el sentido del éxito social y encontramos el sentido en el éxito personal, donde lo único que valía al regresar era ser felices y poder expresarnos como nos salía, sin importar nada. No nos importaba ni hacer música para la radio, ni para que nos vayan a ver quinientas personas. Era desde nuestra propia sinceridad de expresión que podíamos hacer algo.”

Entonces fueron imaginando todo en sus cabezas, las canciones, los nombres, la producción, los EPs y la estética, que fue encajando con una noción de deshumanización buscada por el dúo, que es en sí el concepto de Dietrich. Aunaron sus gustos comunes, Tv on the Radio, John Frusciante, Interpol, Daft Punk, y Sumo y Los Redondos, como guías en las decisiones a tomar, y le dieron para adelante hasta grabar tres EPs, de tres canciones cada uno, los cuales fundamentan una ciudad y sus nevadas. ¿Por qué nevadas? Porque es cómo el dúo visualiza su proyecto. Si se les pregunta, Dietrich es frío como el hielo. “De las nevadas a lo árido llega la sensación del concepto de electrónica, de lo frío, de lo deshumano, de lo preciso y las tres ciudades, Helsinki, Interlaken y Tánger (primero, segundo y tercer EP, respectivamente), son lugares que en nuestra imaginación nos da esas sensaciones”, amplía Frisco.

“La idea no es sacar los tres EPs juntos porque nos fundimos. Los temas están grabados y coinciden con las tres etapas de la banda. La primera en la cual estamos solos, que duró casi un año y compusimos la mayoría de las cosas y grabábamos todo entre nosotros. Estaba buenísimo, pero a su vez era confuso porque nunca íbamos a saber cómo iba a ser el resultado hasta que se terminara de grabar todo, porque nunca podíamos escuchar todo al mismo tiempo. Era decir: ‘Tengo esta viola que entra más o menos con este bajo’, y nos imaginábamos el bajo y tocábamos la bata en el aire. Muy difícil”, reconoce Micahakinen.

En la segunda etapa aparece el baterista y es cuando Dietrich se vuelve trío; mientras que, en la tercera, el baterista agarra la guitarra y ahí aparece el cuarto integrante, otro baterista, para dejar listo lo que es Dietrich en el escenario. “Faltaría un quinto que toque sintes, pero la base es dos violas, bajo, batería y cualquiera de nosotros puede tocar cualquier cosa, rotamos. Y ahí estaría el tercer EP: Tánger.” Las canciones fueron grabadas siempre en vivo y el dúo se jacta de no trabajar con preproducción, ni posproducción, lo que se escucha está simplemente mezclado y es la primera foto del momento.

*Dietrich (myspace.com/dietrichbuenosaires) toca el jueves 10 de julio en Liberarte (Corrientes 1555) a las 20.30 junto a Mob. Entrada: $ 10.


Foto: Cecilia Salas

CUZCOS, OSCURO COMO EL UNDER

Un dejo de Don Cornelio

Cuzcos (sin el artículo los) son Cristiano (bajo y voz) y Natalia (batería), que se ríen a carcajadas. Ellos tienen códigos que se revelan cuando se miran y se ríen como chicos, estallan a los gritos y un buen rato. Piden una pinta para compartir, cobijados del sol por una sombrilla, y hablan a la vez, se pisan, coinciden, arman una frase, están de acuerdo. “Nos conocimos en el laburo, laburábamos en un canal de música. Yo peinaba –Natalia no termina la frase porque Cristiano la interrumpe por lo bajo y se empiezan a reír–, empezamos a conocernos y empezamos a estar juntos primero. Nos pusimos de novios.”

Y así de simple, un día estaban aburridos y se les ocurrió: “¿Vamos a tocar?”. Fueron a una sala de ensayo y salieron un montón de cosas de un tirón. Entonces se dieron cuenta de que la conexión entre ellos era natural. “Salieron los temas. Yo nunca había hecho temas en mi vida, ni estructuras, y las composiciones salieron solas”, cuenta Cristiano, que venía de tocar en una banda instrumental de improvisación. Natalia tocaba en Estoy Konfundida y Cristiano, a veces, visitaba a las chicas en la sala de ensayo y tocaba un poco la guitarra. Cuando terminaban y las demás EK se iban, el buen amigo de las chicas se quedaba con la baterista y los dos seguían zapando. “La verdad que congeniamos así, más allá de que seamos pareja. Siempre hubo onda, nos llevábamos bien tocando. Hay gente con la que te llevás bien y gente que no. El venía mucho a EK porque éramos amigos, me contaba de sus novias”, y larga una carcajada extensa y en seguida su novio acopla la suya.

Los Cuzcos tienen un EP de tres temas que hicieron artesanalmente. Que fueran tres temas no fue por simple elección sino porque los grabaron en una laptop y cuando los fueron a escuchar, eran los únicos tres rescatables, ya que los demás saltaban. Sin mucha mística, ese mini disc fue predestinado por la grabación, y de alguna manera se muestra minimalista y oscuro. Las letras de la tapa fueron tipiadas por una vieja máquina de escribir y sólo dice Cuzcos y los nombres de las tres canciones: Detrás de la pared / Ahogado / Fuego. Y el sonido, tanto en vivo como en el disco, tiene algún dejo del Don Cornelio de Patria y muerte, de la mala onda, y oscuridad de Tarado y negro o Bajaremos.

Cristiano habla de sus preferencias: “Todo el under de los ‘80, Los Laxantes, Corrosivos, Los Pillos, ni hablar; el primer disco de Todos Tus Muertos, los primeros discos de Ratones Paranoicos, me gustan mucho algunos discos. Sumo, ni hablar, Los Redondos, está buenísimo. Capaz que por ese lado, en esa época había cosas muy buenas, el sonido muy oscuro, de la calle, la ciudad”, y sin darse cuenta está definiendo el sonido de su propia banda. Los Cuzcos tocan en Temperley, en el Salón Pueyrredón, en casas, donde sea. Ahora están grabando el disco en el estudio de Inés de She Devils, sin preproducción ni nada, sólo tocar de corrido, como si fuese un vivo, para que al escuchar el disco no haya diferencia con lo que se vive en el escenario; pura energía de base.

–¿Cómo viven el under hoy?

Cristiano: –Antes había lugares, había movida, Buenos Aires era un lugar que estaba buenísimo. Ahora no hay muchas cosas, no hay un lugar que concentre todo lo que está pasando. Antes se generaban movidas a partir de lugares. Es como que había un propósito, como que ahora la cosa está muy diluida. No sé, suena muy a viejo lo que digo.

Natalia: –¡Nostálgico! (se ríen). No, es cierto, Cromañón impulsó a que todo se vaya para abajo, cayendo. Aparte te sentís como que te lo hacen de favor, “danos un lugar para tocar”, eso está re mal acá, parece que vas a pedir una limosna, un lugar y te cobran y tenés que rendir tanta plata. Como que hay toda una cosa totalmente desenfocada de lo que tiene que ser el under. n

* Cuzcos (myspace.com/cuzcos) tocan el domingo 13 de julio en Plasma (Piedras 1856) junto a Klub Der Klang y Descom Posición. A las 21.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.