no

Jueves, 25 de febrero de 2010

LA BANDA QUE NUNCA VAS A ESCUCHAR

Hoy: Vil Metal, heavy con fines de lucro *

 Por Javier Aguirre

“Estamos hartos de los punks con precauciones ecologistas, de los DJs que no saben bailar, de los rastafaris que no fuman, de los guitarristas incendiarios que no se ahogan en su propio vómito y de los rollingas que ya no llevan pañuelito doblado en el cuello porque ahora usan carilinas.” La frase, toda una toma de posición aun dentro de su evidente imbecilidad, fue escuchada por este cronista en el último concierto que los Vil Metal ofrecieron en el FMI OzzFest. Quizá haya que buscar en la crisis de credibilidad del rock, y en las dudas sobre la autenticidad de los artistas, las razones que expliquen el de otro modo inexplicable furor por los Vil Metal, la banda de heavy integrada por lobbistas locales del Banco Mundial, y aquella que con más franqueza encarna la escena del metal inspirado en la acumulación de capital.

Su único disco, Magos, espadas y tarjetas de crédito (2009), les otorgó inmediatos dividendos y una pingüe repercusión mediática merced a su efectiva combinación de misticismo metalero y temáticas del mundo contable. Una combinación efectiva “cual ronda de picoteo de fondo buitre”, según ellos mismos aceptan. En sus canciones conviven las motos, las princesas ninfómanas y los pantalones de cuero con los subsidios estatales, las cuentas en Suiza y las opciones de inversión con rendimiento y liquidez aseguradas. “Soñamos con la bancarización del rock”, desafían con sus cabelleras al viento. Y chapean con una capacidad para la rima infrecuente en el metal: “Más que a la cima del ranking, nos trepamos al home banking”.

Sin embargo, como ocurre con toda teta pródiga para el mamado fácil, los Vil Metal ya no están solos, y su nicho de presentaciones en sucursales bancarias, barcitos cercanos al Ministerio de Economía y negocios de fotocopias de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, hoy también es frecuentado por bandas similares como Black Cheque, Juncadellica, G8 o Financial Tendencies. “Es que nadie se quiere quedar fuera del negocio”, asegura Randy Machinea, lead guitar de los Mervallica, la banda integrada por cadetes de la Bolsa de Comercio de Baires.

* Cualquier similitud con la realidad obedece a la ingesta de algo en mal estado, o quizá a la ingesta de otra cosa, pero en excelente estado.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.