no

Jueves, 18 de febrero de 2010

MORTEN VELAND, EX TRISTANIA, SOBRE SIRENIA Y MORTEMIA

“Ahora hay esposas, hijos y cuentas que pagar”

Con 32 celebrados hace poco, el compositor gótico llega a la Argentina con la más latina de las bandas escandinavas: Sirenia, donde esta vez canta la catalana Ailyn Jiménez García y sigue tocando la batería el chileno Jonathan Pérez. Mientras tanto prepara un disco solista con sus ideas “más oscuras y complejas”.

 Por Juan Ignacio Provéndola

”Erase una vez en Escandinavia”, podría empezar esta nota, pero no estaría advirtiendo nada distinto sobre lo que ya se sabe: que, desde hace algunos años, las bandas nórdicas copan la parada de las carteleras porteñas para el regodeo de las hordas metaleras. Stratovarius, Nightwish, Tarja Turunen en plan solista, Entombed, Children of Bodom, Sonata Arctica, Therion y Hammerfall son algunos de los que componen una lista que el 5 de marzo incorporará un nuevo valor, cuando Sirenia haga lo suyo en Súper Rock (Sarmiento 777). Podría hablarse de ella como la más latina de todas las bandas noruegas —con los bellos cantos de una tal Giménez García y un Pérez aporreando la batería)—, contarse que es otro proyecto más que combina metal gótico con música clásica, teclados barrocos, diestros violines, violentas guitarras de doce cuerdas, multitudinarios coros de ópera y registros vocales de todo tinte; o ir al grano y decir sin disimulo que es el proyecto solista encubierto que el reputado y respetado compositor gótico Morten Veland comenzó luego de dar el portazo de Tristania, en 2001. “Simplemente busqué gente con la que me pudiera llevar bien en el plano personal, tanto en las giras como fuera de ellas”, dice Morten acerca del criterio para convocar a sus compañeros de ruta.

Y ésa nunca ha sido tarea fácil para Morten, que tuvo que recurrir a la persistencia, ya que (cual Diego Armando rearmando la defensa de la Selección) jamás pudo repetir formación en los cuatro discos de su nueva apuesta. “Es que el tiempo pasa y los músicos van teniendo esposa, hijos y cuentas que pagar, así que se les hace difícil salir de gira y gastar mucho dinero. Ya no es como cuando empezamos en la música, que vivíamos con nuestros viejos sin preocuparnos por nada”, arguye al respecto el obsesivo Veland.

Su última adquisición fue la catalana Ailyn Jiménez García (la cuarta cantante en cuatro discos), a la que llegó tras un casting entre 500 aspirantes. “Nos llegaron demos de todo el mundo, incluso de Sudamérica, pero decidimos restringir la búsqueda, ya que es muy duro conseguir permisos de trabajo para personas que no son de la Unión Europea”, explica el guitarrista y autor, como si en el Cono Sur desconociéramos un obstáculo habitual para cualquier audaz que pretenda flanquear las barreras de Viejo Continente. Sin embargo, esa determinación tampoco los libró de inconvenientes: “La primera vez que Aylin vino para Noruega fue complicado, ya que no sabía nada de inglés y yo a duras penas manejo el español. Fue muy interesante la forma que tuvimos de comunicarnos, incluso llegamos a grabar sin hablarnos. Igualmente, siempre estuvo para darnos una mano nuestro baterista chileno, Jonathan Pérez”.

La incorporación de una cantante (y no un) no sólo responde a un patrón establecido en el riñón de Sirenia, dado que la voz líder de sus cuatro discos estuvo siempre a cargo de alguna muchacha, sino también a una costumbre de la escena metalera escandinava. Desde Noruega, Morten esboza una teoría al respecto: “Creo que la mayoría de la música que sale de acá es bastante melódica, pero también melancólica. No sé si por la sociedad, el entorno, el clima frío e invernal, o todo eso junto, porque de hecho yo suelo componer en otoño e invierno, pero la cuestión es que las canciones se vuelven más acordes con una voz femenina”.

La última producción de Sirenia fue The 13th Floor, editado el año pasado, un álbum que continúa la huella gótica que marcó el músico no sólo en Sirenia sino también en Tristania y, por qué no, en Mortemia, su nuevo proyecto paralelo. “Tengo un álbum de nueve canciones terminado que será publicado a fin de mes. Allí sólo hago música sin pensar en giras, ni en armar una banda para tocar en vivo. Me sirve como reservorio de todo lo que hago para Sirenia pero que, por algún motivo u otro, no tiene cabida allí”, cuenta el muchacho de cara pálida y melodías oscuras: “Sirenia tiene una orientación más melódica y no quiero desviarla, así que me guardo para Mortemia mis ideas más oscuras y complejas, que me apena desperdiciar”.

* Sirenia toca el 5 de marzo a las 19 en Súper Rock, Sarmiento 777.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.