no

Jueves, 31 de julio de 2008

ENTREVISTA A BRENDAN CANNING, DE BROKEN SOCIAL SCENE

“No somos una banda común”

 Por Roque Casciero

Algo habrá en el agua que se toma en Canadá para que, cada tanto, un colectivo de artistas con cierto peso individual comparta esfuerzos y creatividad para irrumpir en la escena rockera, generalmente dominada por los ingleses y estadounidenses. Ese es el caso de los Broken Social Scene, una especie de supergrupo indie originario de Toronto, cuyos miembros entran y salen todo el tiempo, porque casi todos están involucrados en otros proyectos. La más famosa de los integrantes de BSS es Feist, que tuvo éxito global con sus últimos dos discos, Open season y The reminder, pero en el interior del grupo hay tanto talento efervescente que seguirle la pista a cada uno puede llegar a ser agotador. En realidad, BSS tiene apenas tres discos de estudio (Feel good lost, You forgot it in people y Broken Social Scene), además de uno de lados B (Bee hives) y varios eps, pero ese material algo escaso–y aquí difícil de conseguir, ya que no se editó ninguno– es atesorado por todos los que se exponen a su influjo. Violines, cornos, canciones con estructuras mutantes, experimentación pop y un derroche de energía que a veces raya en el caos: así son los BSS y es un placer descubrirlos. Lástima que el concierto que la banda tenía programado en Buenos Aires se haya postergado después de la suspensión del tramo brasileño de la gira...

Aunque en la página de la banda la lista de integrantes sea más larga que las de Los Auténticos Decadentes y Los Fabulosos Cadillacs juntas, en realidad hay tres miembros clave, que no pueden faltar para que pueda decirse que un show es de BSS: el cantante y bajista Brendan Canning, el cantante y guitarrista Kevin Drew, y el baterista Justin Peroff. Justamente, el primero de ellos publicó la semana pasada su disco Something for all of us..., adjudicado a “Broken Social Scene Presents Brendan Canning”, con el nombre de la banda como sello de calidad (y también para atraer a los fans, obviamente). El primero en hacer algo así había sido Drew, que el año pasado lanzó Spirit if..., y salió a presentarlo... ¡con Broken Social Scene! “No somos una banda común”, reconoce a través del teléfono el barbado Canning. “No hay muchas bandas que lleguen a una ciudad y consigan una cantante dos horas antes del show, o que vayan a una plaza de mariachis y contraten a una banda para que sean la sección de vientos en ese show. Nosotros tocamos con quien sea que esté en la ciudad donde se hace el show. Por esas razones es que tenemos un enfoque diferente, tenemos una política de puertas abiertas.”

–¿Cómo se les ocurrió la idea de los Presents... para los discos solistas?

–Al estar en un grupo tan numeroso, fue el intento de mantener todo en movimiento, porque la cosa puede ser frustrante en ciertos momentos. Cada vez que tenemos que tocar tengo que fijarme quién puede venir, en cambio de este modo no tuve que preocuparme por eso sino sólo de hacer música, sin tener que depender tanto de los demás. A pesar de eso, hay como veinte invitados que tocan en el disco.

–Salir de gira debe haber sido un problema desde el principio.

–Bueno, es difícil encontrar la formación adecuada, a veces cambia un poco, pero eso nos mantiene frescos.

–La más difícil de encontrar para las giras debe ser Feist, ¿no?

–Sí, en este momento es muy difícil lograr que ella venga porque está muy ocupada. Pero hace poco hicimos una gira por Australia, un festival que se movía de ciudad en ciudad, con BSS, Feist y Stars, junto con algunas bandas estadounidenses. Hicimos cuatro shows todos juntos, así que a veces funciona.

–¿Por qué decidiste hacer un disco solista? ¿Querías intentar un sonido nuevo?

–En realidad fue porque en ese momento todo el mundo estaba trabajando en algo y tuve la oportunidad de tocar con gente distinta. Es una explicación muy simple: tenía un estudio y gente con la que quería hacer música. Así empezó todo.

–Algunas canciones de Something... encajan perfectas para la banda, pero otras como Love is new, muy disco, es diferente al sonido característico de BSS, si es que eso existe.

–Bueno, tocamos Love is new en vivo y a la gente le gusta mucho. Es agradable tener algo un poco diferente. En realidad, al hacer el disco trabajé igual que siempre: quería hacer música y aparecieron ideas que quise intentar, eso fue todo.

–Cuando hacen discos solistas, los artistas que forman parte de una banda por lo general contratan músicos, pero vos elegís la colaboración. ¿Por qué?

–Todos los que aparecen en el disco son músicos a los que conozco desde hace tiempo. Confío en lo que la otra gente tiene para decir, me gusta escuchar diferentes enfoques para la música que yo empecé. Me aburriría muchísimo si grabara yo todas las partes o les dijera qué hacer a los demás, prefiero escuchar la invención de los otros. Entonces pasan cosas como la que sucedió con Been at it so long, en la que grabamos tomas vocales Lisa Lobsinger, Sam Goldberg, Elizabeth Powell y yo. No había ninguna toma que me gustara de principio a fin, pero cuando las pusimos juntas me pareció que estaba buenísimo, así que las dejamos a todas.

–En los discos de BSS siempre cantabas algún tema, pero en tu disco te hiciste cargo de la mayoría. ¿Fue un alivio o una carga?

–Un poco de ambas cosas. Es bastante diferente, más que nada tengo que tratar de encontrar mi lugar como vocalista. Creo que me resultaba necesario pasar por algo así, dejar de quedarme dependiendo de los demás y ver si era capaz de tomar el centro del escenario y el micrófono.

–¿Y cómo funcionó?

–Bien, hasta ahora. Sólo hicimos un par de shows y voy incorporando las canciones de a poco. Ahora canto cuatro o cinco canciones en el set.

–El último disco de la banda salió hace tres años. ¿Harán otro?

–Espero que podamos hacerlo para el próximo año. Tenemos en mente un par de cosas, pero recién vamos a ver todo más claro cuando empecemos. La composición empezó cuando estuvimos en México, porque nos quedamos en una casa en las afueras de Puerto Vallarta, pero fue sólo el comienzo. Ni siquiera sabemos en qué estudio vamos a grabarlo...

–O qué miembros de la banda van a participar.

–No, creo que sabemos quiénes van a estar. La banda de gira que tenemos ahora, en la que estamos Kevin, Justin, Charles Spearin, Andrew Whiteman, Sam Goldberg, Leon Kingston y yo vamos a ser los que estemos en la mayor parte de los tracks del disco.

–¿Y las cantantes?

–Ahora tenemos distintas cantantes en cada gira, así que no sé quién grabará. Lo que sí queremos es no pasar tanto tiempo en el estudio, porque a veces es demasiado, quizá sería mejor idea tener una buena preproducción. Es probable que ahora nos resulte más fácil todo porque tenemos como base la banda de gira, pero recién podría contestar con certeza en noviembre o diciembre.

–¿Cómo se trabajan las canciones en una banda como BSS?

–Cada canción tiene una historia diferente. A veces las escribimos juntos en el estudio, otras las escribe alguno en su casa y después la trae.

–Hay dos términos que siempre aparecen en las notas sobre BSS. Uno es colectivo y el otro, pop barroco. ¿Qué pensás de eso?

–Es verdad (se ríe). Está todo bien, no puedo controlar lo que la gente escribe. Si quieren decir eso, fenómeno, mientras escriban sobre la banda. No estoy muy seguro de qué significa eso de pop barroco. Definitivamente se trata de música pop, pero más cercana al rock and roll que a un pop barroco... Quizá para algunos sonaremos barrocos, no voy a ser yo quien los corrija.

Cómo es ver Independiente versus Toronto FC

Basta entrar a la página web de Brendan Canning para darse cuenta de que el tipo es un fanático futbolero: un corto lo muestra de espaldas con una camiseta del Barcelona que lleva su nombre, mientras toma un café y mira por tele un partido del Barça contra el Manchester United en el Camp Nou. En la entrevista cuenta que fue a la cancha en Turquía, pero que debió conformarse con un partido sin demasiada trascendencia porque no consiguió entradas para el choque entre el Galatassarai y el Fenerbace. Embalado, comenta que hace dos semanas vio el amistoso que Independiente le ganó 1-0 al Toronto FC. “Toronto no puso el mejor equipo”, se ataja (¿habrá afiches con cargadas en Canadá?). “Y el partido no fue gran cosa, como suele pasar con los amistosos. En realidad, lo que sería un sueño es ver algún clásico en Buenos Aires.” Promotor, agendarse.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.