no

Jueves, 20 de noviembre de 2008

¿NO ES HORA DE QUE SE VOTE LA LEY NACIONAL DE LA MUSICA?

Hablando de la libertad

La flamante Federación Independiente de Músicos Argentinos pone primera este sábado con actividades para propulsar la sanción de una ley que proteja a la actividad musical.

 Por Cristian Vitale

En Tucumán rige una medida, de clara intención clink-caja, que obliga a todo bar –sea grande, pequeño o mediano– a entregar un 40 por ciento de su recaudación al Instituto Provincial de Lucha Contra el Alcoholismo, si decide vender bebidas alcohólicas durante un evento artístico. En Luján de Cuyo, Mendoza, la cosa es más compleja todavía: en una especie de arrebato anti-rock, el Concejo Deliberante votó una ordenanza que prohíbe la ejecución de música en lugares cerrados. “Todavía rige el estado de cosas del post-Cromañón”, se larga Diego Boris, presidente de la Unión de Músicos Independientes. “En el caso de Luján, un juez decretó un no innovar y la medida está frenada, pero la persecución a la música en vivo todavía no terminó.” Y así, si se despliega el mapa, a lo largo y a lo ancho del país aparecen problemas regionales de lo más diversos que, básicamente, le ponen un dique a la actividad musical.

Por ese motivo, organizaciones de músicos independientes de varias provincias han rubricado un acuerdo para luchar juntas contra las prohibiciones. Se trata de la Federación Independiente de Músicos de la Argentina (FIMA), una asociación civil federal cuyo principio motor militante ancla en cuatro puntos: 1) Por una legislación clara y lógica para habilitar lugares donde se desarrolle la música en vivo. 2) Por los derechos artísticos y laborales. 3) Para que quede en el recuerdo la perversa práctica de “pagar para tocar”. 4) Por la Ley Nacional de la Música.

La primera medida concreta de la FIMA está prevista para este sábado, en consonancia con el Día de la Música. En primer lugar, se emitirá un programa especial por el Canal de la Música (CM) entre las 17 y las 19. Estarán Rocambole (mostrando material inédito de Los Redondos); Litto Nebbia, Miguel Cantilo y Pipo Lernoud, juntos, en el bar de La Perla de Once; y la participación de Adrián Dárgelos, León Gieco, Liliana Herrero, Teresa Parodi y Cristian Aldana, entre otros. Habrá, además, un programa especial en FM La Tribu (88.7), una charla debate en la UMI (Alsina 2260, 7º B) a partir de las 13.30, una mesa debate con entrega de folletos a partir de las 12 en la Plaza del Congreso, y actividades en todas las provincias con representatividad en la FIMA.

“Lo básico de la propuesta es que, en los últimos años, el valor de la música en la sociedad lo definió más el mercado que la necesidad de consumir bienes culturales. Nosotros sostenemos que la música es algo más que un producto que se compra y se vende”, señala Boris. “La música es algo profundo, que tiene una circulación, que despierta sentimientos. La idea es asumir que hubo muchos años en los que no se hizo nada por recuperar ese impulso que nos hace poner un disco. Por eso, el sábado mucha gente que ama la música contará alguna anécdota que refleje la importancia que tiene. La idea no es que sea algo dramático sino constructivo.”

¿Qué es la música para la sociedad? ¿Un arte? ¿Un entretenimiento? ¿Es sólo diversión? ¿Es parte de nuestra cultura? ¿Es sólo un negocio? ¿Es otro lenguaje de comunicación? ¿Qué significa? ¿Qué importancia le damos? Esas fueron algunas de las preguntas que se hicieron los artistas durante la fundación de FIMA, en la que intervinieron, durante una reunión en la sede de TEA Imagen, integrantes de la UMI, el Movimiento Independiente de Músicos Mendocinos (MIMM), la Asociación de Músicos Independientes (AMI), la Unión de Músicos (UMAC), Músicos Convocados de Córdoba (MUCC), Qubil Músicos Independientes de Rosario (QMIR) y la Unión de Músicos Independientes Tucumanos Autoconvocados (UMITA), todas con personería jurídica. “Se trata de una experiencia novedosa porque nosotros, cuando hicimos la UMI con Cristian Aldana, no teníamos antecedentes en los cuales apoyarnos, porque nunca existió algo así en la Argentina. Hubo que debatir mucho para que se firme un estatuto así”, admite Boris.

El fin central de la FIMA es el mismo que sueñan varios de los músicos más importantes de la Argentina: una Ley Nacional de la Música que, después de un período de intenso debate, quedó en el freezer. “La ley que le encargó Néstor Kirchner a un grupo de músicos está terminada y en poder del presidente de la comisión de cultura, Jorge Coscia, a la espera de ser tratada”, dice Boris, sobre un proyecto apoyado públicamente por Mercedes Sosa, Spinetta, León Gieco, La Renga, Miranda!, El Otro Yo, Liliana Herrero, Teresa Parodi, Víctor Heredia, Lito Vitale, Fito Páez, Litto Nebbia, Babasónicos, Adrián Iaies y un largo etcétera. “Cuando se bajó aquel estatuto en la multitudinaria jornada del Bauen, se logró, a la par, que un amplio abanico de músicos apoye un proyecto de ley nacido desde los músicos organizados. La unidad es la principal fuerza con la que contamos para generar herramientas concretas con el fin de facilitar mecanismos de producción, distribución y difusión; y crear un circuito estable de música en vivo, entre otras cosas. No se trata de una respuesta total y permanente, porque eso no existe, pero lo central está en darle un incentivo al artista quien, con su compromiso, va a tener el desarrollo propio en su carrera. El asunto es darle una herramienta a quien privilegia el impulso de la libertad artística por sobre otra situación, como entrar en una compañía discográfica”, cierra Boris.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.