no

Jueves, 28 de mayo de 2009

Consumo personal

Además de místico, George Harrison siempre fue el “beatle tuerca”, ya que seguía la Fórmula Uno y era fan de los autos. En homenaje a aquella pasión, la automotriz británica Mini Cooper lanza un modelo que reproduce el diseño psicodélico, orientalista y colgado que George le había dado a la pintura de su propio coche en 1966. El pequeño autito –que, más allá del tuneo que le hiciera el finado beatle, es un gran fetiche mecánico de la Europa de posguerra– será entregado a Olivia Harrison, viuda de George, quien lo subastará con fines benéficos.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.