no

Jueves, 24 de septiembre de 2009

LOS PORTEñOS QUE SALEN DE NOCHE SON DERECHOS Y HUMANOS

A SEGURO SE LO LLEVARON PRESO

LA CAMPAÑA “SALI SEGURO” DEL GOBIERNO DE MACRI PARECE ASESORADA POR MICKY VAINILLA. “ESTAN CRIMINALIZANDO LA ACTIVIDAD MUSICAL”, DICEN EN LA UMI.

 Por Federico Lisica

En el universo de los avatars y los sims (los dos juegos de virtualidad más populares), las fiestas tienen un tono pragmático, inocuo, homogéneo. Incluso los punks lucen crestas que piden permiso para enjabonarse. Las bondades que hoy ofrece lo digital no acaban en las puertas de la simulación. Más afín al mundo real, el gobierno de la Ciudad ideó un programa que permite “consultar el grado de seguridad de los locales nocturnos” o hacer denuncias “para hacer de la noche un lugar más seguro”. Se trata de saliseguro.gob.ar (machacar con “la seguridad” parece ser la receta), una herramienta lanzada hace 4 semanas y que hasta el momento tuvo más de 25 mil visitas, según las cifras que manejan desde la Agencia Gubernamental de Control, organismo a cargo de levantar o bajar el pulgar a todo local en Buenos Aires. “Hasta el momento, los tipos de denuncias más frecuentes son por aquellos lugares que para los jóvenes no reúnen las condiciones básicas de seguridad”, dicen en la AGC.

El objetivo de la movida es doble: concientizar sobre los riesgos al salir y servir de instrumento a los padres. Curiosamente, la mayoría de las imágenes que decoran el site (dividido en bares, boliches, actividades culturales, recitales y música) pertenecen a pulcras actividades organizadas por el mismo gobierno. Gracias al buscador sabremos si tal local está habilitado, tuvo antecedentes, si su estado es “irregular, crítico” o... kaput. “¿Fuiste a un recital y te pareció inseguro? Un local aparece como bar pero funciona como boliche? Hacé tu denuncia”, invitan. Y así podés jugarte por “presencia de alimento con un cuerpo extraño”, “humo y olores”, o “presencia de insectos”, entre otros inputs.

Luego, un inspector verificará tu reclamo. Desde UMIred (el área de la Unión de Músicos Independientes destinada a mejorar las condiciones de la música tocada en vivo) se apropian de la posibilidad de denunciar: “La Capital es un lugar inseguro para los músicos. Se está intentando matar al under, sacándole lugares sin motivos aparentes, criminalizando la actividad musical, no dando fomentos desde el área de Cultura, cerrando centros (y sus talleres), y podríamos seguir”.

La acción persecutoria de mostrar los antecedentes genera para UMIred, “una sensación de peligro inminente, una mirada paranoica, destinada a que la gente vaya sólo a los lugares que ellos quieren”. Esos espacios no serán, por ejemplo, el Club Cultural Matienzo de Colegiales que pretende fogonear el espíritu colectivo. Para Agustín y Juan, sus caras visibles, “no está nada mal que se concientice sobre las normas”, y notan cierto aprendizaje entre los asistentes a sus ciclos, sean de poesía, teatro o cine. “Sin embargo, esta campaña puede enmarcarse en una política que repudiamos, ya que parte de entender a los lugares ‘que funcionan de noche’ como posibles enemigos o foco de problemas.” “No es más que otra iniciativa PRO de visibilidad y marketing, ya que se jactan de controlar todos los espacios y mantener ‘todo en orden’, pero nunca gestionan sobre las problemáticas de fondo. Creo que es una manera de atajarse por cualquier inconveniente que pueda surgir en algún espacio”, expresa Nacho Perotti de Plasma, exquisito local en zona sur que llegó a recibir 10 inspecciones en un mismo mes.

Estamos en la era post-Cromañón, un caldo preparado con mucha coerción y sabor rancio, como el que deja la campaña en vía pública de “Salí Seguro”. Imágenes de lugares con ladrillos a la vista, escaleras desvencijadas, el “boliche hasta las manos” o el “sótano oscuro bar” evocan ritmos pegajosos y la electricidad de guitarras. No se percibe un galpón high-fi con patovicas sin identificación, o un bar irlandés con yuppies locales ocupando la vereda. ¿Tendencioso? En la Secretaría de Comunicación Social del macrismo echan por tierra con la interpretación. “Quisimos simbolizar un lugar de salida que dé la sensación de no estar habilitado. No hay animosidad con un tipo de expresión, ni se busca restar con un género. Puede ser fuerte, pero no creo que lo sea tanto”, recalcó una funcionaria que pidió anonimato. “Tuvimos el dilema de hablarles a dos sectores, a los jóvenes y a los padres, pero recomendamos desde la buena onda. Queremos brindar a la sociedad una herramienta en tono amigable, reflexivo, no se trata de una orden”, explicó la misma fuente.

Si para gambetear vendedores de chipá Micky Vainilla publicitó el GPSS (“Viví como en Europa sin que te des cuenta de que estás en Latinoamérica”), en esta “otra” órbita la campaña de “Salí Seguro” despide el tufillo de la sospecha, el miedo y el prejuicio. Su lema reza: “¿Sabés a dónde vas a salir esta noche?”. La placa informativa de Infotrans en colectivos es aún más directa: “¿Sabe a dónde va a salir su hijo esta noche?”. Circa 1977, una frase muy similar (“¿Sabe usted dónde está su hijo en este momento?”) enquistaba un pensamiento con resultados nefastos, que ocurrió durante la última dictadura militar. Así lo ven en UMIred. Desde la AGC se desvinculan de la liason: “Hace casi 30 años que estamos en democracia y esa etapa negra de la historia quedó en el pasado”. ¿Pensará lo mismo el Fino Palacios, defensor de la dictadura y ex candidato a presidir la policía porteña?

“Gestionar cultura no es una actividad rentable en sí, y cuesta mucho lograr un sostenimiento independiente cuando el gobierno sólo presiona para que se cierren espacios”, alertan desde Plasma. En esa línea, según Perotti, se busca sancionar para “recaudar fondos de manera rápida y efectiva”.

“Si estoy en un bar y leo un poema en voz alta, está todo bien; si monto una pequeña obra de teatro, bien; si saco una guitarra, tengo que presentar un permiso especial. Esto es discriminar la actividad, y el Inadi nos dio la razón. Una guitarra no hace que el lugar sea o no seguro”, se quejan en UMIred. Los dueños de Matienzo lo vienen pidiendo desde hace meses.

Una buena (hasta ahí): se aprobó una ley de Fomento de la Música en Vivo, y que contempla —vía subsidios— la puesta a punto de espacios como Plasma o Matienzo. “Desde el mes de marzo que está publicada en el Boletín Oficial, pero el gobierno de la Ciudad ni siquiera se interesa en contestar nuestros reclamos por su reglamentación”, señala Perotti. “La cajonearon”, sintetizan desde UMIred. Es que parece más PRO ofrecer “un servicio”, igual que el aparatito de Vainilla. Y Micky lo defendió como “para la gente”, despejando dudas sobre a quién le cabe ese apelativo.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared