no

Jueves, 29 de octubre de 2009

PEPSI MUSIC > THE TING TINGS SOBRE LA INDUSTRIA DISCOGRAFICA

“La mayoria es absolutamente idiota”

LO BUENO DE VIVIR EN EL PRIMER MUNDO ES QUE UN DIA ESCRIBIS UNA CANCION QUE SE LLAMA THAT’S NOT MY NAME (“ESE NO ES MI NOMBRE”) Y DE PRONTO LLEGA AL NUMERO 1 DEL CHART INGLES Y YA TENES LA GIRA MUNDIAL ASEGURADA.

 Por Roque Casciero

Cuando uno está de gira non stop, un día libre puede ser la panacea. Algo así le sucede a Katie White, mitad de los británicos The Ting Tings, cuando habla desde Boston con el NO. “Llegó un punto en el que estuvimos absolutamente exhaustos, pensamos que nunca íbamos a poder hacer más shows”, se ríe. “Así que paramos y nos fuimos a Berlín, y nos metimos en un estudio para grabar nuestro segundo álbum. Allí las cosas mejoraron y ahora me siento muy bien.” En la historia de la rubia Katie y su compañero Jules De Marino todo cambió casi de la noche a la mañana cuando la canción That’s not my Name viajó directo al número 1 del chart inglés (más tarde, el disco debut We Started Nothing también llegó a la cima). Hasta ese momento eran un proyecto casero, casi un spin off de una banda muy Portishead llamada Dear Eskiimo, que había sido despedida por Mercury Records sin haber llegado al disco. Y entonces llegó esa queja hecha canción, que se convirtió en un hitazo movilizador, lo mismo que Shut Up and Let me Go (que, bajo la forma de canción de desamor, le dice adiós a su antiguo sello). Pero la rubia vocalista y guitarrista dice que todavía no se cansó de cantar esos temas en vivo. “De lo que sí nos hartamos es de los viajes y de tantas entrevistas. ¡No te ofendas!”, pide entre risas. “Ahora estamos bien, pero llegamos a un punto en el que estábamos podridos de no tener un minuto libre y de que nos preguntaran todo el tiempo de dónde habíamos sacado el nombre de la banda.”

–¿Viste el documental Meeting People is Easy sobre Radiohead? Todos los periodistas japoneses les preguntan lo mismo...

–Sí, pero pensás que al menos hay gente a la que le importás... Es una situación extraña, porque además llegás con jetlag y no pensás claramente; entonces, para no sentir que decís siempre lo mismo, empezás a mentir para sentirte más interesante (risas).

–Mencionaste que ya empezaron a trabajar en el segundo disco. ¿Ya tienen el material?

–Sí, tenemos canciones. Escribimos durante la gira, pero no eran canciones terminadas. Más bien eran ideas, guías, frases. Teníamos que trabajarlas y eso hicimos en Berlín durante dos semanas: desempacamos, nos acomodamos y nos pusimos a escribir. Fue tan agradable volver a componer con un teclado... Eso es prácticamente imposible cuando estás de gira. También aparecieron canciones flamantes, cosa que nos encantó. Pensé que podríamos tener un bloqueo o algo así después de un año y medio sin componer, pero todo salió muy fácil.

–¿Podrán mantener la frescura del debut?

–No tengo idea, pero supongo que sí, porque seguimos siendo nosotros dos. No es que en el primer disco trabajamos con un productor y en éste con otro, hacemos todo nosotros. Todavía no sé si será fresco u oscuro, supongo que haremos lo que cada canción necesite. No podemos ponernos a componer pensando: “Uh, esto suena a The Ting Tings, va a ser un hit”. Sería muy raro tratar de ponernos en la misma situación en la que hicimos nuestro primer disco, el sonido tiene que salir de modo natural.

–¿Sienten presión externa para repetir el suceso?

–Eh, sí, algo así sucede. Pero ambos estuvimos en otras bandas antes, nos contrataron compañías que después nos despidieron sin publicarnos un disco, así que ya sabemos que todo eso es pura mierda. Nosotros no grabamos el primer disco para tratar de impresionar a la gente, por eso le pusimos de título We Started Nothing: simplemente escribimos canciones que nos gustaban.

–Un par de canciones de We Started Nothing son respuestas enojadas a gente de la industria discográfica. ¿Cambió ese punto de vista con el éxito?

–¡No! Creo que la mayoría es absolutamente idiota, falta de sinceridad y llena de mierda. Antes de The Ting Tings trabajamos con gente horrible a la que realmente no le interesaba la música en absoluto, no sé por qué razón estaban en esto. Pero esta vez tuvimos suerte de encontrar unas pocas personas que realmente aman la música, desde el que nos contrató hasta nuestro management. Todavía somos escépticos y tenemos la piel curtida, pero los vemos trabajar con tanta pasión que pensamos que hay que tener alrededor personas así. Encontramos buena gente en la industria musical, créase o no (risas).

* The Ting Tings se presentará el domingo 8 de noviembre a las 17.50 en el Escenario Claro.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.