no

Jueves, 25 de febrero de 2010

DELLA PAOLERA EN PLAN PINCHADISCOS

¡Descuelguen al DJ!

 Por Santiago Rial Ungaro

”¡Cuelguen al DJ!”, bramaba a mediados de los ‘80 Morrisey. Y seguro que, más allá de lo efectista de la frase, sus razones tendría. Ahora: ¿cómo colgar a un DJ si ya está, él mismo, colgado? Cuesta imaginar uno más caprichoso y habitante de las nubes que Julián della Paolera, líder y guitarrista de Victoria Mil. Pero es precisamente en esa estética del capricho donde reside su encanto: “El ciclo es caprichoso”, acepta, un poco extrañado de que “Yo selecciono” –el ciclo que finaliza hoy en Million y en el que se encarga de música y proyecciones– llame la atención. Esta vez, la propuesta es el inicio del hip hop, con el foco puesto en Boogie Down Productions, el grupo del gran KRS One, y del casi desconocido e inclasificable Arthur Russell.

Cualquier excusa es válida para hacer un rescate emotivo de KRS One y Russell, dos artistas tan geniales como olvidados: “Creo que KRS One fue y es un teacher y un preacher, un poco como GZA de Wu-Tang Clan, el que les abrió la cabeza a sus primos (RZA y el fallecido Old Dirty Bastard). KRS One dejó claro que, para salir del ghetto, hay que pensar un poco. “Mucha gente cree que, si te gusta el hip hop, tu actitud con las mujeres es ‘ponete en cuatro patas, puta’. Prefiero ver un poco más allá”, reflexiona Julián.

A 12 años de la edición de su segundo CD (By All Means Necessary), esa tapa de Boogie Down Productions (BDP) es un poco engañosa: el mensaje final de KRS One –influido por la muerte de Scott La Rock, DJ de BDP en el primer disco– era de paz: “Sea la paz por la paz o la paz por la guerra”, su mensaje dejaba clara la necesidad de encontrar la paz del que conoce la violencia, inaugurando el rap consciente del que, junto a Public Enemy, fue de sus exponentes más populares. Un mensaje sutil, casi opuesto al que emiten las caricaturescas imágenes de hoy.

El uso de cajas de ritmos primitivas es lo que llevo a Julián della Paolera a unir en su set a los BDP con Arthur Russell, habitué también de Paradise Garage, mítica disco hip hopera donde unió fuerzas con su amigo DJ Larry Levan. “Me interesa la parte experimental del hip hop, la época en donde no se sabía adónde iba. Y Arthur Russell, que era cellista, un músico avant garde, en un momento empieza a hacer música dance, disco pre–house, lo que tiene mucho que ver con el hip hop, por cómo se maneja el groove.”

Acostumbrados como estamos a DJs que parecen autómatas, Julián (que, en paralelo, ve acrecentarse su ansiedad por la edición del octavo disco de Victoria Mil), es un DJ y un VJ atípico: “Ni sé lo que es comercial. Mezclo los géneros, no respeto el beat... Paso la música que me gusta: el primer día pasé reggae y el jueves pasado fue todo kraut rock. Me encanta el hip hop: yo, que soy blanco y que no quiero usar un remera hasta las rodillas, y a las minas no les quiero decir puta y no quiero andar tirando tiros, sin embargo uso una gorrita. Y eso es por el hip hop”.

DJ Julián della Paolera dará un set homenaje a BDP y Arthur Russell hoy a las 23 en Million, Paraná 1498.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.